Significado de Derecho Penal

Joven asustada ante la aproximación de un extraño con un cuchillo

¿Qué es el derecho penal?

Es el marco legal que determina actos criminales para el estudio del caso puntual, la correspondiente pena y el registro en la construcción de la jurisprudencia que sirva como referencia ante la presentación de un expediente de similares circunstancias. Mientras en el derecho civil se configura la imagen de la responsabilidad, en el terreno penal se remite a la acción de un crimen.

Definición del delito en el derecho penal

Para que una acción sea considerada un delito es necesario que dicha acción deba estar tipificada en un código penal. Básicamente, una conducta será delictiva siempre y cuando se cumplan una serie de características contempladas en la ley. De lo contrario, la acción podría valorarse como inmoral o inadecuada socialmente, pero no sería contraria a la legalidad vigente y, por lo tanto, no será castigada con una acción penal.

Por otra parte, se podrá hablar de un delito si se cumplen las siguientes características: hay una acción punible que trae como consecuencia un determinado castigo legal, la acción debe ser voluntaria y tiene que existir una tipicidad (los elementos fundamentales de una acción están recogidos en algún artículo del código penal).

Así mismo, en aquellos casos en los que una conducta delictiva se realizase en defensa propia, la acción podría dejar de valorarse como delito. Por último, para que un individuo sea castigado por la ley tiene que ser imputable (por ejemplo, un menor de edad o un enfermo mental no podrían ser penalizados por la ley porque no tienen una responsabilidad penal reconocida legalmente).

Tipos de delito: doloso o culposo, de acción u omisión, instantáneo o permanente

Dependiendo de la manera de comportarse, el delito se puede considerar doloso o culposo. El primero es aquel en el que existe la voluntad de provocar un perjuicio y en el segundo no hay dicha voluntad pero sí un acto imprudente o temerario.

Según la forma de comportamiento, hay delitos de acción (por ejemplo, cuando alguien incumple la prohibición de fumar) o de omisión (por ejemplo, cuando alguien presencia un accidente de tráfico y no socorre a la persona accidentada).

Según la forma de consumar la acción, el delito puede ser instantáneo (por ejemplo, una acción homicida) o permanente (se incumple una obligación durante un tiempo prolongado).

Diferencia entre atenuante y agravante

En el derecho penal se habla de atenuante o agravante para referirse a aquellas circunstancias relacionadas con un delito que pueden modificar el grado de responsabilidad penal de un individuo. Así, cuando existe un atenuante la pena o condena por la acción delictiva será de menor grado.

Entre los atenuantes más conocidos, podemos destacar los siguientes: cuando una persona tiene un trastorno mental transitorio, cuando alguien comete un delito en legítima defensa, en aquellos casos en los que el delito se comete ante un estado de necesidad o cuando alguien actúa en una situación de miedo insuperable.

Por otra parte, que en algunos casos las circunstancias que rodean el delito también pueden eximir de responsabilidad al delincuente.

Con respecto a las circunstancias agravantes, son aquellas que modifican la responsabilidad penal en un sentido negativo.

Existen varios tipos de agravantes: la alevosía (por ejemplo, una agresión en la que el agresor se asegura de que su víctima no pueda defenderse de ninguna manera), abuso por superioridad (por ejemplo, una persona adulta que comete un robo aprovechándose de la avanzada edad de la víctima) o aprovechamiento por circunstancias que favorecen el delito (por ejemplo, el robo en un establecimiento aislado y durante la noche).