Significado de Jurisprudencia

¿Qué es jurisprudencia?

Comprende el resultado firme de una sentencia a un caso, sirviendo de referencia para futuras resoluciones de índole similar. En la práctica, durante el desarrollo de un juzgamiento, cualquiera de las dos partes puede apoyarse en casos pasados, entendido como jurisprudencia, para lograr un veredicto satisfactorio a sus intereses. Asimismo, tomando conocimiento, el juez puede usar este recurso como fundamento en su escrito final independientemente de lo presentado por la parte acusadora y/o defensora.

A nivel etimológico, viene del latín iurisprudentia, a partir de lo cual es posible distinguir los vocablos iuris para referirse a Derecho, y prudentia, que remite a la palabra prudencia, para entender la idea de actuar con cautela en pos de un correcto discernimiento.

Su misión es mantener la coherencia en los dictámenes legales, razón por la cual se aboca con tanto ahínco a compilar los antecedentes. En este contexto, se observa que en los Estados Unidos, particularmente cuando se analiza la historia del tabaco o de ciertas farmacéuticas, las grandes empresas buscan acuerdos para evitar marcar precedentes que motiven nuevas denuncias. El desafío recae en lograr la sentencia firme que sirve de base.

Importancia de la jurisprudencia en el derecho

El conjunto de sentencias dictadas por los jueces tienen un doble interés. Por un lado, sirven para valorar los distintos casos particulares. Por otro, constituyen una referencia general para comparar otras situaciones jurídicas similares. Para el Derecho, son importantes los antecedentes. La idea es que un mismo hecho, sea juzgado con los mismos criterios a lo largo del tiempo. Además, parte de la idea de que las leyes deben impartir justicia y deben ser equitativas, sin presentar incongruencias.

La meta de una verdadera jurisprudencia es lograr un andamiaje legal completo, donde cada ley tenga una correcta relación con las demás. Para eso, se revisan las sentencias y criterios previos para juzgar un delito. Todos estos juicios son tenidos en cuenta para conformar las posturas en las cuales se juzga algo en el momento presente. La idea es que una sentencia siempre esté en concordancia con sentencias anteriores.

Gracias a la jurisprudencia, se garantiza que un ordenamiento legal se mantenga en el tiempo y tenga coherencia procesal. Por otra parte, el concepto de “derogación” es importante cuando los criterios para juzgar algo cambian radicalmente. Una ley queda derogada cuando se crea otra que la reemplaza y que debe aplicarse en modo distinto de juzgar un acontecimiento ante la ley.

¿Cuáles son las fuentes de la jurisprudencia?

Las fuentes del derecho son el alma del mismo. Es ahí donde se obtienen los criterios para juzgar una situación determinada. Por otra parte, es importante siempre evaluar si los criterios para evaluar algo jurídicamente, son aplicables en la actualidad. Este es el punto donde la jurisprudencia acepta la “evolución de las leyes” y la posibilidad de “derogarlas” cuando cesan de ser útiles y aplicables.

Por lo general, las fuentes de la jurisprudencia se califican según las siguientes categorías:

Fuentes Reales: son las leyes en práctica, todo aquello que se ejecuta en el momento presente. Por ejemplo, los códigos civiles y constituciones vigentes, en otras palabras, es el derecho positivo.

Fuentes Formales: son los actos, o los hechos que se llevan a cabo y que muchas veces terminan convirtiéndose en leyes. Por ejemplo, en el Reino Unido se tiene como premisa que la “costumbre se hace ley”. En cambio, en países del mundo árabe sucede que la ley muchas veces deriva de la religión.

Fuentes Históricas: es el conjunto de documentos y textos que abordan temas de ley. Un caso muy emblemático es el famoso Código de Hammurabi.

Adaptación: Cambios que se imponen sobre precedentes judiciales

Hay varios ejemplos que muestran cambios en este ámbito, dentro de los cuales algunas tienen que ver con el insistente choque entre los poderes públicos: legislativo, ejecutivo y judicial. No obstante, lo más común es que los virajes de la jurisprudencia surjan de temas más complejos, como por ejemplo el aborto.

