Significado de Píxel, Mapa de Bits e Imagen Vectorial

  • Por Guillermo Álvarez (Investigador en Tecnología)
  • Dic, 2019
  • El píxel es la abreviación para picture element, en la forma de un cuadrado sólido, diminuto, simple y esencial (no debe confundirse con una forma circular observando que suele hacerse referencia a un punto para describirlo), que se puede observar en un gráfico, por su parte el mapa de bits, interpretado sobre el inglés bitmap, implica un conjunto de píxeles que se fusionan para hacer posible la construcción tanto de ilustraciones como de fotografías, por su parte la imagen vectorial implica un escalón totalmente diferente porque está basado en formas geométricas alineadas perfectamente y que tiene como mayor ventaja la posibilidad de redimensionar un diseño sin que se deforme o pierda calidad como sí ocurre al trabajar con píxeles.

    Uno de los hitos de la publicidad en Internet tuvo como protagonista al píxel, cuando en 2005 un estudiante inglés creó la página del millón de dólares para afrontar sus estudios, colocando a venda un millón de píxeles a un dólar cada uno, creando una gigantesca vidriera. La reacción fue inmediata por la originalidad, y en menos de seis meses se agotaría el stock. Otros intentaron replicar la experiencia, sin embargo fue algo irrepetible.

    Historia del píxel

    El concepto de píxel nace oficialmente en 1965 de la mano del ingeniero norteamericano Frederic C. Billingsley, por aquel entonces miembro de la agencia espacial estadounidense (la famosa NASA), como forma de denominar al elemento más pequeño en las imágenes procedentes de las sondas espaciales de aquel entonces, y que debían ser transmitidas de forma digital, a diferencia de las señales televisivas que, entonces, eran analógicas.

    No obstante, el vocablo podría no haber sido acuñado por Billingsley, sino que tal vez este ingeniero lo habría adoptado porque ya era de uso común en la industria tecnológica. De hecho, la existencia de píxeles (aunque no fueran denominados de tal forma ni recibieran la importancia que se les da a estos elementos hoy en día) es anterior a dicha época.

    El tubo de rayos catódicos inventado en 1897 por el científico alemán Carl Ferdinand Braun se basa en un rayo de electrones que impacta contra una pantalla fosforescente. El lugar de impacto podríamos definirlo como un píxel. Este tubo de rayos catódicos (CRT) no fue utilizado hasta 1926 por el escocés John Logie Baird para crear el primer televisor funcional.

    En los años 90 se popularizó el término píxel, con la llegada de las interfaces gráficas, ya que con las de texto dicho concepto no era importante. En la década de los 80 se introdujeron las primeras computadoras con tarjeta gráfica y que podían ejecutar videojuegos, y la capacidad de resolución de estas máquinas pasó a tener importancia, ya que a mayor resolución, más posibilidades gráficas y mejor -y más inmersivo- aspecto para los títulos lúdicos.

    Pero no sólo en el terreno del ocio cobraría importancia este concepto, sino también en el área profesional, ya que entre los 80 y los 90 se produjo el auge de disciplinas como la autoedición, el diseño gráfico, o la fotografía y el vídeo digitales.

    El siguiente paso evolutivo en la tecnología hardware de visualización se produjo con las pantallas de cristal líquido (LCD), popularmente conocidas como “pantallas planas”, ya que prescindían del tubo de rayos catódicos.

    El elemento clave de una pantalla LCD es, aquí ya sí, el píxel, entendido como un punto que puede iluminarse gracias a los dos filtros de polarización que actúan sobre él. Obviamente, lo que tenemos es una cierta cantidad de puntos, distribuidos en una cuadrícula. El número de puntos verticales y horizontales conforman lo que se llama la resolución de la pantalla.

    Cuanto más alto sea dicho número, mayor calidad de la imagen, que podrá mostrar elementos más pequeños con mayor nitidez.

    Establecida esta base, las tecnologías de visualización han ido mejorando: después del LCD ha llegado la tecnología de plasma y la LED, aunque todas siguen teniendo el elemento común denominador del píxel como elemento mínimo de visualización, y la resolución como conteo de dichos elementos mínimos.

    Elementos en la composición del mapa de bits

    El mapa de bits se basa también en el concepto de píxel, siendo un formato de imagen que, simplemente, define cada píxel que la conforma. Este formato existe desde mediados de la década de los 70, y se implanta con fuerza en los 70 junto con los primeros monitores capaces de interpretar directamente los mapas de bits, aunque actualmente se utiliza solamente como formato de imagen digital, habiendo sido superado por otros formatos que comprimen las imágenes a base de fórmulas matemáticas y, por lo tanto, permiten que estas ocupen menos.

    Porque la principal lacra de los mapas de bits es que el volumen de datos que ocupan las imágenes (lo que “pesan”) es muy elevado, al tener que guardar información sobre cada uno de los píxeles que la conforman.

    Diferencias y características de la imagen vectorial

    Las primeras imágenes vectoriales se generaron en las décadas de los 50 y los 60 del siglo XX, guiando el flujo de electrónicos del monitor CRT directamente de un extremo a otro de la curva o recta que debía dibujar, pero no necesariamente utilizando fórmulas matemáticas, que es la manera en la que se realizan las imágenes vectoriales a día de hoy, basándose en polígonos, rectas y curvas.

    En los años 80, algunas videoconsolas mostraban gráficos vectoriales basados en una tecnología similar, pero esta técnica no se empezó a popularizar hasta la llegada del hardware más potente, a partir de finales de los 80 y principios de los 90.

    En el mundo de la informática, las imágenes de vectores se popularizaron como una forma de disponer de elementos gráficos reescalables sin perder definición. Normalmente, cuando se reescala una imagen en otro formato, pongamos un mapa de bits, de forma que se incrementa su tamaño, se pierde definición, pero con las imágenes vectoriales eso no sucede, ya que se generan a la escala adecuada.

    Influencia cultural del píxel

    ‘Pixelar’ una imagen es ya un término de uso coloquial para referirse al emborronamiento del rostro de entrevistados para preservar su anonimato, o bien de las partes pudendas del cuerpo humano que pudieran tener un cariz sexual o constituir un tabú en imágenes de exhibición pública en medios como televisión, redes sociales u otros.

    Incluso he llegado a escuchar una frase similar a “se le ven los píxeles” (o “hasta los píxeles”) para referirse bien a una imagen muy detallada, bien a una imagen sacada utilizando tecnología fotográfica o de vídeo antigua, de forma que la resolución es muy pequeña, en el sentido que se ven formas que parecen pixeladas.

    ‘Píxels’ es también el título de una película del año 2015 protagonizada por Adam Sandler, y en la cual unos alienígenas invaden la tierra adoptando la forma de personajes de videojuegos de máquinas de ocho bits de finales de los 70 y principios de los 80, cuando la baja resolución de las pantallas y las escasas posibilidades del hardware gráfico limitaba las posibilidades de diseño de los títulos recreativos.

    En definitiva, el término píxel ha entrada a formar parte de la lengua de uso común para definir un elemento muy pequeño, como hace décadas con los términos ‘átomo’ y ‘atómico’.