Significado de Hijo Bastardo

¿Qué es un hijo bastardo?

Es la denominación, acompañada de una fuerte carga negativa e intención despectiva, que se utiliza en nuestro idioma para designar a aquel hijo/a que nace fuera de una relación establecida, como traición a la pareja.

Puede ser concebido por su madre o padre, con otro hombre/mujer, con los que no hay un vínculo matrimonial, ni mucho menos, sino que generalmente se trata de relaciones esporádicas o romances clandestinos. Se trata de una condición muy recurrente que afecta y ha afectado a muchas personas, célebres e ignotas, determinadas ellas por la influencia o no de sus progenitores.

En las monarquías, y en otros tantos ámbitos que reportan interés público y mediático, hay, y han habido infinidad de casos de hijos que nacieron fuera del matrimonio legal.

Desprecio absoluto, y sin derecho a herencia

A muchos les costó sangre, sudor y lágrimas ser reconocidos legalmente y así poder tener acceso a la herencia, en caso de haberla, mientras que otros lucharon por su identidad pero jamás consiguieron nada, solamente desprecio.

Actualmente no suele haber un manifiesto rechazo del entorno familiar para aquellos niños que nacen producto de una aventura amorosa de alguno de sus padres, sin embargo, hace varios siglos atrás constituía una auténtica afrenta contra la moral vigente y entonces el hecho se mantenía oculto y el hijo bastardo padecía la discriminación, ya sea de su propio padre/madre, o de parte de la familia legal y constituida de este.

Tradicionalmente, han tenido que afrontar una consideración de inferiores respecto de los nacieron en el seno del matrimonio y no se les concedieron los mismos derechos que a los hijos legítimos.

Vendidos como esclavos y apresados

En la Grecia antigua, por ejemplo, en tiempos del gobierno de Pericles (495 – 429 A.C.), se sancionó una ley que los condenó a ser vendidos como esclavos.

Durante el Imperio Romano también se castigó esta situación con la imposibilidad de acceder a la herencia, según lo estableció la Ley de las XII Tablas.

Otros castigos tremendos que se les aplicaban eran la negación a recibir alimentos y la cárcel, algo ciertamente increíble y cruel, pero en muchos casos fue real.

Los reyes supieron ser los más prolíficos en procreación de hijos bastardos y por estos debieron sortear graves problemas en la gestión de sus estados.

Ejemplos en la historia

Uno de los más fecundos en este aspecto fue el monarca español Felipe IV (1605-1665) que tuvo 30 de los que reconoció solamente dos, y uno fue legalizado tras su fallecimiento: Juan José de Austria (1629-1679) político y militar, fruto de la relación que mantuvo con su madre, la actriz María Inés Calderón.

Otro caso emblemático español fue el de Enrique II de Castilla, pero la curiosidad de su caso es que llegó a reinar pese a todas las contras de ser hijo bastardo, aunque tuvo que librar varias batallas antes de serlo.

Reinó entre 1666 y 1679, ocupó el cuarto lugar de los diez hijos ilegítimos que tuvo su padre, el rey Alfonso XI, con la noble castellana León de Guzmán.

Con él se inició la dinastía española de origen castellano denominada como Casa de Trastámara.

En donde también los hijos bastardos han captado mucha atención, además de en las poderosas monarquías europeas, fue en la ficción.

Bastardo en Game of Thrones (GOT): retrato de la realidad

Libros de historia, obras de teatro, películas, y hasta series de televisión, han tomado esta figura y la han explotado desde varios ángulos. Sin ir más lejos, una de las mayores series de los últimos tiempos: GOT, que se desarrolla en un contexto medieval, y aborda diversas temáticas de la época, no eludió esta cuestión recurrente.

El tratamiento que reciben en esta ficción refleja mucho de lo que realmente ha sucedido con ellos en la historia y que ya hemos venido describiendo… Al no haber apellidos entre los que no pertenecen a una familia nobiliaria, el hijo bastardo solamente lo recibirá si es que integra alguna de éstas.

El trato es precario, la religión no los aprecia sino que los desprecia por su carácter de ilegítimos y no pueden acceder a beneficios hereditarios.

Por otra parte, se los considera promotores de desgracias y entonces por este temor se los destierra lejos, aunque se les asegura lo que necesitan para vivir.

El padre del bastardo lo podrá integrar a su familia solamente si la misma lo permite, sin embargo, esto prácticamente no sucede en el universo de GOT, y en los hechos, como ya vimos, menos.

Jon Snow, es el bastardo más popular de GOT, hijo de Eddard Stark (señor de Invernalia y Guardián del Norte, principal reino del Continente de Poniente), que lleva ese apellido por la zona en la cual nació, otra característica común de la historia, que es darles como apellido el de la zona en la que nacieron.

Al no disponer de ningún derecho hereditario se unió a la Guardia de la Noche, una organización militar que cuida la frontera del reino del norte del ataque y acecho por parte de los salvajes, que viven detrás del muro.