Significado de Fútbol

El fútbol supera las diferencias sociales

¿Qué es el fútbol?

Es un deporte en equipo de origen británico como football, que se vive como el coliseo en los tiempos actuales, plantea los valores del compañerismo, el esfuerzo y la dedicación más allá de la habilidad individual que diferencia a cada jugador, exponiendo íconos como Maradona, Pelé, Beckenbauer, Cruyff, Zidane, y más recientemente Messi y Cristiano Ronaldo, y tiene impacto social y cultural capaz de quebrar los escalones sociales para gritar por un escudo.

Cansado del préstamo lingüístico, el periodista español Mariano de Cavia, allá por 1908 en el diario El Imparcial, que hoy ya no existe, intentó popularizarlo como balompié, como traducción de Foot(pie)-ball(balón), tal como ocurrió con el basquetball como balonmano, el cual tuvo claramente una mejor aceptación social. Aún así, Balompié ha sido reconocido en las páginas de la RAE, y se lo utiliza ocasionalmente en países de habla hispana como México o España. Los artículos de Cavia son magníficos, y compartimos contigo como anexo al pie de este análisis.

Antecedentes en la historia del fútbol

Este deporte dio sus primeros pasos en las universidades británicas hacia la mitad del siglo XlX y en 1863 se fundó The Football Association. En pocos años se extendió por todo el continente europeo, luego llegó a América y finalmente se proyectó en todos los países del mundo.

Sin embargo, en la antigüedad ya existían competiciones entre dos equipos golpeando una pelota con los pies. Según demuestran algunas piezas arqueológicas, los antiguos griegos tenían un juego llamado epyskyros y los romanos otro muy similar conocido como harpastum (curiosamente este juego fue practicado entre los soldados romanos en las Islas Británicas en el siglo l d. C).

También aparecen antecedentes en otras latitudes y épocas: en el siglo Vl a. C se practicaba en Japón el kémari, en las obras de Tao Tse se afirma que el emperador Cheng Ti era un aficionado al juego del Tsún Kúh, las tribus de Norteamérica practicaban el Pasuckaukohowog y en las leyendas olmecas se habla de un juego de pelota, el pokolpok.

Importancia social y cultural

En principio, el fútbol tiene los mismos ingredientes que cualquier otro deporte: dos equipos que intentan vencer, un árbitro que aplica el reglamento y espectadores que contemplan el juego. Sin embargo, se trata de mucho más que una simple actividad deportiva.

Hay jugadores que se convierten en héroes nacionales, como Maradona o Messi en Argentina, Pelé o Romario en Brasil, Cruyff en Holanda o Iniesta en España.

Ciertos goles son recordados para siempre (todo aficionado sabe que la expresión «la mano de Dios» hace referencia a un gol de Maradona en el Mundial de México de 1986).

Representación de un campo de fútbol

Millones de niños en todo el mundo quieren emular a sus ídolos. Hay partidos que acaban formando parte de la historia nacional (la derrota contra pronóstico de la selección de Brasil frente Uruguay en el estadio de Maracaná en 1950 es conocida como el «Maracanazo»).

Algunos estadios alcanzan la categoría de templos, como La Bombonera, el Nou Camp, Old Trafford, El Monumental o el Giuseppe Meazza.

En el terreno económico se manejan cifras escandalosas. En este deporte encontramos un compendio de las inclinaciones humanas más nobles y de las más innobles.

En pocas palabras, lo que sucede en una cancha es una especie de universo donde se representa toda la complejidad de la dimensión humana.

Expresiones culturales

En todos los idiomas hay expresiones futbolísticas de uso común. «No meter ni un gol al arco iris» se usa para descalificar a un delantero. Cuando el portero realiza una salida en falso decimos que «ha salido a por uvas». Cuando un equipo vence a otro de manera contundente decimos que «le ha dado un baño». En italiano un disparo muy previsible es «un tiro telefonato».

En inglés cuando un delantero marca un gol aprovechando una situación de confusión se utiliza la frase «a fox in the box» (un zorro en la caja).

Recordar que los goles también tienen sus propias etiquetas: vaselina, de chilena, de rosca, un chicharro o un hat trick.

Los jugadores y entrenadores no dejan de repetir una serie de frases típicas: el fútbol es así, no hay rival pequeño, el rival también juega, un clásico es un clásico, el árbitro nos perjudicó, solo pensamos en ganar o la eliminatoria está al cincuenta por cien.

Anexo: Los artículos de Cavia sobre Balompié (1908)

Por favor, haz clic en las imágenes para poder ampliar caso sea necesario dependiendo del tamaño de la pantalla en la que estás nevagando.