Significado de Córtex Cerebral

¿Qué es el córtex cerebral?

También conocido como corteza cerebral, es la capa externa que recubre al cerebro. Desde el punto de vista antropológico, es una estructura que representa un gran paso evolutivo para muchos animales, aunque en especial para el hombre, al permitir que el cerebro tenga la capacidad de procesar información que se transforma en juicios, percepciones, pensamientos, imaginación, lenguaje y en especial conciencia.

Estructura: La corteza cerebral está formada por sustancia gris

El sistema nervioso esta conformado por un tipo especial de células, llamadas neuronas. Estas células se caracterizan por tener un cuerpo del que parten y al que llegan un gran número de prolongaciones, se trata de las dendritas y los axones.

Para que los impulsos nerviosos logren viajar con mayor rapidez, estas terminaciones están recubiertas por una membraba de mielina, de forma similar a lo que ocurre con los cables de electricidad que tienen un filamento central recubierto por una envoltura plástica.

Si miramos el cerebro podremos identificar zonas de color gris y otras blanquecinas. Las zonas mas oscuras, conocidas como sustancia gris corresponden a los cuerpos de las neuronas, mientas que las áreas blancas o sustancia blanca corresponden a las prolongaciones.

El córtex cerebral es un área oscura, formada por sustancia gris. Allí se encuentran los cuerpos de las neuronas encargadas de cumplir funciones específicas relacionadas con los movimientos, la sensibilidad, la audición, la visión y el habla.

Morfología del córtex cerebral

La corteza cerebral cuenta con una gran cantidad de neuronas (hablamos de miles de millones de neuronas), que pueden ser de varios tipos.

Para poder abarcar esta inmensa cantidad de células, el córtex se pliega formando ondas separadas por depresiones que se conocen como surcos. Esta estrategia incrementa su superficie.

Los diversos surcos delimitan zonas que se denominan lóbulos cerebrales, cada uno con una función específica. Estos a su vez están formados por circunvoluciones.

Función y ubicación de los lóbulos cerebrales: cada área del córtex tiene trazado un objetivo

El córtex cerebral a efectos funcionales se divide en diversas áreas, agrupadas en los lóbulos cerebrales.

Lóbulo frontal. Corresponde a la parte anterior del cerebro. Se encuentran las áreas prefrontales, relacionadas con el comportamiento y las áreas motoras que regulan los movimientos voluntarios. En el lóbulo frontal izquierdo se encuentra el centro de procesamiento del lenguaje hablado, esta parte especial se conoce como área de Broca.

Lóbulo parietal. Se ubica por detrás del lóbulo frontal y ocupa la parte superior del cerebro. Allí se encuentran las neuronas que regulan el proceso de sensibilidad.

Lóbulo temporal. Se encuentra bajo el lóbulo parietal, justo por detrás de las orejas. Esta zona se relaciona con la audición, la conducta y la comprensión del lenguaje hablado.

Lóbulo occipital. Se ubica en la parte posterior del cerebro, allí se encuentran los centros de la visión y el procesamiento de la información visual.

Lóbulo de la ínsula. Se ubica profundamente en el cerebro, entre el lóbulo temporal y el parietal. Esta región del cerebro se encarga de procesar la información proveniente del sentido del gusto, así como la información sensitiva que se origina en los órganos internos. Otra función en la que interviene es en la integración de la percepción y las emociones, así como en el proceso de empatía.

La actividad del córtex cerebral requiere de áreas de asociación

En cada lóbulo existen zonas que cumplen roles de asociación, estas permiten interrelacionar las funciones de diversas áreas. Esta propiedad obedece a una serie de conexiones entre las neuronas, estas pueden ser entre distintas áreas de la corteza del mismo lado, con zonas ubicadas en la corteza del otro hemisferio cerebral o con grupos de neuronas ubicados fuera de la corteza (áreas profundas del cerebro, cerebelo o tallo cerebral).

Un ejemplo de ello es cuando por ejemplo se quiere bajar una escalera. Se recibe información visual del entorno en el lóbulo occipital, el lóbulo parietal ubica cada parte del cuerpo en el espacio y el lóbulo frontal da las instrucciones para mover los músculos de las piernas y llevar a cabo la acción, todo esto también conforme a la forma en que se debe hacer, que es un patrón que se encuentra almacenado en la memoria.

Todas estas acciones se coordinan gracias a las áreas de asociación que permiten integrar esta información para poder ejecutar la acción.