Bioma y Biodiversidad Significado, Zonas Bióticas, Clasificación e Importancia

  • Por Madelaine de la Rosa (Bióloga)
  • Oct, 2020
  • ¿Qué configura un bioma y cuándo se habla de biodiversidad?

    Un bioma comprende un espacio geográfico cuyas características determina la posibilidad de los seres vivos que pueden estar presentes en la misma, en concordancia con las adaptaciones morfológicas (aspectos físicos y conductuales alcanzados luego de la evolución de la especie que le permiten al ser sobrevivir en un hábitat). Cuanto más grande sea la diferencia entre los hábitats (lugar donde mora una especie), mayor será la diferencia morfológica en los individuos que la habiten. Por su parte, la biodiversidad o diversidad biológica consiste en la pluralidad de especies de todos los reinos de seres vivos existentes sobre el planeta.

    Elementos determinantes de las zonas bióticas

    Los biomas son comunidades biológicas que se relacionan entre sí en una específica zona de vida. En cada bioma se establecen relaciones complejas entre los organismos y el ambiente.

    Existen elementos que regulan la vida en los biomas, como lo son:

    • El clima, que puede variar según la altitud, la latitud, la humedad, entre otros.

    • Los suelos, los cuales permiten el desplazamiento de los animales, definen el tipo de vegetación y la calidad del alimento.

    • La vegetación, que a su vez depende del tipo de suelo y determina el o los tipos de animales que habitaran la región.

    En estas zonas, tanto el agua como el aire, presentan diferencias sustanciales debido a sus propiedades físicas y químicas, que obligan a las especies a poseer adaptaciones específicas que les permitan desarrollarse en tales ambientes.

    Un ejemplo es que los organismos acuáticos requieren de menor soporte esquelético que los terrestres en razón de que el medio líquido es más denso, proporcionando mayor sostén a los habitantes acuáticos, por lo que organismos como medusas y ballenas no podrían vivir fuera del agua. Los animales marinos también pueden alcanzar un mayor tamaño que los terrestres.

    De la misma manera, el agua es de vital importancia para las plantas acuáticas, pues transporta nutrientes en forma directa a toda la planta; contrario a las plantas terrestres que necesitan contar con sistemas vasculares de transporte de agua y nutrientes desde las raíces pasando por el tallo hasta las hojas.

    Clasificación de los biomas en cuatro grandes grupos

    1. Biomas Terrestres: están distribuidos de manera irregular sobre los continentes. Estos incluyen selvas tropicales, praderas, sabanas tropicales, desiertos, bosques caducifolios, bosques de coníferas, chaparrales y tundras. Cada uno presenta diversas especies de animales y vegetales perfectamente adaptadas a las condiciones ambientales de la región.

    2. Biomas Dulceacuícolas: son los biomas de aguas dulces que pueden ser tanto de aguas quietas, como los lagos y las lagunas, y también contener aguas corrientes como la de ríos y arroyos, en donde se encuentran muchas especies de peces e invertebrados, así como cocodrilos, patos, pelícanos y garzas.

    3. Biomas Marinos: son biomas de aguas saladas y en ellos también se encuentran diversas especies como algas, corales, erizos, focas, tortugas y gran variedad de peces.

    4. Biomas Polares: se encuentran en el Ártico y en la Antártida, y en ambos polos se presentan grandes diferencias en sus características climáticas, siendo más inhóspito el polo sur por sus temperaturas más bajas. En este tipo de bioma se localizan, increíblemente, especies como plantas con flores, pingüinos, insectos, musgos, líquenes, aves, y mamíferos como zorros y osos.

    Clasificación en el nivel de la biodiversidad

    Se refiere a la cantidad de especies que coexisten en una región geográfica determinada. Es variable de bioma a bioma y depende del clima, del suelo, del tipo de productores primarios y de los efectos humanos que ejercen un impacto ambiental sobre ellos, ya sea por preservación o destrucción masiva de los ambientes naturales, permitiendo agruparse en:

    • Genética: se refiere a la variación en la información genética de los seres vivos, tanto intraespecífica como interespecífica.

    • Ecología: se refiere a la diversidad de hábitats, comunidades biológicas (biocenosis), ecosistemas y a las interacciones entre ellos.

    • Específica: señala la variedad de especies que se encuentran en una determinada zona geográfica.

    Algunos autores se atreven a añadir la biodiversidad cultural en el caso del hombre, referida a la innumerable cantidad de conocimientos obtenidos a lo largo de la historia de los pueblos, y que influye en las costumbres y conductas humanas.

    Importancia de la biodiversidad

    La biodiversidad es imprescindible para sobrevivir, pues los seres que la componen ajustan orgánicamente los flujos de energía y materia que definen y equilibran el espacio terrestre y las zonas costeras.

    Es así como los procesos climáticos y atmosféricos se ven incididos por la biodiversidad. Gran parte de los fenómenos ambientales que involucran a la tierra, el mar y la atmosfera, son consecuencia de las organismos, como por ejemplo el proceso del gas de efecto invernadero, el albedo y la evapotranspiración.

    La biodiversidad determina la recuperación y reconversión así como el reciclaje de elementos y moléculas contenidos en desechos y restos de materia orgánica de origen animal y vegetal. Además, un ecosistema en equilibrio se constituye de especies que cumplen funciones de degradación de materiales de desecho, de fijación de carbono y nitrógeno, es decir, individuos que contribuyen con el reciclaje de los elementos de la naturaleza.

    Monetaria y comercialmente detenta una gran utilidad porque proporciona alimentos, silvicultura, piscicultura, y medicamentos. Mientras que para la industria provee o permite producir telas, madera, aceites, caucho, látex, cuero, entre otros productos.

    Es de interés para el turismo ya que existen áreas donde las características naturales hacen propicio el ecoturismo.

    A pesar de lo anterior, hay que tomar mucho en cuenta que algunas actividades del hombre atentan contra la biodiversidad, por ejemplo las actividades agrícolas y ganaderas, uso intensivo de pesticidas, la construcción de puentes, vías de tránsito vehicular o de ferrocarriles, proyectos hidroeléctricos que hagan necesarias desviaciones del agua.