Significado de Testimonio

¿Qué es un testimonio?

Es la exposición comprometida de toda persona física cuya función es aportar elementos para dilucidar una verdad. No obstante, esta declaración de la cual uno se responsabiliza, es evaluada, lo cual implica que nunca es tomada como cierta en primera instancia, debiendo corroborarse. Responde a nivel etimológico al latín en testimonium, compuesto por testis, que remite a aquél que es capaz de dar cuenta de algo que presenció, y el sufijo -monio, en la forma latina -monium, como agente de relación; por su parte el verbo testificar tiene referencia en el latín testificāri.

Por otra parte, hay diversos tipos de testimonios, apreciando que su clasificación depende tanto de quien lo emite como su formato (oral o escrito). Igualmente, es importante percatarse de la concordancia entre las exposiciones. Si varios testigos de un evento coinciden en la descripción del mismo, entonces se acepta que están diciendo la verdad.

Diferencia y peso entre prueba y testimonio

En el ámbito procesual ocurre que una prueba tiene más valor que la palabra de un sujeto, lo cual ilustramos en un ejemplo: Una persona puede declarar que X jamás estuvo en la escena del crimen; sin embargo, en dicha escena se consiguen huellas digitales de X.

Para efectos legales, las huellas digitales son pruebas y las declaraciones son testimonios. Tales huellas digitales anulan el testimonio y dan por sentado que X sí estuvo en la escena del delito. Esto, a razón de que, desde el punto de vista legal, se acepta que todo testimonio tiene cierto rango de subjetividad, y por ende -reforzamos- siempre debe ser corroborado.

Especificidad del Testimonio

Cuando se habla de especificidad, se hace referencia a que cada testimonio corresponde a un acto en particular. Es decir, que la misma declaración no puede usarse para juzgar actos distintos. ¿Por qué? Esto se debe a que cada testimonio corresponde a un punto de vista, acorde a una circunstancia y momento particular.

Por lo antes dicho, ocurre que por cada acto juzgado, se debe hacer una declaración exclusiva. Además, la misma se contrasta con otras palabras que hacen siempre referencia al mismo evento, no a otro.

Valor e interpretación como elemento jurídico

El testimonio tiene una enorme importancia desde el punto de vista legal. Es una de las maneras de corroborar la verdad sobre un hecho. Cuando un testigo da su testimonio, lo hace bajo juramento de que dice la verdad. Por ende, si no cumple este juramento comete un delito, el cual es conocido como “falso testimonio” o “perjurio”.

Se considera que el perjurio afecta la aplicación de la ley. Además, considerar este falso testimonio como un delito garantiza que las personas hablarán con la verdad al momento de testimoniar. Cuando se descubre un perjurio, el declarante es juzgado. Además, el veredicto dado por la falsa declaración queda anulado y no se considera en juicio.

No obstante, en ciertos casos las personas pueden excusarse de decir la verdad o de no declarar. Tal es el caso de los médicos, sacerdotes, etc y otro que se resguardan bajo la premisa del secreto profesional. También, hay casos especiales. Por ejemplo, suele ocurrir que las personas tienen derecho a no emitir declaración alguna contra su conyuge o algún familiar cercano.

En todo caso, el testimonio depende mucho de quien lo emite. Por ejemplo, si una persona es citada a declarar en calidad de testigo, tiene la total obligación de decir la verdad. En cambio, si es citada en calidad de técnico puede solicitar no emitir declaraciones que lo perjudiquen.

La figura del testigo

Los testimonios son emitidos por los «testigos», no obstante éstos son variados. Por otro lado, vale decirse que no todas las personas pueden ser consideradas como testigos, solo se acepta a quienes están vinculados, directa o indirectamente con el suceso que se juzga.

Hay que decir que las declaraciones de los testigos se contrastan entre sí. Se busca cuáles son los puntos en común, así como las inconsistencias existentes. Igualmente, los testimonios se cotejan con las pruebas. Todo esto da como resultado una matriz de datos, con la cual se puede juzgar la veracidad de un acontecimiento.

Tipos de Testigos

Para evaluar un testimonio, siempre hay que considerar a quien lo emite. Es entonces cuando se habla de las diversas clases de testigo. Desde el punto de vista jurídico, se distinguen las siguientes categorías:

– Propio: una persona que solo declara acerca de cosas que ha presenciado. No ha participado en los hechos juzgados.

– Directo: es quien declara en vista a lo captado con sus propios sentidos, siendo incluso protagonista de los acontecimientos.

– Sucesivo: es quien declara lo que otros han apreciado y luego le han comentado. Por tanto, es una suerte de testigo indirecto. Dice lo que otros le han comentado.

– De rumor: es quien declara lo que ha escuchado a otras personas. A diferencia del testigo sucesivo, lo que declara no se lo dijeron, sino que lo escucha casualmente.

– Corriente: es el testigo que declara sobre hechos de manera somera. No es un experto ni un perito en los temas que declara.

– Técnico: es quien declara sobre aspectos de índole técnica y muy específica. Por ejemplo, los médicos, mecánicos, dentistas, ingenieros, etc.

– Procesal: es un término más bien propio del derecho. Hace referencia al testigo que rinde declaración dentro de un proceso.

– Extra procesal: es una persona que declara fuera del proceso. Esta declaración no es válida para emitir sentencia. Solo pasa a tener validez si se repite la declaración, pero esta vez bajo juramento.

La variedad de testigos es amplia. Por eso, siempre hay que considerar lo que se llama la «fuente del testimonio». Incluso, en ciertas normas procesales se exige un estudio psicológico para garantizar la calidad de la exposición.

Falso Testimonio como delito

Es una acción que altera la calidad del juicio, impidiendo que los jurados tomen decisiones acertadas. Además, toda declaración ante un tribunal se hace bajo juramento de decir: «la verdad y solo la verdad». Por eso, quien comete este perjurio termina ejecutando un delito. Por ende, si se descubre la falsedad de sus palabras, recibirá su correspondiente castigo.

En los sistemas legales el falso testimonio es penalizado con suma gravedad. Se le considera una obstrucción fuerte a la justicia. Por eso, las medidas punitivas son exigentes: se busca que los testimonios sean siempre verdaderos.