Significado de Duodeno

Ubicación del Duodeno en la anatomía humana

¿Qué es el duodeno?

El duodeno es una estructura del aparato digestivo, corresponde a la primera parte del intestino delgado.

Su nombre deriva del latín duodeni, que quiere decir 12 dedos. Esto es debido su longitud de doce traveses de dedo, unos 25 a 30 cm, que fue usada para denominarlo en sus primeras descripciones.

Ubicación anatómica del Duodeno

Esta parte del intestino se encuentra fija a la pared abdominal posterior, en la mayoría de su extensión por detrás del peritoneo, membrana que recubre el abdomen y sus órganos. Se ubica a continuación del estómago, de la que se encuentra separada por el esfínter llamado píloro.

Se distribuye en forma de una letra C distribuida en cuatro partes o porciones que rodean a la cabeza y el cuerpo del páncreas, estas son:

– Primera porción. Se dispone de forma horizontal a continuación del estómago, dirigiéndose hacia la izquierda.

– Segunda porción. Tiene un trayecto descendente. Esta parte es de gran importancia ya que a este nivel se encuentran los orificios por donde drena la bilis proveniente de la vesícula biliar a través del conducto colédoco y los jugos pancreáticos que se originan en el páncreas y son conducidos al duodeno por el conducto de Wirsung.

– Tercera porción. Ser ubica de forma horizontal, dirigiéndose a la izquierda pasando por delante de la vena cava y la arteria aorta.

– Cuarta porción. Es un corto trayecto ascendente que se continúa con la siguiente parte del intestino delgado, el yeyuno.

Funciones del duodeno

Esta estructura es una zona de transición entre el estómago y la porción del intestino delgado en donde se lleva a cabo la absorción de los nutrientes.

En ella el contenido gástrico se mezcla con jugos alcalinos producidos a nivel de su mucosa, así como con los jugos biliares y pancreáticos para que pueda realizarse la digestión de las grasas y los carbohidratos.

Alteraciones del duodeno

Esta parte del intestino es asiento de diversas lesiones, sin embargo las más comunes son:

Úlceras duodenales. El contenido ácido del estómago puede ocasionar lesiones en la mucosa duodenal que pueden progresar hasta convertirse en úlceras, estas suelen ocasionar molestias como dolor abdominal que de forma característica se presenta después de comer. Estas úlceras pueden erosionar los vasos sanguíneos originando hemorragias digestivas que se manifiestan como heces pastosas de color oscuro negruzco y anemia.

Inflamación del Duodeno

Infecciones. El duodeno es la principal ubicación de la infección por el parasito Giardia Lamblia. Un protozoario que suele adherirse a la pared intestinal afectando la normal absorción de nutrientes. Esto puede ocasionar síntomas como diarrea, pérdida de peso y carencia de algunas vitaminas y minerales.

Tumores. Esta localización puede ser asiento de tumores malignos primarios, es decir originados en las células duodenales, o tumores de estructuras vecinas que pueden infiltrar el duodeno, como es el caso del cáncer de cabeza de páncreas, cáncer gástrico o el cáncer de las vías biliares.