Significado de Pericia

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Dic, 2019
  • ¿Qué comprende una pericia como apoyo jurídico?

    Es una visión capacitada capaz de esclarecer o proporcionar datos relevantes al respecto de un hecho, desde un papel objetivo regido por el saber, teniendo una profunda participación de influencia en el desarrollo del proceso jurídico. ¿Cuál es el valor de esta prueba? A decir verdad, es enorme. Llega a ser más importante que un testimonio o que una prueba simple. Se considera que es la interpretación de un hecho con alto porcentaje de credibilidad. Permite hacer un análisis crítico de las pruebas presentadas.

    A nivel etimológico, se lo aprecia en el latín peritia, precisamente manifestando la idea de saber especializado en una área concreta. Estamos en una época donde mucha gente tiene la oportunidad de opinar y alegar, pero pocos tienen el conocimiento necesario para hacer afirmaciones, que muchas veces afectan nuestras vidas y profesiones. En este caso, sucede que el Derecho no se escapa de esta circunstancia. Por ese motivo, se ha empezado a tener en cuenta la prueba pericial para cuestiones legales.

    Función y valor de la pericia como prueba en el proceso judicial

    La función del peritaje es que una prueba, una declaración, o un suceso, sea evaluado por un experto en el tema y, de esta forma, pueda ser entendido por el juez y el jurado. Para ello, se requiere la colaboración de un conocedor, el cual suele ser de índole: científica, artística, médica, técnica o de cualquier área específica. ¿Para qué se hace esto? Pues, la idea es explicar, interpretar y valorar hechos mencionados en el litigio.

    El valor del perito en estos casos es importante. Es una estrategia que se ha usado desde hace tiempo en el orbe judicial. Por ejemplo, en los casos de fallecimientos se suele pedir el estudio de un forense. Cuando se hacen falsificaciones de piezas de museo, se solicita la opinión de un experto en arte para corroborar la falsedad de los objetos artísticos.

    Desde el punto de vista legal, la pericia es un medio probatorio. Es decir, una forma para tener como cierto o falso determinado hecho alegado en juicio que es complejo para el Juez y/o el jurado por lo particular del tema. En esto reside el valor de la pericia.

    Por ejemplo, si un testigo declara que una persona es afectada por negligencia médica; entonces se puede pedir que un perito médico avale la declaración. Si el experto niega lo dicho por el declarante, entonces deja de ser válido el testimonio. En cambio, si lo avala, este testigo cobra un valor esencial para el jurado.

    Diferencia entre testimonio y pericia

    Con el ejemplo antes aludido, se muestran las variantes entre los conceptos legales de “testimonio” y de “pericia”. En este sentido, vamos a desglosarlos a continuación para un mejor entendimiento de ambos:

    • Testimonio: una declaración hecha por un testigo que es una persona conocedora del tema juzgado, por ser observador o protagonista de los acontecimientos. No es que sea un experto en el tema, sino que es un participante de los hechos juzgados.

    • Pericia: la pericia es una declaración hecha por un tercero, alguien extraño a los hechos juzgados. Se trata de la opinión de un experto. Es importante dejar en claro que toda declaración de un perito se hace sobre datos que tienen categoría procesal. No es válida sino se lleva a cabo dentro de este marco y, además, debe ser solicitada en un proceso judicial.

    Un perito no forma parte de los actos juzgados. Es, de hecho, una persona ajena a la causa enjuiciada. Solamente se le pide una consulta. Además, un perito no ha sido testigo ni protagonista de los hechos juzgados. Puede abstenerse de aceptar la invitación del jurado para dar su opinión. En cambio, un testigo tiene la obligación de participar.

    Áreas: Médica, Psicológica, Ingeniería y Criminalística

    ¿En qué ámbitos se suele pedir la pericia legal? Pues, son muchas las situaciones que suelen ameritarla. Sin embargo, hay ciertos casos donde frecuentemente se pide ayuda y que, desde su estudio permite apreciar la función que cumple y la forma en la que es posible extenderse a otros contextos en los cuales un experto tenga posibilidad de aportar su conocimiento.

    Pericia Médica

    Es muy común, sobre todo cuando hay sospechas de negligencia médica. Se solicita la opinión de un médico para saber: resultados de una operación, estado de salud de una persona, saber si un tratamiento es el indicado, así como otros aspectos relativos a este ámbito científico.

    Pericia Psicológica

    También es bastante frecuente. El juez o el abogado de alguna de las partes, puede solicitar que se haga una evaluación psicológica de un testigo. ¿Con qué intención? Se realiza para acreditar o descartar su testimonio. Igualmente, es útil para conocer el estado de salud mental de un acusado. De esa manera, se sabe si la persona acusada actuó con plena alevosía, o si tiene el atenuante de un padecimiento mental. En ciertos casos, por ejemplo, se alega “locura temporal”.

    Pericia Criminalística

    Los expertos en criminalística son consultados para evaluar la escena de un crimen. Los resultados de esta pueden ser sobre la trayectoria de los disparos. También, sacar conclusiones sobre los acontecimientos en base a las pruebas encontradas en el lugar. Su opinión es muy importante en el campo policial y detectivesco.

    Pericia de Ingeniería Industrial

    Se pide esta asesoría en casos de accidentes en fábricas, retrasos de producción o equipos que presentan fallas. Por lo general, son casos donde hay acusaciones de negligencia, bien sea en el uso de aparatos o en la fabricación de los mismos. También, es frecuente en casos de siniestros aeronáuticos o de automóviles. Con ella, el objetivo es saber si los accidentes ocurren por fallas de fabricación, o bien, por impericia de quienes conducen o tripulan (error humano).

    Todo lo antes aludido demuestra la relevancia de la prueba pericial en los procesos judiciales. Hay que tener en cuenta que son opiniones importantes, mismas que pueden hacer que un testimonio o prueba sea sumamente valorado, o, por el contrario, sea descartado.

    Requisitos para actuar como perito

    Este es un tema interesante. En primera instancia, es necesario que un juez avale la invitación a un perito para que declare sobre un determinado caso. La opinión de un experto no es válida si no fue solicitada durante el proceso judicial. Esto es algo importante.

    Por otra parte, se necesita evaluar a la persona que va a actuar como perito. Se supone que debe ser un conocedor en el tema. Además, lo más común es que su elección sea de consenso entre todas las personas que participan en el acto judicial (quienes son juzgados, los que acusan, etc). Por ende, es común que se presenten varios candidatos antes de elegir a una determinada persona como perito.

    Finalmente, hay que decir que todo perito debe actuar por voluntad propia. Ningún jurado puede citarlo de manera obligatoria. Se le hace una invitación, y quien tiene las credenciales como experto en el tema puede aceptarla o declinarla.