Significado de Paciencia

Un cachorro mirando hacia el horizonte, esperando su dueño regresar del viaje que emprendió

¿Qué es la paciencia?

Es una característica del carácter presente en cada individuo, que se manifiesta con mayor o menor capacidad, sobre la cual se puede trabajar para que sea de beneficio personal. Aprender a esperar, dedicar el espacio y tiempo necesarios a algo, detenerse para reflexionar, o expresar tolerancia a un amigo, familiar o colega de trabajo, son aspectos determinantes en esta concepción. Tiene su origen etimológico en el latín patientia, implicando una cualidad que le pertenece a aquél que sufre, siendo que a partir de la deconstrucción del término se observa el vocablo pati, que se traduce como sufrir, y luego los sufijos -nt, que identifica relación, e -ia, que se entiende como una cualidad.

Las nuevas tecnologías causan impaciencia y estrés

Los dispositivos que manejamos a diario tienen todo tipo de ventajas. Entre ellas podemos destacar una por encima de las demás: facilitan la vida diaria en todos los órdenes. Sin embargo, al poder realizar acciones con unos pocos clics y de manera casi inmediata nos convertimos en personas impacientes.

Nos hemos acostumbrado a tener respuestas aquí y ahora y, por lo tanto, tenemos dificultades a la hora de afrontar situaciones que requieren de un cierto tiempo de espera. En síntesis, la rapidez inherente a las nuevas tecnologías provoca una activación de la inquietud.

Ejemplos para cultivar la paciencia

Hemos de aprender a desconectarnos temporalmente del teléfono móvil y de las redes sociales. En lugar de depender de la información que recibimos a diario, deberíamos tomar una cierta distancia.

Deberíamos incorporar un tiempo para nosotros en el que no hagamos nada (sin consultar el móvil y centrándonos exclusivamente en lo que sentimos y experimentamos en el momento presente).

Para conectar con el tiempo presente es aconsejable escuchar al cuerpo a través de una actividad placentera (por ejemplo, una sesión deportiva o un masaje).

No hay ninguna necesidad de ir constantemente acelerado. Así, comer con lentitud disfrutando del alimento o realizar cualquier acción con una actitud serena son estrategias que favorecen el cultivo de la paciencia.

Las técnicas de relajación como el mindfulness proporcionan sosiego espiritual. Este tipo de ejercicios sirven para proyectar la meditación en otras circunstancias de la vida diaria.

Valor de la paciencia en la biblia

En el Antiguo Testamento, concretamente en el Libro de Job, se cuenta la historia de este profeta. Según el relato bíblico era un ganadero con grandes virtudes y con una inmensa fortuna, con diez hijos y que vivía en el territorio de Uz. Así mismo, se trataba de una persona profundamente creyente.

Con la intención de perjudicar a Job, el Diablo entró en contacto con Yahvé y le dijo que la supuesta bondad de Job era falsa, ya que en realidad actuaba correctamente con la intención de obtener el favor de Dios y no por su propia voluntad. Con el fin de conocer su auténtico espíritu, Yahvé hizo que perdiera su ganado y sus cosechas y permitió que sus hijos murieran. Luego el ganadero fue puesto a prueba y una enfermedad cubrió su cuerpo de llagas. Ante esta situación adversa Job continuó adorando a Dios, incluso cuando su esposa no entendía su comportamiento.

A pesar de recibir este duro castigo, el hombre no se apartó del mal y aceptó con resignación su desgracia, pues entendía que provenía de la voluntad de Yahvé. Para premiar la fidelidad de su siervo, el Creador le devolvió la salud y sus riquezas.

Para el cristianismo, el judaísmo y el islamismo, Job es considerado un ejemplo a seguir. En la tradición cristiana se destaca su actitud paciente.