Significado de Convivencia

¿Qué es la convivencia?

Es la capacidad de interactuar socialmente, entendiendo las normas y la cultura que rigen la sociedad a la que uno pertenece, y saber expresar opiniones discordantes manteniendo el respeto; los parámetros establecidos cultural y legalmente pueden cambiar con el tiempo y de esta manera colocarse en cuestionamiento. También, cada ámbito social, tal es el caso de la familia, el laboral, religioso, académico, etc., manifiesta códigos específicos de actuación. Tiene origen en el verbo del latín convivĕre, que presenta el conector con- para indicar una idea de relación, y vivĕre, que indica la propia existencia.

Sin tolerancia no hay convivencia

En cualquier colectivo humano o en cualquier sociedad hay individuos con intereses e inquietudes diversas. Esta pluralidad se manifiesta en ámbitos distintos: creencias religiosas, tendencias políticas, costumbres, etc. Para que las diferencias existentes no desemboquen en situaciones de conflicto, la actitud tolerante es la herramienta más eficaz.

La tolerancia se proyecta hacia todos aquellos que no son o no piensa como nosotros. Las actitudes intolerantes provocan irritación, mal humor y conductas dogmáticas. Estos elementos no favorecen las relaciones humanas y, por lo tanto, provocan un clima de convivencia problemático.

Desde lo histórico, la mayoría de los grandes conflictos han tenido y tienen una relación con las actitudes intolerantes. Los nazis despreciaban a los judíos, los supremacistas blancos consideraban a las otras razas como inferiores, los fundamentalistas religiosos creen que sus creencias son las únicas verdaderas y consideran que están legitimados para imponer sus criterios. En ninguna de estas circunstancias imperó un clima de tolerancia.

Reglas de convivencia en la familia

En toda familia aparecen conflictos que perjudican las relaciones personales. Para minimizar el efecto nocivo de los conflictos es conveniente establecer algunas pautas básicas de convivencia. Algunas de ellas podrían ser las siguientes:

1) establecer un horario para ciertas actividades (para las comidas o para la hora de salida y de llegada),

2) evitar levantar la voz y cualquier forma de lenguaje agresivo,

3) intentar que las decisiones que afectan a todos sean consensuadas de manera colectiva,

4) determinar que el no cumplimiento de una regla tiene sus lógicas consecuencias y

5) proponer que las distintas tareas del hogar sean repartidas con un criterio equilibrado.

Todas estas pautas no garantizan la desaparición de posibles conflictos, pero permiten crear un clima favorable que facilita la convivencia.

Reglas de convivencia en el ámbito escolar

En la escuela se aprenden conocimientos sobre distintas materias y, al mismo tiempo, se transmiten una serie de valores para favorecer el desarrollo humano de los estudiantes. Uno de los valores fundamentales que deben potenciarse en el sistema educativo es la convivencia.

Los docentes establecen estrategias y desarrollan planes de actuación orientados a mejorar las relaciones personales en la escuela. En este sentido, podemos destacar algunas amenazas que ponen en peligro un buen clima de convivencia: las actitudes individualistas y egoístas, las agresiones físicas o verbales, el bullying o acoso escolar, el uso de un lenguaje sexista o xenófobo o la ausencia de planes de integración de los alumnos con discapacidad.