Significado de Revolución Francesa Definición, Causas, Cambios, y Figuras

Definición formal

La Revolución Francesa fue un hecho que marcó el inicio de la edad contemporánea que, como efecto dominó, no solo repercutió en la sociedad francesa, sino en el mundo. Fue un acontecimiento de alcance global que implicó un antes y un después en la forma en como se concibe el poder, y en donde la palabra democracia adquirió un significado auténtico para aquellos que durante siglos vivieron en la opresión y la miseria.

El movimiento se llevó a cabo en París en el año 1789, teniendo como punto de partida la Toma de la Bastilla el 14 de julio de ese año. Este hecho resultó representativo, debido a que esta estructura representaba el poder que hasta ese momento ejercía la monarquía absolutista representada por Luis XVI.

Así pues, el pago de altos impuestos, crisis económica, escasez de alimentos y la burguesía con aspiraciones de poder político, formaron el cóctel perfecto para dar inicio a este proceso revolucionario que permitió la instauración de la República Francesa. Esto marcaría el fin de la estructura feudal como símbolo de oscurantismo y daría paso a los principios de igualdad, justicia y fraternidad, contenidos en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Causas determinantes para la Revolución Francesa

Resulta difícil dar con un solo hecho que haya sido completamente significativo para que desencadenara la Revolución Francesa. Aquí convergieron una serie de circunstancias, que al engranarse fueron cruciales para el derrocamiento del absolutismo.

En primer lugar, las ideas contenidas en la Ilustración, donde se hablaba de los principios de libertad, igual y fraternidad, representada por Rousseau, Voltaire y Montesquieu. Este movimiento intelectual se basaba en la separación de poderes y en el cuestionamiento de las autoridades como la iglesia y la monarquía. Su difusión era clandestina, a través de libros y folletos, en reuniones o tertulias, que poco a poco se fueron haciendo eco en toda Francia.

En segundo lugar, el papel de los burgueses como clase social con poder económico, quien veía limitada sus actividades por las restricciones impuestas por la corona, dado que no eran parte de la estructura feudal. Sin embargo, gracias a ese poder económico, y también a la crisis económica de la monarquía, pudo ganar terreno a nivel político y posicionarse como parte de los Estados Generales, pero al mismo tiempo, aupar el levantamiento de los campesinos en las revueltas.

En tercer lugar, el régimen monárquico absolutista, cada vez más decadente, donde los privilegios lo gozaban la nobleza y el clero y donde el poder del estado estaba reposaba sobre el rey. Para ese entonces, estaba sumido en una profunda crisis económica, producto de la vida suntuosa que tenía esta élite, aun cuando los impuestos que cobraban a los súbditos, eran cada vez mayores. Esto y la crisis de alimentos, aceleró el desarrollo de la revolución y la caída del Antiguo Régimen.

Cambios a partir de la Revolución Francesa

Tomando en cuenta las circunstancias que dieron origen a la Revolución Francesa, la Toma de la Bastilla fue solo el punto de inicio para un proceso que llevó aproximadamente diez años, hasta que entró en vigencia el Imperio Napoleónico.

Así pues, los efectos no fueron inmediatos, pero si muy decisivos para la conformación de la República francesa. Se hace la promulgación de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, bajo los principios de Igualdad, libertad y fraternidad, los cuales hicieron eco en los siguientes marcos legales, no solo de Francia, si no de muchos países democráticos. Igualmente, para 1791 se proclama una nueva constitución.

Por otra parte, el pueblo francés dejó de ser súbdito y pasó a ciudadano, con la posibilidad de elegir a sus gobernantes. En ese sentido, se crea la Asamblea Constituyente, con el poder originario del pueblo a través del voto, para ser el órgano encargado de redactar la constitución. Cabe destacar, que en un principio se había establecido una monarquía constitucional, pero luego de una segunda revuelta en 1792, el rey es destituido y luego llevado a la guillotina en 1793.

Además de esto, la revolución fomentó la separación del Estado y la iglesia, debido a que esta última en el Antiguo Régimen gozaba de un poder similar al de la monarquía, hasta el punto de participar directamente en las decisiones estatales. De esta manera, se dio un giro hacia un estado laico, con una iglesia más al margen, pero con el ímpetu de seguir en el statu quo.

¿Cómo influyó la Revolución Francesa en la Independencia de América?

Es indudable el impacto que tuvo la Revolución francesa en la lucha independentista de América. Comenzando con las ideas de la Ilustración, que progresivamente se fueron difundiendo en Europa y América, esta revolución vino a demostrar que estas ideas no eran solo una utopía, no una realidad que serviría de estímulo para emprender la carrera libertaria contra los imperios opresores.

En ese sentido, Simón Bolívar, por ejemplo, se ha reseñado mucho sobre sus viajes a Francia, y de sus ávidas lecturas sobre los autores que representaban a la Ilustración.

Claro está, que, a pesar de la evidente influencia de este hecho, ya las condiciones estaban dadas en las colonias americanas para que se produjeran los movimientos independentistas. Quizás solo era necesario un basamento filosófico para darle forma a las ideas y tener una guía que orientara la lucha.

Figuras destacadas del período

Como representantes del Antiguo Régimen, están el Rey Luís XVI y su esposa María Antonieta, quienes son juzgados y luego condenados a la guillotina en fechas diferentes. También está el Conde de Artois, quien luego sería investido como Carlos X (1824-1830), para ser el último en ejercer la monarquía de los Borbones en Francia.

Por el lado revolucionario esta Robespierre, quien ejerció funciones de diputado en los estados generales, como representante del estado llano. Lleva a cabo el gobierno del terror en Francia, que entre otras cosas ejecutaba a quienes consideraran enemigos de la revolución. Era del grupo jacobino, por lo que eran muy radicales en sus ideas.

Además, está Danton, quien también era del ala jacobina, pero un poco más conservador. Formó parte del consejo de gobierno. Tuvo discrepancias con Roberpierre, hecho que lo llevó a la guillotina en 1794.