Significado de Trópico de Cáncer y de Capricornio

¿Qué son los trópicos de Cáncer y Capricornio?

Son dos paralelos imaginarios ubicados al norte (Cáncer) y sur (Capricornio) de la línea del ecuador, que cruzan el territorio de la Tierra para servir de referencia, estudio y comparación para la localización y la apreciación climática.

Las denominaciones de Capricornio y Cáncer se remontan a la Antigüedad Clásica, unos 2000 años atrás, cuando el solsticio en el hemisferio sur fue identificado y en dicho momento se encontraba en la constelación de Capricornio. La misma circunstancia se produjo respecto del porqué de la denominación del Trópico de Cáncer.​ Si bien los astros ya no se encuentran más en dichas constelaciones, las denominaciones tradicionales se mantuvieron vigentes y sin modificaciones a través de los siglos.

Líneas imaginarias que dividen la tierra: hemisferios Norte y Sur

El paralelo 0° es el Ecuador y respecto de este se disponen dos paralelos de latitud equidistante, uno al norte bautizado como Trópico de Cáncer («23° 26′ 14), y el otro al sur que se llamó Trópico de Capricornio (23º 26′ 12,9»), siendo los mencionados, los dos puntos más al norte y al sur de la superficie de la tierra, respectivamente, donde los rayos del sol influyen en vertical o ángulo recto sobre esta, durante el mediodía, al menos una vez al año.​

Ubicación y Características

En el caso del Trópico de Capricornio delimita los puntos más meridionales en los que el sol se ubica completamente vertical a la llegada del mediodía, evento que ocurre una vez al año y que se denomina solsticio de diciembre o de verano, ocurriendo entre el 21 y 23 de diciembre.​

En alguno de estos días, en el hemisferio sur, el sol logra su máxima altura produciendo el día más largo del año, y que da inicio al verano en dicha mitad del planeta​.

Esa línea imaginaria del Capricornio atraviesa diversos puntos geográficos de tres continentes: América, África y Oceanía, y comprende los siguientes países: Argentina, Paraguay, Brasil y Chile; Sudáfrica, Madagascar, Namibia, Mozambique y Botsuana; Australia y la Polinesia Francesa, respectivamente.​ Asimismo atraviesa tres océanos diferentes: el Índico, el Atlántico y el Pacífico. ​

Por su parte, el Trópico de Cáncer se situa al norte del Ecuador y como tal es la zona del planeta en la cual el sol se ubica directamente sobre la tierra, por ejemplo, si una persona se colocase en la precisa latitud del trópico tendría al sol exactamente sobre su cabeza.​
El evento sucede también una vez al año, alrededor del 22 de junio, y se conoce como solsticio de junio; la luz del sol pegará de lleno durante ese día en dicho trópico.​

Su zona de influencia es extensa, comprende 16 naciones, y entre sus señas climáticas distintivas se destacan: temperaturas medias que rondan los 18 grados, los inviernos son húmedos y fríos y los veranos secos y calurosos​. las fuertes lluvias, a razón de la interacción entre vientos y montañas, especialmente en los bosques y selvas. Justamente los bosques tropicales más grandes se encuentran en este trópico.​

Beneficios ambientales de sus biomas

Este tipo de ecosistemas reúnen condiciones altamente favorables para el medioambiente: alta producción de oxígeno, mantienen la temperatura del planeta en equilibrio, protegen las cuencas hidrográficas, almacenan el dióxido de carbono resultante de la contaminación porque lo absorben las plantas y lo guardan en sus tejidos, disponen las reservas de carbono más importantes del mundo, protegen suelos, y especies animales y vegetales, suministran alimentos variados.​

Ahora bien, no podemos soslayar frente a todos estos beneficios que nos proporcionan y reportan, que lamentablemente, son regiones que han sufrido y siguen sufriendo, la despiadada e irresponsable acción humana, materializada en explotación de recursos originales y deforestación de árboles, y que está provocando calamidades. ​

Incendios en el Amazonas del 2019 en el pasaje del Ecuador

Exactamente en el medio de ambos trópicos, en el camino del ecuador, se encuentra una parte del Amazonas. Una de las consecuencias más graves y nefastas del descuido y manipulación de los intereses de turno quedó en evidencia a partir de los arrasadores incendios en el Amazonas durante varias semanas entre agosto y septiembre del 2019, destruyendo miles de árboles en el vasto territorio brasilero, afectando especialmente en la región de Rondonia, además de marcar los efectos dados por el humo, que se expandió a distintas zonas de Brasil y de países limítrofes como Uruguay y Argentina.​

La preocupación por este nivel de descontrol y negligencia dejó de limitarse a los grupos ambientalistas, a los brasileños o a las naciones cercanas, para apoderarse de la mirada del mundo, tomando conciencia y alerta, confrontando la Francia de Macron con el Brasil de Bolsonaro, considerando que el Amazonas produce el 6% del oxígeno del planeta.