Significado de Descompensación

¿Qué es una descompensación?

Es una situación en la que se desarrolla un trastorno de la salud debido a la pérdida del normal equilibrio en el funcionamiento del organismo.

La pérdida de la homeostasis como detonante

En un organismo sano se llevan a cabo una gran cantidad de procesos que buscan mantener un orden o equilibrio interno, conociéndose como homeostasis, y resultando en gran medida responsable de mantener un buen estado de salud.

Algunas condiciones son capaces de alterar la forma en que ocurre un determinado proceso, lo que lleva a la pérdida de este equilibrio en una función específica dando así origen a una enfermedad.

Cuando esta condición no puede ser revertida, y toma un carácter permanente, se habla de enfermedad crónica. En este tipo de afecciones se hace necesario un tratamiento que ayude a estabilizar los procesos que no se llevan a cabo de forma adecuada, ya que de lo contrario ocurre una descompensación.

Una descompensación puede ocurrir también en el curso de una enfermedad aguda, un ejemplo es en el caso de las enfermedades infecciosas que se diseminan dando origen a un estado conocido como sepsis. En esta condición es posible que se afecte el funcionamiento de diversos órganos, ocurriendo así una descompensación que de no ser tratada lleva a la muerte del paciente.

Complicaciones provocadas a partir de una descompensación

La falta de control de una enfermedad crónica produce una serie de alteraciones en el funcionamiento del cuerpo que caracterizan a la descompensación, y que finalmente llevan a la aparición de complicaciones.

Un ejemplo de esto es la diabetes. Cuando el páncreas no logra producir la insulina necesaria para regular la glicemia (nivel de azúcar en la sangre), sus niveles se elevan y este exceso de glucosa se fija a algunos tejidos, especialmente a los revestimientos de los nervios, produciendo una falla en su funcionamiento que origina pérdida de la sensibilidad y dolor quemante principalmente en los pies. Esta es una complicación conocida como neuropatía diabética, debida a la descompensación de la diabetes.

Otro caso es la hipertensión arterial en donde la falta de tratamiento lleva a una sobrecarga en el trabajo que debe realizar el músculo del corazón para poder impulsar la sangre hacia las arterias, lo que finalmente lleva a su agotamiento y el desarrollo de la insuficiencia cardíaca, una complicación producto de una hipertensión arterial descompensada.

Prevención en un control adecuado de las enfermedades

Las enfermedades crónicas no pueden ser curadas o revertidas en su totalidad, pero si pueden ser controladas.

Estos trastornos en su gran mayoría pueden ser controlados con fármacos, con lo cual el cuerpo alcanza un nivel de funcionamiento similar al de una persona sana. Mientras más cercano al funcionamiento normal se encuentre un individuo, más compensado estará, lo cual finalmente disminuye notablemente el riesgo de sufrir complicaciones.