Significado de Empatía

Empatía presente en las relaciones cotidianas

¿Qué es la empatía?

Es la percepción de entendimiento y confianza en la cual uno percibe y reacciona ante las preocupaciones y emociones del otro, así como también es una posibilidad de expresar inquietudes propias. Es en este escenario, que es común que la sociedad exija empatía por parte de sus representantes en el poder en el gobierno de turno para resolver necesidades sociales. Abordado y estudiado desde la psicología, el término tiene referencia en el griego como empátheia, no obstante originalmente para los griegos refería a una idea de padecimiento.

Pautas para mejorar la empatía

– Prestar atención de manera sincera a la persona que nos habla. Así, en lugar de interrumpir al interlocutor o de escucharle pasivamente, se trata de atender a sus palabras de manera consciente y atenta.

– Para lograr una auténtica conexión con alguien es conveniente encontrar un espacio y un momento adecuado.

– Para ser verdaderamente empáticos no solo hay que atender a las palabras, ya que el lenguaje no verbal también comunica información relevante.

– Para conectar emocionalmente con alguien es aconsejable no prejuzgarle ni considerar que sus problemas son triviales o de escasa importancia.

– El respeto y la tolerancia son dos ingredientes básicos para lograr la conexión emocional con los demás.

Empatía en el proceso de comunicación

Cuando nos ponemos en los zapatos del otro estamos realizando varias acciones de manera simultánea. En primer lugar, dejamos a un lado nuestros prejuicios y creencias e intentamos entenderle de manera sincera. Al mismo tiempo, expresamos nuestra intención de ayudarle. Por otro lado, transmitimos una conexión emocional con nuestro interlocutor.

Las personas con empatía saben sintonizar con cualquier contexto social y no tienen dificultades para tratar con todo tipo de personas.

Diferencia entre empatía y simpatía

Decimos que alguien es simpático-a cuando tiene la habilidad de conectar con los demás. La idea de simpatía lleva implícita una serie de elementos: cordialidad, sociabilidad, capacidad de conexión, don de gentes y buena educación.

Como cualquier otra cualidad humana, la simpatía puede ser sincera o fingida (si alguien es extremadamente simpático con nosotros podemos pensar que su conducta esconde una segunda intención).

En cambio, la persona empática es aquella que es capaz de comprender los sentimientos de los demás. Indicar, finalmente, que el individuo empático no siempre es alguien extremadamente simpático.