Ahorro Significado, Importancia, y Diferencia Privado y Público

Significado: ¿Qué implica ahorrar?

Es el dinero que se destina a ser guardado, y por ende no se lo gasta, con vísperas a alcanzar cierta cantidad en un tiempo determinado. Es la parte del ingreso que se excluye del consumo, y de esta manera está intrínsecamente vinculado con la inversión. El ahorro debe estar bien definido, ya que con el paso del tiempo, este da como resultado un beneficio. A raíz de este término, surgen otros tantos que sufren modificaciones conforme el ahorro cambia, como por ejemplo el gasto, el coste de oportunidad, el riesgo y el consumo.

Existe una fórmula sencilla que se usa en la economía que sintetiza fácilmente la definición del ahorro. Esta es: l (ingreso) – A (ahorro) = G (gasto). Para medir las variables solo hace falta hacer la función matemática de pasar la variable hacia el otro lado; si el gasto está positivo pasa a ser negativo, por lo que I – G = A. De esta manera sencilla se mide el ahorro, que es conocido en la economía por la sigla S.

Diferencia del ahorro a nivel microeconómico y macroeconómico, privado y público

Desde la perspectiva microeconómica se lo entiende fácilmente: si una persona quiere comprar un producto y no le alcanza con el ingreso que percibe, tiende a realizar un ahorro, una parte de su dinero que pudiera ser un sobrante después de haber realizado sus pagos acostumbrados. Ahora bien en este momento es cuando entra el coste de oportunidad, el cual representa un riesgo ya que el movimiento de los precios tiende a cambiar, pudiendo delimitar el poder de compra al momento de tener la totalidad del dinero para adquirir el bien, debido a esto es que hay instituciones financieras que entregan un rendimiento al ahorrador.

De la misma manera se adapta esta conceptualización al universo macroeconómico. El ahorro, es parte fundamental de la movilidad económica de un país, ya que este es parte del movimiento del dinero circulante que permite la existencia de capitales y bienestar en la nación.

El ahorro se divide en dos formatos el público y el privado, el primero es el ahorro que genera el gobierno para fondos y gasto público, el segundo es el ahorro de las familias, las cuales guardan su dinero en una institución financiera, que a su vez les genera un rendimiento, cada institución tiene sus tasas ante esto, compiten para obtener dicho dinero, por lo que el ahorrador tiene una amplia gama de posibilidades en donde le conviene más mantener su dinero por un tiempo determinado.

Punto de encuentro entre ahorro e inversión

Al momento de ahorrar se realiza una acción parecida a la de invertir, de ambas maneras se obtiene una utilidad, en el ahorro público, el gobierno destina este dinero a obras, gastos regulares que son parte de la distribución, como por ejemplo pensiones a gente mayor, financiamientos a pequeñas empresas, apoyos económicos a la cultura, por mencionar algunos de los tantos destinos que existen de este dinero, es decir que al ahorrar esta generado una inversión, a veces el dinero va a saldar deudas, que en especial países en vías de desarrollo tienen.

Los mismo sucede en el ámbito privado, el ahorro de la familia como agente económico va a una institución financiera, la cual determina ese dinero a la inversión, generando rendimientos para los tres entes económicos, la familia, la institución y la empresa que solicita el crédito para producir un producto o servicio específico, esta a su vez genera empleos y a modo de ciclo se regresa el dinero como ingreso a las familias.

Importancia del ahorro para una nación

A raíz del nexo entre ahorro e inversión, es que se puede entender la funcionalidad de la economía: es un ciclo que permite la circulación del dinero, la producción, la inversión y el empleo, dando movilidad a que crezca el producto interno bruto de la nación, el cual es el elemento que mide la riqueza y estabilidad de un país. Si bien es una serie perfecta de articulación económica, suelen existir trabas, ya sea que un elemento externo genere una disminución en el ingreso, que los capitales se vayan a partir de un problema político, o que empresas cierren sus plantas aumentando tasas desempleo. Para todo esto se debe existir un equilibrio.

Por eso se generan medidas proteccionistas a través de políticas para incentivar la inversión y el ahorro, ya sea que se den apoyos a medianas empresas para que crezcan poco a poco, creando un mercado interno que permita hacerle frente a la entrada de capitales extranjeros, que se ofrezcan tasa de interés adecuadas para solicitar créditos, buenos rendimientos, multas para evitar la fuga de capitales y otras tantas medidas que se generan a partir de una análisis económico. La incertidumbre siempre está a un paso de causar un efecto negativo, de modo que la planificación y la salud financiera son las mejores medidas para evitarlo.