Significado de Yugo Desigual

  • Por Jaime Ferrera (Licenciado en Filosofía)
  • Mar, 2020
  • ¿Qué se entiende por yugo desigual?

    Es la referencia a la declaración de rechazo del vínculo entre un cristiano y una persona que posee otra creencia, pautada en -2 Corintios 6:14- determinando el correcto en un extremo de la balanza y advirtiendo el apartado, y por ende nefasto, en la otra. Se distingue la representación metafórica en el uso del yugo, porque al igual que dos bueyes deben tener el mismo peso y tamaño para caminar sobre el mismo, un hombre y una mujer que contraen matrimonio, por citar el vínculo al que se lo aplica de modo recurrente, deben pertenecer a una misma religión. Esto tiene un sentido práctico en la pareja al respecto de la armonía en creer en el mismo Dios, y de alguna forma aspira a que el cristiano no sea influenciado a cambiar su rumbo. Si bien en ningún momento queda explícito que las palabras de Tarso remiten a la unión de dos personas, sí abarcan todas las relaciones.

    Pablo de Tarso: Principios del yugo desigual

    Pablo de Tarso es una figura emblemática en la tradición cristiana, ya que inicialmente fue un judío que persiguió implacablemente a los cristianos y después de su conversión se transformó en un fiel apóstol de Jesús de Nazaret.

    En sus viajes de evangelización fundó varias comunidades cristianas y una de ellas se encontraba en la ciudad griega de Corintio. Los cristianos de esta ciudad tenían la costumbre de casarse con personas de otras religiones.

    En la segunda carta dirigida a los Corintios, Pablo de Tarso utilizó la expresión yugo desigual para oponerse a la unión en matrimonio entre un cristiano y un no cristiano.

    Para Pablo este tipo de uniones no eran aconsejables, ya que dos personas con creencias y principios diferentes no deberían contraer matrimonio porque son incompatibles. Observar, por último, que las palabras del apóstol no eran una imposición sino un simple consejo práctico para que la unión matrimonial fuera fructífera y satisfactoria.

    Aplicación más allá del contexto bíblico

    La metáfora del yugo empleada por Pablo de Tarso y dirigida a los Corintios no debería entenderse exclusivamente en su contexto bíblico. De hecho, esta expresión nos sirve para recordar que un proyecto compartido o cualquier vínculo interpersonal debe hacerse entre personas con características semejantes.

    No es aconsejable que un individuo honrado se asocie con un ladrón, que un aventurero vaya de vacaciones con un pusilánime, que una persona culta discuta con un ignorante o que un vago y un trabajador compartan un proyecto laboral.

    En pocas palabras, los desiguales pueden respetarse y compartir vivencias, pero es probable que una convivencia estrecha entre ambos acabe fracasando.

    Expresiones bíblicas

    En el lenguaje corriente empleamos un amplio repertorio de expresiones bíblicas: lavarse las manos, pasar las de Caín, tirar la primera piedra, al César lo que es del César, el beso de Judás o llorar como una Magdalena.

    Cada una de estas expresiones tiene su origen en un episodio del Antiguo o del Nuevo Testamento, y están instaladas en lo más profundo de la sociedad, incluso entre quienes no acompañan tradiciones religiosas; son parte de la cultura, y son practicadas constantemente. Directa o indirectamente, se quiera o no, es imposible negar que la religión tiene una influencia significativa sobre los constructos sociales.