Continente Significado, ¿Son 5?, de Pangea a Eurasia, Antártida, América del Sur y Norte

  • Por Nelly Guzmán (Prof. en Geografía e Historia)
  • Sep, 2020
  • ¿Qué constituye el reconocimiento de un continente?

    En un principio la distinción de un continente responde a un gran y único cuerpo físico delimitado y apartado por un océano, no obstante, en la práctica moderna, a partir de la revelación de los horizontes del planeta, la misma identificación es influenciada por una convención de orden geográfico, cultural y político. Solo basta con observar los predominios del idioma, religión, e historia, para darse cuenta que más allá de los espacios físicos, hay elementos de carácter humano que moldean y reconocen a cada designación, razón por la cual existe un debate sobre la cantidad de continentes, siendo cinco el número mágico para las Naciones Unidas, declarando Oceanía, Asia, Europa, África y América.

    Cuando vemos el mapamundi, surgen interrogantes: ¿por qué se dice que existen 5 continentes si vemos solo dos grandes bloques de tierra y uno más pequeño debajo? ¿Cómo se separan? ¿Bajo qué parámetro se forma un continente? ¿Siempre fue así? Continente tiene su raíz en las formas del latín contĭnens, contĭnentis, implicando la idea de continuidad y, al mismo tiempo, unificación, y si bien puede definirse como un bloque de tierra emergida, no se puede decir que estrictamente sea una tierra continua, ilustrándose por los casos de Europa y Asia, cuyos límites vienen dados por elementos geográficos y/o culturales.

    Origen: del supercontinente Pangea al Nuevo Mundo

    De acuerdo con la teoría de la deriva continental (la más aceptada hasta ahora) de Alfred Wegener, existía un supercontinente llamado pangea, rodeado de un gran océano llamado panthalassa. De esta forma, las placas tectónicas de la tierra se han venido moviendo progresivamente, hasta constituirse en los bloques continentales que hoy conocemos.

    En cuanto a cómo se originaron cada uno de ellos, cabe mencionar que fueron los griegos quienes tuvieron esa primera noción de continente, luego de que los navegantes se percataran de la separación entre Asía y Europa a través del Mar Egeo, el Mar de Mármara y el Mar Negro. Por otra parte, la separación de Asia y África se dio a través del Rio Nilo.

    Luego, en 1492 vendría lo que se denominó el descubrimiento del Nuevo Mundo, o lo que actualmente es América. Posteriormente, en 1606 se descubre la existencia de Australia, la cual se consideró parte de Asia por un tiempo hasta que se tomó como un continente independiente.

    Con respecto a los nombres, África viene por el nombre de la tribu de los Afri y fueron los romanos quienes les dieron esa denominación a los pobladores cercanos al Cártago y data de aproximadamente 2000 años. En el caso de América, viene por la feminización del nombre Américo, en referencia a Américo Vespucio, quien realizo exploraciones en territorio americano, y con base en sus observaciones, se diseñó el primer mapa de la región.

    Asia, proviene del vocablo Asuwa que significa fangoso o limoso, característico de los suelos de esa región. Europa, proviene de la mitología griega, era hija de un rey fenicio llamado Agenor, a quien Zeus adquiriendo forma de toro secuestró y luego de enamorarse de él, tuvo tres hijos. Finalmente Oceanía, se refiere a la abundante agua que rodea a sus países integrantes: Nueva Zelanda, Australia y otras islas más.

    ¿Fueron, son y serán 5 continentes?

    Existen muchas discrepancias en cuanto si en los tiempos actuales de verdad son 5 continentes, o si existen más. Eso va a depender de donde se tome la referencia. Para la ONU y la mayoría de los organismos internacionales, existen 5 continentes y con base a ello realizan sus proyecciones.

    La discrepancia surge al momento en que se toma de forma literal el hecho de que un continente es una tierra continua. En este caso Europa y Asia serian uno solo, denominándosele Eurasia. Pero además, el descubrimiento de Antártida, ha hecho que en muchos países se haya tomado como otro continente.

    Por otra parte, América se ha venido tomando como dos continentes separados por el istmo de Panamá, hablándose de una América del Norte (que incluye a Centroamérica) y una América del Sur.

    ¿Podrían cambiar de forma los continentes? Si se toma en cuenta la teoría de la deriva continental, puede decirse que la tierra no deja de moverse, por lo que es probable que en muchos años los continentes dejen de ser tal y como los conocemos, pero este es un proceso lento que puede tardar hasta millones de años. Lo que no puede descartarse es que la Tierra, a través de sus procesos volcánicos y tectónicos, siempre se va a ir acomodando.

    Reflejo de evolución geográfica, así como del orden sociocultural y geopolítico

    Desde el punto de vista histórico, los continentes adquieren un gran significado, puesto que su dinámica ha permitido entender sus procesos evolutivos en el orden económico, social y cultural. Es así, como se pueden analizar ciertas discrepancias, tales como la de Europa, quien por un lado en el devenir de la historia se convirtió en el continente dominante, alcanzando su supremacía en el proceso de colonización de América.

    Por otro lado está África, quien se ha visto azotada en vastos periodos de tiempo por innumerables procesos de hambruna, crisis política y económica, además de enfermedades y desastres naturales, todo lo cual ha sido un sello que los ha distinguido.

    Además de esto, los continentes resultan importantes desde el punto de vista geográfico, tanto para la física como para la humana. En la geografía física, permite entender las variaciones de relieve, clima y vegetación que presentan. Un claro ejemplo es la Cordillera de los Andes que comparten diversos países de América del Sur, que va desde Venezuela hasta la Argentina.

    En la geografía humana, resaltan aspectos como las diferencias en las densidades de población, así como las diversidades en las economías y en la cultura. En el caso de América, si bien concentra gran cantidad de población en sus capitales, la mayor concentración se haya en Estados Unidos, por su fortaleza económica y la alta calidad de vida que ofrece.

    Así pues, los continentes como unidades geográficas son de gran valor para comprender como la Tierra es un elemento dinámico desde el punto de vista humano y geológico, entendiendo, claro está, que a pesar de su forma no deben confundirse con las placas tectónicas, puesto que algunas placas pueden ser parte continental y parte oceánica.