Alimento Orgánico Significado, Importancia, y Cambio Generacional

  • Por Jaime Ferrera (Licenciado en Filosofía)
  • Mar, 2020
  • ¿Qué se entiende por alimento orgánico?

    Es el proceso de desarrollo y obtención de frutas, verduras e incluso carnes libres de agentes químicos, como tendencia creciente ante los abusos dados por los mercados de industrialización masiva. De esta forma, se protege la salud humana, y la propia naturaleza evitando agresiones en las superficies. Esta opción aparenta ser más costosa porque implica una dedicación mayor y cantidades más limitades, no obstante muchas personas están acostumbradas a consumir más de lo que necesitan realmente, con lo cual es interesante analizar la idea de consumir menos y mejor, respondiendo a la crítica común dada por los precios.

    La comida orgánica es mejor, sí, siendo lo más cercano a lo natural que uno pueda incorporar a su vida, no obstante dependiendo de la localidad donde uno reside, puede ser dificultoso encontrar todos los alimentos que uno quiere transformándose en un desafío. A medida que la sociedad toma conciencia del valor y el impacto de lo que coloca en su cuerpo, crece la demanda, y por ende el interés de los productores en suplirla.

    Importancia de las etiquetas para identificar un producto orgánico

    En la actualidad existe una regulación normativa para que los alimentos tengan una adecuada etiqueta. En este sentido, en la Unión Europea se emplean los términos eco, bio y orgánico de manera indistinta, pero en el mundo anglosajón se utiliza normalmente la denominación «organic food» (comida orgánica) para mencionar tanto lo ecológico, como lo natural, lo biológico o lo orgánico.

    En sentido estricto un alimento orgánico es aquel que no incorpora pesticidas o insecticidas en los procesos de producción. Un alimento es biológico si no ha sido manipulado genéticamente (los alimentos transgénicos sí han sido alterados desde un punto de vista genético). El término ecológico aplicado a los alimentos de consumo es una mezcla de los dos anteriores, orgánico y biológico.

    A los ojos del consumidor, la única forma de conocer el origen de un alimento es consultando su etiqueta oficial (las etiquetas garantizan que el producto ha sido controlado desde su cultivo hasta su recolección).

    Cambio generacional: Alimentos frescos y saludables, y cuestionamientos

    En los últimos años hay un interés creciente en mantener una vida saludable. En este contexto general, muchas personas han apostado por una alimentación desprovista de procesos artificiales. Sobre esta cuestión existe un permanente debate social.

    Algunos expertos afirman que la comida ecológica no es necesariamente más sana que la convencional. Así, es saludable comer frutas y verduras con regularidad, pero no es relevante que sean ecológicas o no. En este sentido, los productos sin conservantes ni aditivos pueden llevar un exceso de azúcar o de grasas trans y, por lo tanto, no son recomendables para la salud.

    Por otra parte, quienes ven con escepticismo la moda de lo ecológico recuerdan que los alimentos orgánicos también llevan pesticidas (en realidad se emplean pesticidas no sintéticos, pero son pesticidas).

    Los expertos en alimentación sostienen que en una dieta saludable tiene que haber un consumo adecuado de fruta, verdura y legumbres, así como un bajo consumo de carne y de alimentos industriales procesados o precocinados. Lo relevante es que la comida sea fresca y saludable y es totalmente secundario que el alimento sea orgánico o no.

    Corriente respaldada por una consciencia ecológica

    Cuando hablamos de alimentos orgánicos debemos ubicarnos en un contexto más general: el interés de los ciudadanos por todo lo que sea ecológico. Así, en la década de 1970 amplios sectores de la sociedad tomaron conciencia de la necesidad de preservar el planeta y, al mismo tiempo, de cuidar más de nuestra salud. En este contexto irrumpieron distintos movimientos ecologistas y asociaciones de consumidores.

    La etiqueta orgánica u otras equivalentes en los alimentos no se refieren exclusivamente a los ingredientes y los procesos de elaboración. De hecho, este concepto hace referencia al respeto al medio ambiente, a una producción sostenible y a un estilo de vida más saludable. Paralelamente, con este tipo de denominaciones los consumidores pueden tener una mayor seguridad alimenticia.