En el caso de América Latina, se han presentado en tiempos recientes decisiones jurídicas que han destacado por el precedente jurisprudencial que han marcado. Mencionamos algunos a continuación:

– Respecto a Chile, acaba de tomarse una decisión jurídica que marca un hito en el aspecto procesal de la ley. Los trabajadores de un banco acusan a su patrono de prácticas antisindicales y como evidencia material han mostrado una grabación oculta. Se trata del uso de una grabación hecha sin consentimiento, considerada como conversación privada. No obstante, el jurado ha aceptado esta grabación como prueba válida. Lo anterior es un cambio notable en la jurisprudencia. En principio, tales grabaciones no son aceptadas. Sin embargo, luego de esta sentencia es posible que las personas se empiecen a grabar entre sí, de manera oculta. Se trata de una decisión que afecta los criterios de privacidad.

– En el caso de Argentina, la Corte Suprema ha cambiado los alcances del aborto punible. Ahora, hay mucha más libertad para que una mujer pueda abortar si así lo desea. Se trata de un asunto delicado, ya que el aborto no solo tiene repercusiones jurídicas, sino también morales. Este es un caso donde la fuente jurisprudencial no solo atañe lo legal, sino también las costumbres y la sociedad. Acá tenemos una situación donde el componente social es importante. Los defensores del aborto esgrimen que las costumbres han cambiado. En el mundo actual, la mujer tiene más libertad sobre su cuerpo, por ende, tiene derecho a decidir si desea concebir un hijo o no. En cambio, quienes detractan el aborto sostienen que se trata de un principio moral que no caduca.

– Un tema constitucional importante es el de la revocatoria de los cargos presidenciales, así como los restantes de elección popular. Un país que ha impuesto este sistema es Venezuela, en donde aún se mantiene vigente el referéndum. En otras naciones este asunto se ha empezado a discutir. No obstante, es un tema que afecta de manera tan radical al Estado, que ha sido difícil aceptarlo por quienes detentan el poder.

El procedente es realmente esencial, determinante pero también complejo. Es menester detallarlo bien, ya que está imbuida en la propia génesis del Derecho. Se trata de un asunto que muchos juristas debaten y acerca del cual hay abundantes reflexiones. Un ejemplo de ello es el estudio del Derecho Romano, el cual es considerado como antecedente de jurisprudencia ejemplar.

Características de aplicación

En cada país la jurisprudencia tiene un rango singular, sin embargo, como pauta general solamente los tribunales de orden superior tienen la legitimidad para establecer jurisprudencia a través de las sentencias. Dichas sentencias pueden ser vinculantes y por este motivo constituyen una fuente del derecho. En algunos países, los jueces pueden dictar una sentencia en contra de la jurisprudencia establecida.

En cualquier caso, los profesionales del derecho necesitan consultar las resoluciones de los jueces, pues de esta manera tienen un modelo de referencia que les permite enfocar su actividad profesional. Los abogados suelen consultar las sentencias judiciales en alguna base de datos especializada y de esta manera obtienen la fundamentación jurídica pertinente para sus pleitos. En otros términos, al conocer cómo otros jueces aplican una norma jurídica disponen de una herramienta para su estrategia profesional.

Uso de la jurisprudencia para referenciar y citar

Los profesionales del derecho deben seguir unas normas para hacer referencia a las leyes. Como criterio general, las principales normas que deben seguirse contemplan:

1) lugar, año y rango normativo,

2) título completo y exacto de la norma jurídica, así como el lugar de su publicación y

3) en cuanto a la cita, primero se especifica la parte de la norma que se cita (normalmente el preámbulo y la exposición de motivos y posteriormente el artículo y el rango normativo).

Si se trata de citar una jurisprudencia, el procedimiento general consiste en:

1) especificar el tribunal con su correspondiente sala y sección del cual proviene la sentencia que se menciona,

2) seguidamente, se presenta la resolución con su número y fecha.

Las reglas mencionadas más arriba permiten que el conocimiento jurídico sea utilizado de manera homogénea.