Significado de Narrador Omnisciente, Protagonista y Testigo

¿Qué caracteriza y diferencia al Narrador Omnisciente, Protagonista y Testigo?

El primero tiene control sobre lo que sucede porque conoce cada detalle de la historia y de los personajes de modo que es narrado de manera externa, mientras que el Protagonista expone la historia desde su propia mirada en primera persona, y el Testigo responde a la figura de un personaje secundario que nos describe lo que vive desde su óptica sin conocer los secretos de los otros actores.

Características del Narrador Omnisciente en las novelas clásicas

Se denomina omnisciente porque conoce a la perfección todos los acontecimientos, así como la psicología, las acciones y los sentimientos que se dan en los diferentes personajes. Así mismo, se trata de una voz externa a la narración y como tal no participa de la trama. Se podría decir que es como una cámara que observa unos hechos pero que no participa en ellos.

Algunos ejemplos clásicos son los siguientes: “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez o “Un mundo feliz” de Aldous Huxley. En todos estos ejemplos se habla en tercera persona y quien cuenta la historia conoce todos los aspectos de la misma.

En síntesis, a través de la perspectiva del narrador que lo ve y lo sabe todo el lector va interpretando todos los elementos de una trama.

Características del Narrador Protagonista

Este recurso literario tiene una característica general: quien cuenta una historia es el protagonista de la misma. En otras palabras, cuenta algo en primera persona. En consecuencia, el autor del texto crea un personaje y a partir de él se narran unos acontecimientos. De alguna manera, el narrador de la ficción es el sustituto del narrador real.

Al formar parte de los acontecimientos descritos, el narrador describe solamente su punto de vista y, por lo tanto, ignora las motivaciones reales del resto de personajes. Al mismo tiempo, el lector solo conoce la perspectiva del narrador que relata los acontecimientos.

En la historia de la literatura universal la novela “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust o el relato “El corazón delator” de Edgar Allan Poe son dos ejemplos paradigmáticos de esta modalidad narrativa.

Características del Narrador Testigo

En este caso quien cuenta la historia no es el protagonista principal sino un personaje secundario y, por lo tanto, un simple testigo de los acontecimientos. En esta forma de contar una historia la psicología del personaje principal solo se conoce parcialmente, pues el narrador sabe lo que observa pero desconoce qué sucede en la mente del protagonista.

En ocasiones el testigo se encuentra muy alejado de la historia que cuenta y su conocimiento sobre ella es indirecto.

En las novelas sobre el personaje de Sherlock Holmes, quien cuenta lo que sucede es el doctor Watson, un personaje relevante pero que siempre está en un segundo plano.

En el cuento “La intrusa” de Jorge Luis Borges el narrador cuenta algo que le contaron a él. En algunos casos el testigo es una especie de narrador omnisciente.