Libre Mercado Definición, Adam Smith, Variables, y Estado

Definición: ¿A que se denomina libre mercado?

Refiere a la autonomía entre la interacción de los precios de los productos y servicios con los productores y compradores, excluyendo cualquier intervención institucional, en este caso el estado u gobierno, el cual debe abstenerse de participar en la determinación del precio de las mercancías. La movilidad en las variables del mercado genera el precio de estas, es decir que, conforme actúen la oferta y la demanda, se establece el costo de las cosas, en este caso productos y servicios.

Adam Smith: La mano invisible

Este término se instala socialmente desde 1776 con la aparición del libro de la Riqueza de las naciones, de Adam Smith, en el cual se hace mención a una “mano invisible”, de forma simbólica para explicar la función del mercado, en donde un productor ofrece su producto para beneficio de muchos, lo cual genera que exista una demanda de los compradores, y conforme se vaya necesitando dicho producto el responsable deberá producir en mayor escala hasta cumplir con la cantidad demandada con una variación del precio; esto sin la participación del gobierno en ningún momento.

Si bien este modelo de la mano invisible, se consideró algo moderno en su época, Adam Smith no pensó correctamente en ciertos problemas que surgen con el paso del tiempo, como la distribución de las materias primas, si un producto requiere de extraer algo de la tierra, tiene que existir un impedimento o regulación ante la explotación excesiva de dicho material, otro factor son los derechos de las trabajadores, los cuales pueden ser explotados al realizar una excesiva producción ante una alta demanda, ante estas acciones es que el gobierno aparece con políticas y estrategias para el correcto uso de dichos recursos.

Variables regidas por la ley de oferta y demanda

La utopía del libre mercado acabó en el momento en que se destapó un completo desorden en la actividad industrial, con la constante explotación de recursos y de la fuerza de trabajo. En este modelo económico de libre mercado no se hablaba de los salarios que mínimamente requieren los trabajadores para consumir. Ante esta desorganización, es que entra el gobierno a la acción, pero de una manera sutil, implementando políticas y reformas, las cuales permiten llegar al equilibrio, cuya participación no afecta directamente la ley de mercado, la cual sigue actuando sola a partir de la oferta y la demanda.

La ley de oferta y demanda especifica que, ante la base del precio de la mercancías, se compran y se venden los productos o servicios, es decir, que los oferentes generan una cantidad determinada de beneficios. Los consumidores consumen esa cantidad de producción, todo basado en un precio. Gráficamente se expresa de la siguiente manera, en la que el punto de equilibrio es donde cruzan la oferta y la demanda.

Ante esta situación en equilibro, toda variable que tenga un cambió, en especial los precios, mueve las demás variable hasta re-establecerse, por ejemplo, si existe un exceso de oferta, el precio es mayor al que se demanda, por lo que se deben bajar los precios hasta llegar al punto donde la demanda se establezca, de manera contraria durante un exceso de demanda que es cuando hay pocos productos a la venta, los oferentes aumentan el precio por los pocos productos que existen en el mercado, siempre se trata de buscar el equilibrio correcto.

Estado: función positiva o negativa como regulador

Sobre la participación activa de oferentes y demandantes, el modelo genera movimientos en los precios y la cantidad producida de los bienes y servicios, regulándose así mismo por la relación de dependencia entre las variables. Este perfecto modelo suele tener fallas, en especial en la competitividad, a partir de que muchos productores generan los mismos productos. Puede existir una desleal competencia generando una crisis a productores nacionales. Para estos casos se requiere la intervención del gobierno, protegiendo la industria nacional con reglamentaciones y reformas contra el monopolio.

Muchas reformas van enfocadas a la distribución y asignación de ciertos recursos productivos y monetarios, a la igualdad social, a ciertos ajustes de costos, impulsos al crecimiento del empleo y la producción para lograr el equilibrio, por supuesto que a los salarios, por mencionar algunas de las más importantes que no afectan de manera directa al libre mercado, la intervención es cerca de trinchera, si funcionan correctamente el sector privado, el gobierno y el mercado de manera libre, no debe existir ningún elemento que detenga el crecimiento económico.

Un escenario negativo en esta intervención gubernamental es la corrupción, en especial en permisos, recibos de apoyos y subsidios. Otra acción constante, es al momento de explotar ciertos recursos naturales se realizan licitaciones para permisos de explotación, a veces estos se entregan a empresarios con relaciones personales con los gobernantes. Para ello, debe existir un buen manejo en políticas económicas.