Significado de Personalidad

¿Qué es la personalidad?

Es el núcleo individual que rige un comportamiento único que afecta las relaciones y decisiones, constituido por una fusión de factores biológicos y socioculturales. La referencia etimológica remonta al latín tardío en personalĭtas, estando formado por los componentes: persona, que se observa en el latín persōna sobre el etruco φersu con raíz en el griego prósōpon; luego participan los sufijos -ali, en pos de relación, y -dad, que actúa como agente de cualidad.

Elemenos de la personalidad

El “ser” se forma de diversos elementos, tales como la herencia (características biológicas que provienen de padres y abuelos), la genética (biología y fisiología propias), el ambiente (físico, territorial, cultural, interpersonal, simbólico), las reacciones propias del sujeto a todo lo anterior y sus rasgos psíquicos singulares.

Ya en la niñez van apareciendo tendencias de personalidad (por ejemplo, mayor o menor grado de fantaseo, impulsividad, introversión), que hacia el final de la adolescencia adquieren una forma más definida y menos mutable.

Si bien siempre podemos cambiar una vez siendo adultos, recrearnos, repensarnos, en cuanto a diversas cuestiones secundarias, todos tenemos una esencia, única, más firme y estable, marcada por nuestra personalidad.

Tipos de personalidad según Otto Kernberg

El autor Otto Kernberg, conocido en el mundo del psicodiagnóstico, habla de tres estructuras de personalidad, con cualidades bastante estables, que son las neurosis, las psicosis y las estructuras borderline o fronterizas.

Las primeras dos ya son mencionadas por Sigmund Freud, mientras que las terceras, como su nombre lo señala, tienen un poco de las dos anteriores, quedando en un camino intermedio.

De esta manera, cada tipo de personalidad mencionada, que a su vez posee subclases (por ejemplo, dentro de las psicosis encontramos a la esquizofrenia, la paranoia, etc.), supone un tipo de relación con la realidad y los pensamientos propios, defensas psíquicas específicas (de alto o bajo nivel), relaciones objetales determinadas, etc.

Estas tres estructuras no varían a lo largo de la vida, si bien la persona pueda modificar aspectos de su manera de ser y/o comportarse, comunicarse, desenvolverse.

Los psicólogos utilizan los test proyectivos para explorar qué tipo de personalidad posee un sujeto o ciertos rasgos de la misma. Esto se realiza bajo las normas del código de ética profesional, en el marco de una determinada demanda y objetivos, en un ámbito específico, como puede serlo el educativo, laboral o forense, entre otros.

Por ejemplo, en las entrevistas laborales se pueden usar estas técnicas para indagar si cierto candidato es el más apto para un puesto, según algunos elementos de su personalidad.

El test de Rorschach es una técnica proyectiva de uso muy extendido que sirve para evaluar la personalidad, por medio de la interpretación de imágenes, así como el discurso verbal, comportamental y gestual, que acompaña la entrevista dirigida por el profesional.

Personalidades tóxicas

En el lenguaje coloquial se entiende que las personas que hacen daño a sus familiares, amigos o en general a su entorno, con o sin voluntad de producir dicho efecto, son “tóxicas”.

Entre ellas están las personas controladoras, manipuladoras, celosas, poco confiables o mentirosas, violentas física o verbalmente, absorbentes, poco respetuosas de los deseos o límites ajenos, etcétera.

Por ejemplo: “El novio de Juana le cuestiona qué ropa ponerse, a dónde salir, a qué hora volver y con quienes sociabilizar, como si fuese de su propiedad”. Aquí se trata de un hombre tóxico y, además, machista.

Hallamos individuos tóxicos en todos los ámbitos y pueden ser molestos o hasta perjudicarnos profundamente si nos involucramos sentimentalmente con ellos.

Tener “mucha” o “poca” personalidad

En el lenguaje coloquial, refiere a aquellos individuos con rasgos de personalidad muy fuertes, marcados o diferentes a la mayoría, por lo que difícilmente pasan desapercibidos en las reuniones. Son sujetos que resaltan entre la multitud, ya sea de modo positivo o negativo.

Por el contrario, se suele decir de los sujetos más tímidos y callados que tienen “poca” personalidad, por manifestarla en menor medida.

En realidad, todos tenemos una personalidad, que no es medible, sino única y que nos proporciona una identidad en el mundo. Esta es la diferencia con respecto a los animales, que responden mayormente a las cualidades biológicas de su especie.