Significado de PCI

¿Qué es el PCI?

Son las siglas en inglés que remiten a Interconexión de Componentes Periféricos, planteando un puente (definido técnicamente como bus) a nivel del hardware de modo que sea posible delegarle tareas para optimizar el rendimiento global del procesador del equipo, utilizado desde sus orígenes para controlar por ejemplo una tarjeta de sonido, un módem, o posibilitando incorporar puertos USB.

Historia y evolución del PCI

Aunque la primera versión del bus PCI fue presentada al público el 22 de junio del año olímpico de 1992, el trabajo en este estándar había empezado dos años antes en los laboratorios de Intel con el objetivo de superar las limitaciones de velocidad y rendimiento que ya presentaban los buses MCA, EISA y VESA, y para unificar estos formatos ofreciendo una interfaz única para la conexión de tarjetas de expansión en una computadora.

La primera especificación del bus PCI consistía en una arquitectura de 32 bits con una velocidad de 33 MHz y 133 Mbps de tasa de transferencia de datos. También contaría, poco más adelante, con una versión de 64 bits que corría a 66 MHz, con una tasa de transferencia de 533 Mbps.

Su éxito en el mercado tuvo que esperar hasta 1994 con la introducción de la segunda generación de microprocesadores Pentium, algo que daba más cancha para la introducción de un nuevo formato de bus. No obstante, el bus PCI tuvo que convivir todavía durante unos cuantos años con otros buses remanentes de épocas pretéritas por motivos de compatibilidad con el abundante hardware existente.

Pese a que el bus era lo suficientemente rápido como para cubrir las necesidades de la mayoría de los periféricos, no llegaba a la altura de las necesidades de las tarjetas gráficas más exigentes, por lo que en 1997 nació el estándar AGP, con un bus dedicado específicamente a estas.

PCI Express

En 2004 se introducía el PCI Express (también denominado PCIe), el mayor cambio del bus PCI y que supuso la eliminación del bus AGP para las tarjetas gráficas, unificando definitivamente todos los buses de expansión en un formato totalmente único.

El PCI Express rompe completamente con la arquitectura del PCI clásico, consiguiendo en su primera versión velocidades que van desde los 250 Mbps hasta los 4 Gbps, mientras que en su sexta versión vamos desde los 8 Gbps hasta los 128 Gbps. Es notable la evolución desde la primitiva especificación PCI.

Funciones del PCI

Una de las grandes ventajas del bus PCI desde sus primeras implementaciones hasta las versiones más modernas, es la capacidad de autoconfiguración.

Ya sea la tarjeta a conectar una placa gráfica, de sonido, de red o de cualquier otra naturaleza, no tenemos que configurar nada más a nivel de hardware, solamente instalar los drivers en el sistema operativo.

Esta capacidad de autoconfiguración es debida a que el estándar PCI prevé que sean los dispositivos conectados mediante este bus los que informen al sistema de su direccionamiento, de forma que los recursos se asignan al encender la máquina, y no mediante ningún tipo de interruptor o configuración que deba establecerse previamente.

Además, históricamente, ha permitido unificar las tarjetas para distintas arquitecturas informáticas, erigiéndose en un estándar universal que a día de hoy utilizan tanto servidores como desktops, tanto Mac como PC.

También existen diferentes medidas de este bus, de forma que es posible implementar computadoras con un tamaño reducido como, por ejemplo, para ser utilizadas como centro de ocio multimedia en un salón conectadas a la televisión, o bien en computadoras de sobremesa de un tamaño más tradicional en el mundo de la computación. Incluso tenemos una versión para computadoras portátiles (Mini PCI).

Si bien la arquitectura PCI y su continuación en forma de PCIe no son las más eficientes del mercado, si ofrecen una buena relación calidad y prestaciones por precio, convirtiéndolas en opciones asequibles tanto para los fabricantes como para los usuarios.

Estos últimos, además, pueden preservar sus inversiones en hardware al traspasar tarjetas desde su antigua computadora a la nueva.

Adopción del PCI-Express (PCIe)

Actualmente, con la gran integración que podemos ver en cualquier computadora de sobremesa, el bus PCIe ha quedado prácticamente relegado a las tarjetas gráficas, puesto que la tarjeta de red y la de audio ya acostumbran a venir incorporadas en la placa base, así como sus conectores.

La tarjeta gráfica también viene integrada en la placa base en muchos casos, pero si se desea disponer de una tarjeta más potente, se instalará una en formato PCIe.

Este bus también está llamado a ser el futuro del almacenamiento, sustituyendo el formato SATA con el más moderno M.2 y derivados a través de un conector de formato PCIe Mini Card.

Dicho formato ya está en uso de forma abundante en los portátiles ultraligeros, ya que ahorra mucho espacio, y es previsible que vaya penetrando poco a poco en el formato de sobremesa.