Significado de Pobreza

Hombre comiendo un pan en la calle

¿Qué es la pobreza?

Es una clasificación social marcada por no poder suplir las necesidades esenciales, consecuencia del frágil poder adquisitivo. El individuo se encuentra en un entorno de limitaciones extremas que obstaculizan sus posibilidades de desarrollo, teniendo que dedicar la mayor parte de sus fuerzas, inevitablemente, en sobrevivir el día a día.

Según la ONU, a nivel mundial, una de cada cinco personas está en este segmento. Las políticas del estado tienen un papel fundamental para ayudar a mejorar las condiciones generales, sin embargo para muchos funcionarios, la pobreza se transforma en un recurso para desarrollar sus intereses y crear falsas expectativas.

Numerosos filósofos han planteado la necesidad de una remuneración universal a cada individuo, para romper con las estrategias e hipocresías electorales típicas, para garantizar lo mínimo necesario, como un derecho que le corresponde a todos independientemente del nivel socioeconómico, no obstante elevando las posibilidades del extracto más postergado y golpeado, al que nadie le quiere regalar nada a cambio de nada.

Etimológicamente, procede del latín como pauperis, de la forma del adjetivo pauper, por pobre, planteando una poca capacidad productora.

El Índice de Pobreza Humana (IPH) según la ONU

Este indicador de carácter estadístico fue introducido en la década de 1990 para determinar la calidad de vida de las naciones del planeta.

En la elaboración de dicho parámetro se manejan datos relacionados con la esperanza de vida, la salud, el nivel de analfabetismo, la tasa de desempleo, el nivel de ingresos per cápita y la disponibilidad de agua corriente. Se trata, por lo tanto, de un indicador general que se forma a partir de distintos indicadores particulares.

Según el último IPH las naciones en mejor posición son Suecia, Noruega, Países Bajos, Finlandia y Dinamarca. Los países más desfavorecidos son Sudán del Sur, Burundi, Malaui y Sierra Leona.

Causas y consecuencias de la pobreza

El contraste producido por asentamientos de villas o favelas

Como cualquier otro fenómeno complejo, la pobreza obedece a la combinación de un conjunto de factores. Al contrario de lo que se podría pensar inicialmente, el nivel de pobreza o riqueza de una nación no depende de las materias primas disponibles, sino de otros aspectos. En este contexto, el nivel de corrupción, la sobrepoblación, los conflictos armados, el cambio climático y las desigualdades sociales son las principales causas de la pobreza en el mundo.

Algunos analistas consideran que las relaciones comerciales y laborales entre los países pobres y los ricos son determinantes. En otros términos, hay un intercambio desigual entre los pueblos ricos y los pobres (las grandes compañías del primer mundo proporcionan trabajo en países subdesarrollados en unas condiciones laborales muy precarias).

Una renta per cápita baja y la escasez de oportunidades laborales son las dos principales consecuencias de la pobreza en un territorio. Sin embargo, este fenómeno también suele ir acompañado por un cúmulo de circunstancias negativas, como la delincuencia, la inseguridad ciudadana, las enfermedades infecciosas o la falta de libertad.

Lógicamente, en las naciones empobrecidas las desigualdades sociales son muy notables.

Tipos de pobreza en el primer mundo

En las naciones con prosperidad económica el nivel de bienestar de la ciudadanía no impide que ciertos colectivos vivan por debajo del umbral de la pobreza.

Por otra parte, en los últimos años se habla de dos tipos de pobreza específicos: la energética y la farmacéutica. La primera hace referencia a los hogares en los que sus miembros solo pueden pagar la vivienda y el alimento pero no tienen suficientes ingresos para el pago de la electricidad y el gas. La segunda se refiere a las familias que tienen uno de sus miembros con una enfermedad relacionada con elevados gastos farmacéuticos.

También, existe, por otro lado, la pobreza ambiental. Ocurre cuando en una zona hay una elevada contaminación y, al mismo tiempo, no existen espacios naturales suficientes.

Al mismo tiempo, en algunas ciudades globalmente prósperas hay núcleos urbanos asolados por la miseria (el fenómeno del chabolismo y las favelas en las ciudades del primer mundo son un claro ejemplo en este sentido).