Significado de Persuadir

  • Por Angela Estevez (Licenciada en Psicología)
  • Feb, 2020
  • ¿Qué implica la acción de persuadir?

    Es una capacidad y técnica social a través de la cual se pretende proporcionar una orientación al punto de convencer a una persona o grupo al respecto de algo, con la finalidad de ayudar o por el contrario obtener un beneficio a partir de los intereses propios. Es un arte sobre el cual se puede trabajar para optimizar sus resultados. La etimología de esta palabra remite al latín en persuadēre, permitiendo desglosarlo en el prefijo per-, en función de una totalidad que uno identifica aplicado como dirección de la palabra, y el verbo suadēre, que hace alusión a guiar, sobre una raíz en el indoeuropeo *swad-, por dulce.

    Convencer a un ser querido para que busque ayuda

    Cuando somos testigos que un familiar, allegado o amigo ha tomado un rumbo que creemos pueda ser muy perjudicial para su vida, podemos intentar acercarnos con respeto y comunicarle nuestra preocupación.

    Puede suceder, por ejemplo, que la persona se haya vuelto adicta a las drogas, es decir, tenga un consumo problemático de sustancias, pero sea incapaz de ver con claridad su estado de dependencia y los efectos nocivos que pueda acarrear, creyendo en la falsa pero seductora premisa de que tiene todo bajo control.

    Otro caso puede ser que una persona apreciada por nosotros se encuentre atrapada en una relación violenta, sin tener las herramientas para poder cambiar su realidad y comenzar de nuevo, lejos de su agresor/a.

    En ambos casos, debemos expresar lo que sentimos de modo calmado y escoger bien las palabras, para que esa persona pueda oír nuestro punto de vista, los argumentos que tenemos y comprenda que buscamos su bienestar. El asesoramiento y la ayuda pueden provenir de diferentes profesionales como abogados, psicólogos, psiquiatras, pediatras, etcétera, según cuál sea la dificultad.

    El juego de manipulación de los niños: Por qué y cómo intentan convencernos

    Los más pequeños casi siempre intentan convencer a los adultos y a sus pares de obrar según sus deseos, puesto que la niñez conlleva una gran cuota de egocentrismo, que con el tiempo se irá atenuando en favor de la empatía y el respeto por los demás, lo que resulta en una mejor convivencia en sociedad.

    Para persuadir a su entorno el niño pone en juego todas sus “armas”, que pueden ir desde palabras dulces, besos, apelar a la lástima, llorar, hacer escándalos, pegar, gritar, morder, etcétera, dependiendo de su personalidad y de lo que le ha funcionado anteriormente para cumplir sus objetivos.

    En respuesta, los adultos deben escuchar lo que quiere el niño y evaluar si es razonable y si desean concederlo. Pero cuando no se puede o quiere hacer lo que el infante solicita, lo mejor es decirle que “no” con la voz calma, pero de modo claro y firme, sin ceder más tarde, pues eso haría perder el valor de nuestra palabra en futuras ocasiones similares.

    Individuo persuasivo

    Algunas personas poseen como rasgo de carácter la habilidad y la tendencia a persuadir a los demás, de acercarlos a determinadas acciones o ideas. Por otra parte, si existe atracción u admiración de un individuo a otro, es probable que la persona amada tenga gran talento para convencer a su admirador, quien ha idealizado su figura.

    Por su parte, en el marco de una entrevista de trabajo, al presentarse frente a un posible jefe o a un encargado de selección de personal es fundamental mostrar confianza y buena predisposición, empatía, puntualidad, vestimenta acorde al lugar de trabajo y disponer de un currículum con buena formación y experiencias previas, con buenas referencias.

    Durante la entrevista laboral, el candidato busca agradar y demostrar sus aptitudes, queriendo persuadir al empleador de que es la persona ideal para determinado puesto.

    Marketing y política: ejemplos esenciales de persuasión

    El arte de la persuasión en las publicidades es complejo y requiere de estudios acerca del tema y de la habilidad para hacer atractivo un producto o servicio o hacer creer que constituye una necesidad para los futuros consumidores.

    Para convencer a un cliente de comprar algo se debe brindar un trato cordial y alegre, responder las preguntas con simpatía, conocer la información sobre lo ofrecido y destacar las cualidades positivas. Una cuota de verborragia, siempre que sea elocuente, también puede ser de gran ayuda.

    En la política sucede lo mismo, siendo valiosa la credibilidad y confianza que logre generar el candidato en los votantes, más allá de la verdad de sus promesas.