Significado de Aire

¿Qué es el aire?

Es un gas que está presente en la atmósfera, constituido sobre la base del nitrógeno, que supone alrededor del 78% y el oxígeno, en un 20%, y la influencia de sustancias como el amenazante dióxido de carbono y contaminantes, consecuecia del abuso industrial que libera los agentes necesarios durante los procesos productivos. La Worldwide Air Quality publica un ranking en tiempo real de los países que contaminan el aire que los habitantes respiran: China aparece siempre primero, pero luego se destacan con frecuencia entre los cinco principales países como España, México, Perú, además de constantes como India y Estados Unidos claro, con índices preocupantes. Del griego aḗr, para referirse al desplazamiento en dirección a la atmósfera.

Contaminación del aire

Al igual que el agua o la tierra, el aire puede acumular distintos elementos contaminantes. El aire se contamina porque los gases tóxicos se liberan y entran en contacto con la atmósfera.

Cuando el agua entra en contacto con nitratos o sulfatos se forman ácidos (por ejemplo, ácido nitroso) y este fenómeno provoca la formación de lluvia ácida.

Otro componente contaminante es el ozono (si la capa de ozono se debilita por los gases contaminantes, los rayos ultravioletas llegan hasta la biosfera y esto provoca alteraciones genéticas en los organismos vivos).

Las refinerías de petróleo liberan una gran cantidad de óxidos de nitrógeno y de azufre y ambos se combinan creándose ácidos.

Por último, el dióxido de carbono proviene de las emisiones de combustión en los procesos industriales, de la deforestación y de la emisión de gases en la ganadería (los rumiantes liberan grandes cantidades de CO2 que alteran la composición natural del aire).

En síntesis, los gases que conforman la atmósfera se ven alterados por la presencia de elementos contaminantes y debido a ello el aire que respiramos pierde su equilibrio natural.

Diferencia entre aire y viento, y la formación de éste último

Si bien en el uso cotidiano del lenguaje empleamos el término aire y viento de forma indistinta, en realidad son dos cosas diferentes. El aire es una combinación de gases, mientras que el viento es aire en movimiento.

El movimiento del aire ocurre por una propiedad de los gases. Así, el aire caliente tiende a desplazarse hacia arriba y el frío tiende a descender. Cuando asciende, el lugar que deja vacío es ocupado por más aire con una menor temperatura. En consecuencia, dicho aire en movimiento es el viento. El término viento proviene del latín ventus, que quiere decir llegar o venir.

Atendiendo a su etimología, el viento es aquello que viene. Como otros muchos fenómenos, el viento se produce por la acción del Sol y sus efectos sobre la atmósfera terrestre.

El viento y la salud

Como pauta general, el viento afecta al estado de salud físico y mental como consecuencia de los cambios en la electricidad atmosférica y en los procesos de ionización. Vale la pena indicar que hay una disciplina médica que estudia las relaciones entre el viento y la salud, la biometeorología médica.

Cuando el viento intenso se presenta de una manera repentina el cerebro y el organismo en su conjunto necesitan un cierto tiempo para adaptarse. De esta manera, las alteraciones de la atmósfera desencadenan cambios neuropsicológicos.

El viento zonda es muy habitual en las proximidades de la Cordillera de los Andes en el territorio de Argentina.

Al margen de su impacto directo en la vida cotidiana, tiene efectos negativos sobre la salud: agudiza el trastorno depresivo, provoca ansiedad y angustia, desencadena jaqueca, incrementa el nivel de hipertensión y perjudica a las personas alérgicas o con asma.