Significado: Movimiento Social Importancia, y Ejemplos

Definición formal

Un movimiento social es una formación constituida en torno a las necesidades y reivindicaciones de un determinado sector de la sociedad.

Puede desarrollar diversas perspectivas organizativas, tales como comunitarias, territoriales, laborales, gremiales, de género, ambientalistas, así como asociado a la pertenencia cultural o nacional, entre otros.

Su acción propone avanzar sobre transformaciones radicales, que expresan alguna demanda colectiva que entusiasme la movilización de un colectivo. Uno de los ejes motivadores surge de la perspectiva crítica a las relaciones de poder que existen en el ordenamiento de clases.

Importancia del vínculo entre la democracia y los movimientos sociales

Los movimientos sociales interviene en la democracia de manera directa, en la medida en que generan mecanismos de participación social en las decisiones políticas. A partir de los principios programáticos y reivindicativos que se proponen desarrollar, los movimientos sociales han generado transformaciones sociales que tienden a fortalecer la democracia, en la medida en que involucran las demandas de sectores excluidos o descontentos en la agenda política.

En los procesos de democratización de las instituciones públicas, los movimientos sociales y la acción colectiva suponen las herramientas de presión y beligerancia que inciden en la transformación histórica de las sociedades, bajo la demostración de popularidad de una determinada causa.

También, han supuesto una forma de ciudadanía activa, debido a que se organizan para participar en el debate político como una expresión directa de los sectores sociales que agrupa, sin la intermediación de organizaciones políticas. También se diferencian de los movimientos o partidos políticos, en la medida en que no disputan el poder o la autoridad, sino que su forma de participación se realiza de manera directa desde la organización de la sociedad y la acción directa en función de alcanzar los cambios que se proponen.

Origen de la expresión

El primer registro que se tiene sobre el uso del término “movimiento social”, es en el texto de sociólogo Lorenz von Stein, llamado Historia del movimiento social francés desde 1789 hasta la actualidad, el cual fue publicado en 1850. Al mismo tiempo que en el Manifiesto comunista de Marx y Engels en 1848 se expresa la idea de “movimientos históricos” que transformaban las sociedades. El término se propone identificar a todas las acciones colectivas vinculadas a la movilización masiva de un sector de la población en favor de una causa popular.

Los movimientos sociales se derivan de las luchas colectivas que se desprenden del descontento social o popular frente a un régimen político determinado. Durante el siglo XIX los movimientos proletarios constituyeron una identidad homogénea en los conflictos sociales de la Europa industrializada. Sin embargo, en la medida en que las sociedades se han desarrollado y hecho más complejas, se han producido una gran heterogeneidad de movimientos sociales, entre los que se encuentran los movimientos anti-coloniales, rurales o campesinos, indígenas, de mujeres, culturales, estudiantiles, de desocupados, trabajadores informales, de gremios profesionales, diversidades sexuales, ecologistas, entre otros.

Ejemplos de movimientos sociales contemporáneos

A partir de 1968, las agrupaciones heterogéneos empezaron a desplazar al movimiento obrero tradicional, adaptándose a las nuevas formas del trabajo y las relaciones sociales. El cambio tecnológico y la revolución de las comunicaciones también han supuesto una transformación de los movimientos, a partir de las redes virtuales que se constituyen en el internet.

A partir de la crisis económica del año 2008, han surgido diversas fuerzas en todo el mundo, innovando las formas de presión y movilización popular. En Estado Unidos el movimiento Occupy Wall Street generó una importante denuncia contra el poder financiero y su responsabilidad de la crisis. En Europa se han generado expresiones de un descontento heterogéneo y asambleario con movimientos como los Indignados del 15M en España, Nuit Debout o los Gillet Jaunes en Francia.

En el continente africano se han generado varios movimientos democráticos que se plantean la lucha contra gobiernos autoritarios o dictatoriales, como es el caso de Y´en a Marre en Senegal. También se ha desarrollado con mucha fuerza en la segunda década del siglo XXI, los movimientos feministas como el Ni Una Menos o el Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina.

Bibliografía

Mirza, Christian (2006). Cinco tesis respecto de los movimientos sociales, la democracia y los sistemas políticos. CLACSO.

Tilly, Charles (2009). Los movimientos sociales 1768-2008. Libros de Historia.