Significado de Geografía Económica

  • Por Nelly Guzmán (Prof. en Geografía e Historia)
  • Ago, 2020
  • Mapa de los 13 miembros de la OPEC, cuyas economías se rigen por el petróleo

    ¿Qué entiende uno por geografía económica?

    Comprende la observación del desarrollo comercial de una región puntual, deteniéndose en las posibilidades y formas mediante las cuales el hombre explota los recursos naturales que tiene a su alcance, generando una dinámicas de producción e impacto sobre la comunidad y el ecosistema locales.

    En América Latina, el petróleo rige las economías de Ecuador y Venezuela, mientras que el cultivo de soja reina en Argentina y Brasil, por su parte en Uruguay predomina la fabricación de celulosa, y en Paraguay la producción eléctrica. México se ha transformado paulatinamente en un referente en la industria automotriz. En cambio, en la última década, la dedicación norteamericana se ha volcado totalmente hacia el petróleo refinado a partir de la técnica del fracking, que causa profundos daños a los suelos, provocando numerosas manifestaciones alrededor de su territorio consecuencia del abuso practicado.

    Así mismo, existe una realidad innegable: cuando un país, a partir de los productores locales y las políticas instaladas, enfoca la mayor parte de su desarrollo a un objetivo en particular, motivado típicamente por la capacidad exportadora, recursos disponibles y el tipo de cambio, otras fuentes pierden su lugar, generando dependencia y fragilidad sobre el abastecimiento y una estrategia de largo plazo. De este modo, se explican por ejemplo las crisis en la historia de Medio Oriente y en Venezuela entorno al petróleo, al respecto de lo cual nace en 1960 el organismo de la OPEC, como un árbitro capaz de negociar el valor del commodity de sus integrantes, fundado por Arabia Saudita, Irak, Irán, Kuwait y la potencia regional latina de Venezuela.

    Esta área surge en el siglo XV, cuya presentación formal vino de la mano de George Chisholm, quien en 1889 publicó su Manual de Geografía Comercial. Así pues, ha sido posible estudiar de una manera más precisa, fenómenos económicos como la Revolución Industrial o el boom petrolero, teniendo en cuenta los elementos físicos (materia prima, localización, recursos naturales) y humanos (población, historia, legislación) inherentes a ellos. Para comprender mejor cómo funciona el sistema productivo económico, se distinguen los sectores económicos (primario, secundario y terciario), los cuales tienen su base en la materia prima y los modos de trabajar sobre la misma (extrayendo, transformando, transportando y comerciando), produciendo un sistema continuo cuya interrupción supone desequilibrios en el orden económico, político y social de cualquier región.

    Ejes de la geografía económica

    En la medida que el ser humano entendió que no solo podía aprovechar los recursos que su entorno le ofrece para subsistir, sino también para producir y enriquecerse, se construye una dinámica que ha determinado el devenir histórico de la humanidad, obligando a delimitar de forma precisa los objetos de estudio, los cuales se presentan a continuación:

    – Relación del espacio geográfico y las actividades económicas

    – Ubicación y desarrollo de las zonas industriales a nivel mundial

    – La dinámica comercial a nivel nacional e internacional

    – Los esquemas de transporte, telecomunicaciones, además del intercambio de bienes y servicios.

    Divisiones de la geografía económica

    – Geografía turística: Estudia áreas de explotación de recursos naturales y culturales.

    – Geografía agrícola. Estudia áreas para la producción de alimentos y forrajes.

    – Geografía de la pesca: Estudia áreas de explotación de especies marinas y agua dulce

    – Geografía Industrial: Estudia la producción febril.

    – Geografía minera: Estudia la extracción de minerales.

    Entender la capacidad y fortalezas locales

    Es importante tener en cuenta que esta disciplina es eminentemente social, partiendo del hecho de que si bien una región posee elementos naturales determinados, es el hombre desde su necesidad y de los conocimientos técnicos que posea, quien va a determinar el esquema económico a desarrollar.

    Partiendo ello, el aporte de la geografía económica radica en el hecho de poder identificar y explotar los recursos disponibles de forma eficiente, y sobre todo, de manera sostenible y sustentable. Así por ejemplo, un cultivo de maíz a gran escala, creará la necesidad de tener la cercanía de empresas agroindustriales en la región, y contar con vías de transporte que permitan la comercialización del producto final. La existencia de estos elementos, permitirá contar con mercancías a un menor costo, y por lo tanto, con alta rentabilidad.

    Si un país desea fortalecer un área económica, debe hacerlo de forma integral, tomando en cuenta la disponibilidad de recursos naturales o minerales, la capacidad técnica de explotarlo y transformarlo, así como su inmediata movilización. De esta manera, tendrá el éxito garantizado en cuanto a producción económica se refiere, lo cual se va a traducir en mejor calidad de vida para la población.

    Nueva era configurada por el cambio climático y la globalización

    Es innegable como en los últimos tiempos se ha venido describiendo la economía desde una perspectiva global, en donde países del primer y tercer mundo hacen vida tratando de generar altos niveles de productividad empleando para ello la tecnología más avanzada. Sin embargo, en la palestra han entrada temas como el calentamiento global, donde la actividad industrial sobre todo, se ha visto cuestionada en cuanto al uso de formas de energía más limpias, que ocasionen el menor impacto posible al planeta.

    Por otra parte, el fenómeno de la globalización, donde países del tercer mundo ya no se han conformado con solo ser emisores de materia prima, ahora pretenden incursionar en el escenario industrial del globo, aunque a costa en muchas oportunidades, de la mano de obra barata que se ofrece, que al final beneficia más aun a los socios del primer mundo.

    Es por ello, que es necesario encauzar la geografía económica hacia un equilibrio armónico entre el hombre y su medio.