Salud Financiera Significado, e Importancia

Significado: ¿Qué se entiende por salud financiera?

Es lograr alcanzar y mantener una tranquilidad cotidiana al respecto del movimiento de entrada y salida de dinero, asociado a las necesidades, responsabilidades, expectativas y proyectos, aplicado tanto a nivel empresa, como individual y/o colectivo (grupo familiar), para el disfrute pleno de la existencia, siendo que el factor económico puede tornarse una incertidumbre capaz de desencadenar malestares físicos y psíquicos, que se puede traducir en estrés, así como en ansiedad e incluso depresión, afectando directamente los vínculos sociales y la productividad del trabajo.

El cuadro negativo que se manifiesta en una persona, resultado de una mala salud financiera, también aparece en las empresas. Cuando estas tienen ciertas crisis financieras se refleja en su operación laboral, la cual se desequilibra. Mucho depende de su giro para conocer las causas de este descenso, por ejemplo, si se dedica a vender un producto, queda expuesto en la disminución de ventas, por ende en las ganancias, debido a que la atención al cliente ha perdido calidad, la armonía entre los empleados se pone agresiva y la productividad se deteriora.

La salud financiera comprende un escenario de estabilidad que se genera con una buena administración y distribución del dinero, y es determinante tener una calidad en este rubro para evitar todas las atroces causas mencionadas con anterioridad, las cuales repercuten en la economía y el bienestar social, debido a que afectan directamente variables importantes, como el desempleo, la producción, inversión y salarios, por mencionar algunas donde rápidamente se ve el alto impacto que puede provocarse.

Importancia de tener una buena salud financiera

Para empezar, es fundamental tener una planeación en los gastos, lo cual se logra si se cuenta con una buena educación financiera, que consiste en tener el conocimiento de los diferentes títulos o elementos financieros que existen en el mercado, con la información de donde se puede invertir el dinero de manera satisfactoria, cómo funciona un mercado bursátil, a qué se refieren las tasas de interés, causas de la inflación, cómo se maneja correctamente un crédito, préstamo o tarjeta de crédito revolvente/rotativo. Por su parte, un factor de vital importancia que se debe considerar es el ahorro, como una variante de envergadura para la estabilidad económica, no solo personal sino a nivel macroeconómico.

Una vez que se adquiere un amplio conocimiento financiero, el dinero se mantiene fluido porque se sabe gestionar, evitando que se termine rápidamente en deudas o compras sin sentido. Esta educación financiera se ofrece en muchas instituciones financieras, en sus portales o inclusive hay cursos, que, si bien son a veces bajo un carácter mercadológico para ofrecer sus productos, permiten aprender sobre la importancia de tener un equilibrio en las finanzas. Esta educación sirve a las personas y por supuesto a los emprendedores, inversionistas y empresarios.

El hecho de tener hábitos en la administración del ingreso es otro factor clave. Se debe ser constante al momento de enfilar una cantidad a un rubro, un monto estable al ahorro por determinado tiempo, otra cantidad a las deudas y pensar en invertir para tener rendimientos. Una herramienta que puede ayudar mucho en esto, es crear un presupuesto, observando que registrar la actividad financiera permite tener un perfecto control para evitar gastos imprescindibles.

Dentro de la toma de decisiones para crear un ambiente confiable, se recomienda hacer un plan financiero, en donde se establezca una meta de ahorro y saber dónde encauzarlo, a lo que resulta una buena idea hacerlo rendir con una inversión, y para ello, es determinante conocer qué tipo de inversiones existen, analizando las condiciones regidas por el periodo, sea de largo, medio o corto plazo, así como montos, y rendimientos; se debe considerar que existe un riesgo, que responde de manera directa al grado de conocimiento y experiencia que uno posee.

Es buena idea pensar en el futuro de nuestro dinero, con esta planeación se puede tener una vida libre de estrés, ante el desasosiego que genera el no tener dinero regularmente y no saber qué pasara el día de mañana si se pierde el trabajo, si el salario disminuye o si surge algún problema desafiante desde la perspectiva económica.