Significado de Propiedad Pública

¿Qué es la propiedad pública?

Es aquella que no pertenece a un particular. Cuando esto sucede, se habla de dominio o titularidad pública, por lo que es importante indicar que todos los bienes considerados como propiedad pública son aquellos de uso comunitario, en otras palabras, son propiedad de toda una comunidad.

Se identifica a la propiedad como la titularidad demostrada legalmente sobre un bien o cosa, y que permite un uso del mismo cuándo, dónde, y cómo se quiera. No obstante, en paralelo a estas libertades, también conlleva responsabilidades. En este marco hay que entender que una propiedad pública no es una propiedad del Estado; lo que sucede es que el Estado tiene la responsabilidad de salvaguardar los intereses públicos, pero no quiere decir que sea dueño de ellos o que los pueda usar a su completo antojo.

Diferencia entre bien público y espacio público

Son un par de conceptos distintos, pero que se suelen confundir, por lo que resulta imperativo aclararlos. Hay que tener en cuenta que, desde el punto de vista jurídico, tienen implicaciones distintas.

Bien Público:

Se caracteriza por el uso, individual o en colectivo, que le puede dar cualquier ciudadano/os sin ningún tipo de restricción. Muchos de estos bienes son el resultado de los derechos de los habitantes de la ciudad, estado o nación.

Al respecto, se puede ejemplificar mencionando los museos públicos, los parques públicos, las bibliotecas públicas, el alumbrado público, los hospitales públicos, la seguridad policial, el cuerpo de bomberos, el equipamiento armamentístico de las fuerzas militares y policiales, los muebles de las oficinas y entidades públicas, el correo postal, el espacio aéreo y las vías de tránsito terrestre, las playas, etc.

Espacio Público:

Son lugares donde no se puede restringir el paso de las personas. En buena medida, son el resultado de haber separado el espacio urbano de las propiedades privadas.

Son porciones de suelo donde las personas pueden moverse sin inconvenientes. Suelen usarse para transporte, esparcimiento, actividades culturales, etc. Como casos de espacios públicos podemos mencionar las plazas, las calles, avenidas, etc.

El espacio público debe mantenerse, en cambio los bienes públicos deben ofrecerse para que estén a disposición de los ciudadanos. En ambas facetas, el Estado cumple roles importantes, y en razón a ello, hacemos algunas consideraciones a continuación.

Ejemplos del Estado, servicios y entidades públicas

Desde el punto de vista legal, el Estado es quien debe velar por los bienes públicos y los espacios públicos. Para cumplir con esta labor, requiere crear un conjunto de entidades que actúen con la finalidad de asegurar tanto los bienes como el buen estado de los espacios públicos. Es decir, girar instrucciones a los órganos y funcionarios públicos encargados de velar por lo que se conoce como propiedades públicas.

La prestación de servicios es una labor infaltable en un Estado, y cuentan con el dinero de impuestos y otros tributos para poder cumplir con sus funciones. Por ejemplo, hay empresas del Estado abocadas al servicio eléctrico o al suministro de agua.

El derecho público, en el marco de las propiedades públicas, tiene gran cantidad de aspectos que deben ser aclarados. Básicamente, debe abordar las disputas entre lo “público” y lo “privado”, así como dejar en claro las responsabilidades respecto a lo “público”.

Por ejemplo, es frecuente que bienes y espacios públicos terminen descuidados, ya que son considerados de “nadie” cuando en realidad son de “todos”. A la par, suele suceder que se recarga de manera excesiva en el Estado la responsabilidad, cuando lo cierto es que todos los ciudadanos deben colaborar en esta labor. Estos son aspectos que el derecho público debe abordar y estudiar.

Bienes de dominio público

En el caso de estos bienes, sucede que el Estado es quien tiene la obligación y potestad de administrarlos. Por ejemplo, el suministro de alumbrado público no es responsabilidad de particulares. No obstante, el Estado puede contratar a una empresa privada para que se encargue del mantenimiento respectivo.

Sitios categorizados como Patrimonio de la Humanidad

Se trata de un caso muy especial. Son sitios cuyo valor histórico es considerado un bien de la humanidad, es decir, que implica regulaciones internacionales. Esto le otorga al Estado mayor responsabilidad, ya que son espacios públicos o construcciones que tienen importancia no solo para los ciudadanos de un país, sino para la sociedad internacional.

En este caso, el derecho público se relaciona con acuerdos internacionales, por lo que procura la preservación, cuidado y que las personas tengan acceso a ese lugar.

Interferencias en el espacio público

El tema del libre tránsito es de los más relevantes al hablar de Propiedad pública. Ocurre que muchos espacios públicos son interferidos por particulares.

Un caso al respecto sucede en Argentina, en las cercanías del Lago Escondido. Este cuerpo de agua es un espacio público, pero, para poder arribar a este lago resulta que ahora es necesario pasar por terrenos comprados por la empresa internacional Hidden Lake. El sendero adquirido por esta compañía implica un hermoso paisaje natural para el turismo. Lo que se plantea es que se debe declarar como espacio público no solo el lago, sino también su sendero de acceso. Solo de esa manera se garantiza que la población pueda tener acceso y disfrute del lago. Hay que tener en cuenta que el espacio público es un derecho y nada debe obstaculizarlo.

Protestas que emplean como recurso el bloqueo de calles o avenidas

Esta es una diatriba constante. Si los ciudadanos desean protestar, pueden hacerlo en espacios públicos. El asunto es que estas protestas no deben obstaculizar los derechos de otros ciudadanos. Si bien bloquear calles y avenidas es una manera de llamar la atención, lo cierto es que se afecta a otras personas que necesitan aprovechar su libre tránsito.

En general, está prohibido obstaculizarla pasos públicos. Las protestas pueden consistir en concentraciones, uso de pancartas, y en cualquier otro método para llamar la atención, pero, por su parte, el Estado tiene la responsabilidad de mantener el tránsito libre para las personas. Al respecto, ellos siempre apuntan a que el tránsito debe mantenerse intacto.

Hay que tener en cuenta que el espacio público es el sitio donde se encuentran los intereses y derechos de toda una comunidad. Por ello, en ocasiones surgen diatribas entre los ciudadanos que desean usarlos de manera distinta.