Significado de Argumento

¿Qué es un argumento?

Es un recurso que apela al razonamiento que se manifiesta con el fin de convencer o demostrar a alguien en relación a algo, para exponer una posición y despejar dudas. Es el respaldo a cualquier postura, independientemente del ámbito, con énfasis especial en lo científico, legal, político o religoso. Palabra que tiene su procedencia etimológica en a partir del vocablo compuesto argumentum, en el que arguere refiere a dejar en claro, y el sufijo –mentum se interpreta como medio o resultado.

Razones para convencer o demostrar

Su finalidad primordial es persuadir a una persona sobre la veracidad o correspondencia de nuestros dichos, ahora bien, esta meta requiere que las palabras y las frases que utilicemos para explicarlo sean coherentes, claras, y lo suficientemente explicativas del acontecimiento, sin presencia de contradicciones que puedan atentar contra el adecuado entendimiento y credibilidad.

Cuando lo que se propone es convencer a alguien de algo, o moverlo a que actúe en tal o cual sentido, las razones que se utilicen deben apelar a la voluntad o a la emoción del destinatario.

Importancia de la emoción, la claridad, y la confianza

Los argumentos emocionales suelen ser los más efectivos a la hora de querer motivar a la acción inmediata a alguien porque tocan directamente sus zonas más sensibles e impulsivas.

Sentirnos a gusto y cómodos, y tenerle confianza a aquel que nos quiere convencer de algo, también suele reportar de inmediato el apoyo a cuanto nos dice.

Dominar el proceso de argumentación es crucial para organizar nuestras ideas y atribuirles a las mismas un sentido y una impronta que convenza.

Si queremos convencer a un individuo sobre algo debemos estar preparados para exponerlo a través de razones claras, y con conocimientos correspondientes, para superar satisfactoriamente cualquier cuestionamiento posterior al discurso.

Una argumentación dubitativa y poco clara no aportará certeza sino más bien todo lo opuesto: más y más inquietud.

Existen diversos tipos de argumentos cuya aplicación depende del contexto y del propósito que se persiga: autoridad (se utiliza el testimonio de una personalidad notable y respetada para que defienda un argumento y esto produzca de inmediato su creencia y sume a su convicción, porque confiar en alguien le atribuye un valor supremo a todo lo que él dice o hace), lógico (premisas seguidas por una conclusión que convoca sin falta a la persuasión), deductivo (va de un razonamiento general a otro particular), e inductivo (parte de lo particular a lo general).

Herramienta del marketing y la política

Los argumentos están muy presentes en nuestra vida cotidiana y en el mundo laboral, siendo imprescindibles en contextos como el político, la religión, y hasta en la propaganda, donde claramente se persigue la finalidad de convencer al otro sobre la importancia de votar a tal o cual candidato, de comprar un producto o servicio, o de aceptar o no un dogma.

Argumento entendido como guion narrativo

Por otro lado, en el ámbito de la literatura y de la ficción televisiva y cinematográfica, el argumento es el tema sobre el cual versa una obra.

Está constituido por un conjunto de hechos, acciones y situaciones que suceden a lo largo de la narración.

Es sin lugar a duda la causa del éxito o del fracaso de una obra artística, y aunque muchos lo cuestionen, muchas veces, no está vinculado ese triunfo con la calidad de la pieza en materia argumental, sino más bien con otras cuestiones que responden a situaciones más bien íntimas, emocionales de los espectadores.