Significado de Autoestima

Construir o perder la confianza en uno mismo tiene repercusiones directas

¿Qué es la autoestima?

Es la apreciación sobre la construcción individual al respecto de la confianza en sí mismo, resultado de un proceso que está en constante desarrollo marcado por las influencias externas del alrededor y las exigencias socioculturales, impactando profundamente en el comportamiento y las aspiraciones.

La palabra, a nivel etimológico, se observa a partir de la conjugación del prefijo griego auto- por autos, que interpreta a uno mismo, y el verbo estimar, identificándose en el latín como aestimāre, en referencia a valorar.

Autoestima: Componentes y áreas de expresión

La autoestima refiere a la estima que tenemos sobre lo que hacemos, pensamos o sentimos. Estos son los tres componentes en torno a los que gira esta noción. Por ejemplo, puedo estar muy conforme con mi modo de actuar frente a diferentes situaciones, siendo mi autoestima saludable, en cuanto a ese componente.

En relación a las áreas de la autoestima podemos hablar de tres grandes áreas: social, laboral y familiar. Esto a modo pedagógico, ya que la vida es una compleja red de relaciones intrapsíquicas e interpersonales, que no puede fragmentarse tan livianamente. Así, una persona puede tener un alto concepto de sí mismo en cuanto a su desempeño laboral, pero un sentimiento de inferioridad en cuanto al rol desempeñado en su familia.

La familia en la formación de la autoestima en la niñez

La estima o aprecio que tenemos por nosotros mismos no está dada desde el comienzo, sino que se va desarrollando a lo largo de la vida y sienta especialmente sus bases en el desarrollo psicológico de la infancia y la adolescencia, momentos especialmente constitutivos del psiquismo.

Los padres tienen que ser conscientes de las influencias que ejercen sobre sus hijos

En la construcción de la autoestima es decisiva la influencia de los padres, o quien ocupasen estos roles. Cabe aclarar aquí que en la crianza de los niños se habla de dos tipos de funciones, que en un comienzo fueron llamadas materna y paterna, pero que actualmente se prefiere enunciarlas como “de amparo y sostén” y “de corte y diferenciación”, debido a que pueden ejercerlas indistintamente ambos cuidadores, o un solo cuidador, dependiendo del tipo de familia que se constituya.

El modo en que los tutores hablen al y del niño tendrá efectos de significación sobre cómo éste se presente a sí mismo, hable de sí y se sienta con respecto a sus potencialidades y limitaciones.

Autoestima en la adolescencia: el grupo de pares

Así como en la infancia son los padres quienes tienen mayor peso en la autoestima -lo cual se sostiene a lo largo de la vida en diferente medida-, en la adolescencia es fundamental la mirada que proviene de otros adolescentes.

La aceptación o el rechazo de los pares, es muy importante en la autoestima del adolescente, quien está abriéndose paso al mundo y, poco a poco, individualizándose de la familia, para desarrollar su autonomía y nombrarse de un modo diferente al ya nombrado por los padres.

Escenarios propios de un círculo que lastima sobre la base del auto-cuestionamiento

De esta manera, es más probable, aunque siempre depende de cada sujeto concreto, que un adolescente aceptado y valorado socialmente por su grupo de pares, tenga una autoestima saludable, una percepción favorable de sí mismo. Mientras que un adolescente excluido desarrolle sentimientos de inferioridad y una baja autoestima.

El problema de las redes sociales

Actualmente, la vida de muchos sujetos, especialmente los adolescentes, transcurre en la realidad virtual de las redes sociales, tales como Facebook, Instagram y Twitter.

Es en las redes donde muchos sujetos encuentran la aceptación y así alimentan el ego, elevando la autoestima. No obstante, estamos frente a un arma de doble filo, debido a que las redes también son fuente de exposición negativa, de acoso cibernético y variadas humillaciones públicas, haciendo que los sujetos expuestos sean más propensos a desarrollar problemas de autoestima, especialmente en caso de adolescentes o sujetos vulnerables, en sentido psicológico.

¿Cómo influye el bullying?

El Bullying o acoso, en sus diferentes formas, es un gran ocasionador de problemas psicológicos. Crea situaciones que derivan en que los sujetos afectados, víctimas de su entorno, puedan padecer de una autoestima baja, es decir, ver afectada su valoración propia, ya que quienes los rodean se enfocan en aspectos etiquetados como negativos.

Es fundamental concientizar sobre la existencia del Bullying y tomar medidas para luchar contra el mismo, debido a que es una problemática muy usual, sobre todo en los ambientes escolares y, tratándose de niños o adolescentes, es decir, personas en plena formación psíquica, los daños son más profundos y serán más difíciles de sanar.

Importancia de querer mejorar la autoestima y cómo hacerlo

Uno debe fortalecer la autoestima para aprovechar los momentos

Este es un tema muy complejo, debido a que difieren ampliamente las causas por las que una persona puede tener su autoestima baja o fragilizada, sin embargo, a grandes rasgos se trata de aceptarse uno mismo, con defectos y potencialidades y no quedarse fijado en las limitaciones, entendiendo que como seres humanos somos por definición imperfectos y eso está bien.

También se trata de desprenderse de las percepciones del entorno, en cierta medida, debido a que ciertas etiquetas, prejuicios, etcétera, no debiesen dañar la representación que tenemos sobre nosotros mismos.

En caso de que se quiera iniciar una terapia psicoanalítica por problemas de autoestima, se trata de desandar caminos por los que hemos llegado a desarrollar conceptos desfavorables acerca de nosotros mismos, explorar aquello desconocido en nuestra mente, para luego decidir qué hacer con ello, con un grado mayor de libertad.

Hay diversidad de terapias psicológicas que tratan el fortalecimiento de la autoestima, así como otros medios de incrementarla, como pueden serlo el camino del arte, los deportes, pasatiempos, o cualquier ámbito en el que podamos expresarnos y sentirnos realizados psíquicamente, fortaleciendo nuestra estima propia.