Significado de Autodidacta

La base del autodidacta está en la pasión por aprender, lo cual a veces surge como necesidad

¿Qué es el autodidacta?

Es un modelo de aprendizaje configurado por uno mismo para nutrirse de toda la información que está a su alcance, no obstante también supone un aliado de los esquemas tradicionales, en pos de superar el conocimiento ya establecido, siendo empujado por el interés personal, y apoyado en el esfuerzo y la dedicación. El autodidacta normalmente se mezcla con el emprendedor y el inventor, en el marco de la innovación, porque no está limitado a ningún sistema, excepto el propio.

El origen etimológico remite al francés autodidacte, sobre el griego autodídaktos, el cual postula los elementos autos, que pauta uno mismo, y dídaktos, en alusión a lo enseñado, siendo éste la forma en pasado participio de didaskein, que en este caso apunta a enseñar.

Características del aprendizaje autodidacta

Aquí no encontramos los roles asimétricos típicos de docente y estudiante, que suelen estructurar el proceso de enseñanza/aprendizaje, en la educación formal. En consecuencia, tampoco hay ejercicio del poder, pues es la misma persona de la que parte y hacia quien se dirige la enseñanza.

Esta clase de aprendizaje adquiere las cualidades de quien lo implementa, así si la persona es rígida y metódica, por ejemplo, se instruirá en espacios físicos concretos y franjas horarias, con reglas autoimpuestas, mientras que si es flexible tal vez opte por lo que se conoce como desorden creativo, en distintos lugares y horarios, sin establecer pautas, cuando la inspiración aparezca.

A diferencia del aprendizaje escolar, el autodidacta se mantiene ajeno a la lógica de las instituciones y sus reglamentos (implícitos y explícitos); crea su propia dinámica.

Pueden encontrarse infinitos métodos para la adquisición de conocimientos, tanto los acumulados en la historia de las ciencias, como los originales a los que se accede por descubrimiento. Por ejemplo, por medio de la lectura de material bibliográfico en soporte papel o en soporte digital, la visualización de videos tutoriales, de documentales, la participación en foros de discusión, la realización de experimentos, el trabajo de campo, etcétera.

Perfil de la persona autodidacta

Ser autodidacta no es una modalidad que funciona para todos

El o la autodidacta es una persona creativa, capaz de salirse del aprendizaje clásico o tradicional y construir caminos propios sobre un conocimiento que cautiva especialmente su interés.

Se requiere de un gran esfuerzo, práctica, constancia a través del tiempo y autocrítica para poder visualizar los propios errores, convirtiéndolos en experiencias y nuevos puntos de inicio.

Sin la guía de un maestro, el autodidacta sólo se puede servir de su ingenio, por lo que es una tarea solitaria, pero que puede servirse del recurso de compartir ideas o experiencias con otros individuos dedicados a la misma rama de saberes.

Ventajas y desventajas

Entre sus puntos a favor podemos circunscribir el despliegue de la creatividad, el logro del auto-disciplinamiento, el poder llevar un ritmo adecuado a la singularidad y focalizar en las temáticas que prefiere, el fomento de la curiosidad y la tarea investigativa.

La desventaja de la auto-instrucción radica en que no está certificada académicamente, lo que puede influir en el ingreso a determinados sectores laborales. Muchas empresas u otras instituciones solicitan que en el CV o Curriculum Vitae figure un título que avale las sapiencias conseguidas, en relación al puesto de trabajo que se pretende ocupar.

Grandes ejemplos autodidactas: Jimi Hendrix, Bill Gates, Steve Jobs, Ray Bradbury

Existen autodidactas en todas las áreas de formación, como la literatura, la informática o la música. En ésta última se destaca la figura de Jimi Hendrix (1942-1970), guitarrista famoso de ascendencia afroamericana, cuyo aprendizaje autodidacta tuvo inicio a los doce años, siendo finalmente un referente indispensable.

Dentro de la Informática resuenan los nombres de Bill Gates (nacido en 1955) y Steve Jobs (1955-2011), quienes no finalizaron sus estudios universitarios y, sin embargo, triunfaron en su ámbito debido a su capacidad autodidacta. El primero de ellos funda Microsoft en 1955 y el segundo crea Apple en 1976.

El escritor de las obras literarias “Crónicas marcianas” y “Fahrenheit 451”, Ray Bradbury (1920-2012) es también un autodidacta, quien por su nivel económico no tuvo la posibilidad asistir a las clases de la Universidad, pero ello no fue un impedimento, pues se cultivó por su cuenta, leyendo libros en la biblioteca pública.

En todos estos casos se percibe la ambición emprendedora, el ingenio y la creatividad. En definitiva, cada persona que quiere saber un poco más en pos de alcanzar objetivos que superan el conocimiento establecido, se transforma en un autodidacta. La computadora personal como tal no existía antes de Bill Gates y su sistema operativo Windows, ni tampoco la perfección del smartphone al que abrió la puerta Steve Jobs con el iPhone.