Significado de Índice de Masa Corporal

¿Qué es el Índice de Masa Corporal (IMC)?

Es un parámetro que expresa la relación entre la estatura del sujeto y su peso físico. Esta relación se determina para poder establecer si una persona tiene un peso considerado normal, o si se encuentra en el rango de sobrepeso u obesidad.

¿Cómo se calcula el IMC?

Este parámetro se obtiene al dividir el peso del sujeto (en kilogramos) entre el cuadrado de su talla o estatura (expresado en metros).

Su fórmula consiste en: IMC = Peso ÷ (Altura x Altura)

Posibles resultados e interpretaciones

El valor obtenido tras este cálculo permite incluir al sujeto en uno de estos cuatro grupos:

– Menos de 19: Bajo peso.
– 19 a 25: Normal.
– 25 a 30: Sobrepeso.
– Mayor a 30: Obesidad.

El valor obtenido no sólo permite hacer el diagnóstico del estado nutricional del sujeto, sino más bien debe ser interpretado en términos de su relación con el riesgo cardio metabólico. Es decir, la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular, metabólica o ambas.

Los individuos con un IMC por encima de 30 tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos de salud relacionados con la obesidad, como es el caso de la hipertensión arterial, resistencia a la acción de la insulina, diabetes, dislipidemia (elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre).

Aquellos con un valor en rango de sobrepeso, si bien tienen un menor riesgo, ameritan que se lleven a cabo intervenciones como un cambio en su plan de alimentación que permita que logren disminuir su pero corporal hasta alcanzar un índice menor a 25.

Factores de análisis

Este valor permite establecer una relación entre la talla y el peso. Sin embargo, no permite determinar claramente la composición corporal. Por lo que una persona con un gran volumen muscular pudiera alcanzar un IMC en rango de obesidad, así como otra con una estatura muy alta pudiera caer en rango de bajo peso.

De esta manera, un mayor índice no necesariamente significa que haya una mayor cantidad de tejido adiposo. Por lo que este parámetro debe complementarse con otros métodos que si permitan de alguna manera discriminar entre contenido de grasa, masa muscular y agua, como es el caso del uso de dispositivos que permitan obtener estos parámetros.

Otro aspecto a considerar es que existe un mayor o menor riesgo cardiovascular en función de la distribución de la grasa corporal.

La obesidad central, en la cual la grasa se ubica predominantemente a nivel de la cintura, se asocia con un mayor riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares que la obesidad localizada a nivel de las caderas y los glúteos. Esto no puede ser discriminado por este cálculo, por lo que debe complementarse con la obtención de otros parámetros como el índice cintura-cadera cuyo valor normal es < de 0,9 en las mujeres y < 1,0 en los hombres.