Significado de Meninges

Formación de la Meninges

¿Qué son las meninges?

Son un grupo de membranas que recubren a las estructuras del sistema nervioso central, comprendiendo la protección del cerebro, cerebelo, tallo cerebral y médula espinal.

Estructura basada en tres importantes membranas: piamadre, aracnoides y duramadre

Las meninges son tres membranas: piamadre, aracnoides y duramadre, ellas cumplen una serie de importantes funciones en el sistema nervioso central.

La piamadre es la membrana más profunda, es muy delgada lo que le permite adherirse a la superficie del sistema nervioso central y dar paso a los vasos sanguíneos que ingresan profundamente en el tejido nervioso.

La aracnoides es la capa media. Ella emite una serie de prolongaciones o trabéculas hacia la piamadre que semejan una telaraña (de ahí su nombre), dando origen a un espacio entre ambas membranas conocido como espacio subaracnoideo en el cual se ubica el líquido cefalorraquídeo.

La duramadre es la capa externa, es mucho más gruesa y fibrosa que las otras capas, en ella existen terminaciones nerviosas que son responsables de la sensación de dolor que se origina en el interior del cráneo. En su parte interna se encuentra separada de la aracnoides por el espacio subdural, mientras que por su parte externa separa al sistema nervioso central de la estructura ósea que lo recubre y protegen, formada por el cráneo y el canal medular contenido en el interior de la columna vertebral.

Funciones de las meninges

Estas estructuras cumplen una importante función protectora sobre las estructuras del sistema nervioso central.

Por una parte recubren al sistema nervioso central y emiten prolongaciones que permiten mantenerlo fijo. Éstas son la hoz del cerebro en la parte superior, que se ubica entre los dos hemisferios cerebrales, la tienda del cerebelo que separa al cerebro del cerebelo en la parte posterior del cráneo y la hoz del cerebelo que separa a los dos hemisferios de esta estructura.

Entre la membrana piamadre y aracnoides fluye el líquido cefalorraquídeo, este se origina en el interior del cerebro, desde donde alcanza la superficie externa del sistema nervioso al pasar por una serie de orificios. Este fluido es capaz de llenar el espacio restante haciendo que todo el sistema nervioso flote y se mantenga amortiguado, especialmente frente a movimientos bruscos o incluso durante traumatismos que involucren a la cabeza.

Las meninges son vulnerables a las infecciones y los tumores

La ubicación de las meninges las hace poco accesibles a diversas noxas. Sin embargo, pueden ser alcanzadas por los microrganismos (principalmente virus y bacterias) produciendo su inflamación, que es conocida como meningitis.

Las meningitis son trastornos graves que pueden producir secuelas permanentes o incluso la muerte del paciente. Son más comunes en la infancia o en la senectud y producen síntomas como dolor de cabeza, rigidez en el cuello, fiebre, somnolencia, cambio en la personalidad o parálisis de algunos nervios.

Estas membranas también pueden ser infiltradas por lesiones como el cáncer, lo que se acompaña por síntomas similares a los de la meningitis. Los tumores que con mayor frecuencia producen metástasis que afectan a las meninges son el cáncer mama, cáncer de pulmón, el melanoma y el linfoma.