Significado de Neoliberalismo

Neoliberalismo implica colocar a los mercados a merced de la honestidad y transparencia de los más poderosos

¿Qué es el Neoliberalismo?

En pos del desarrollo económico, es una ideología que propone la menor injerencia posible del estado sobre los mercados, pero ello abre la puerta al abuso de los poderosos, con respecto a los precios y las condiciones laborales, siendo que en este contexto cada uno vela por sí mismo.

En su deconstrucción etimológica, se observa que está compuesto por el vocablo griego, neo, que entiende aquello que es nuevo, seguido del latín liber, que refiere a libre, y del sufijo -ismo, que se traduce como sistema.

Principios del Neoliberalismo

Inspirándose en el principio económico de laissez faire y en los mecanismos espontáneos de oferta y demanda, algunos teóricos (por ejemplo, Milton Friedman y Friedrich von Hayek) desarrollaron una nueva versión del liberalismo clásico basado en la mínima intervención del estado en la economía.

En otras palabras, para que las distintas iniciativas empresariales tengan éxito es necesario que operen en un marco de máxima libertad y con las mínimas restricciones normativas.

En el contexto laboral se defiende que los trabajadores tengan que negociar sus condiciones de trabajo con las empresas de manera individual y no de forma colectiva. Así mismo, se rechaza cualquier imposición relacionada con un salario mínimo o con cualquier norma de carácter general que limite la libre negociación entre trabajador y empresario.

La ausencia de intervención del estado en la economía afecta igualmente a los servicios que presta el estado a la sociedad. Los defensores de esta doctrina consideran que los servicios públicos deberían ser sustituidos por empresas privadas y, en este sentido, los usuarios tendrían que pagar los servicios recibidos.

Un ejemplo que ilustra este tipo de propuestas es la privatización de centros penitenciarios en Estados Unidos.

Una de las medidas concretas que propugnan los teóricos del neoliberalismo consiste en permitir el libre comercio sin ningún tipo de aranceles aduaneros.

La reducción de impuestos y de gasto público son dos herramientas clásicas de quienes defienden los planteamientos neoliberales.

En síntesis, la defensa de la libertad como valor supremo es la que debe guiar las decisiones económicas y no económicas en una sociedad.

Neoliberalismo en oposición al modelo de estado de bienestar

El denominado estado de bienestar se asienta sobre una serie de principios:

1) el estado debe intervenir activamente como regulador del sistema económico,

2) los servicios públicos están orientados a satisfacer las necesidades del conjunto de la población y

3) el reconocimiento de los derechos sociales garantiza que los ciudadanos tengan unos mínimos niveles de bienestar.

El neoliberalismo se opone a este modelo por varios motivos. En primer lugar, porque aumenta el gasto público. En segunda instancia, porque los elevados impuestos que se requieren para mantener el estado del bienestar frenan el crecimiento de la iniciativa empresarial. Por último, cuando el dinero de los contribuyentes está controlado por el estado los individuos dejan de ser libres para decidir lo que hacen con su dinero.

Críticas al neoliberalismo

Desde lo ético, algunos consideran que el libre mercado sin ningún tipo de control estatal solo beneficia a los poderosos.

Desde un punto de vista político, la primacía de los mercados atenta contra la democracia. En otras palabras, los principales actores de la actividad económica son los que marcan el rumbo de la humanidad y ninguno de ellos ha sido elegido democráticamente.

Las políticas de privatización y la no regulación del estado en la economía crean una situación de desprotección social para los más desfavorecidos.

Las doctrinas neoliberales se guían por criterios principalmente economicistas y, en consecuencia, todo lo que no puede medirse en términos de beneficio deja de interesar. En este sentido, la preservación del medio ambiente no tendría un especial interés para los defensores de esta doctrina, ya que dicha preservación va en contra de las compañías que se dedican a la explotación de los recursos naturales.