Significado de Ruido

¿Qué es el ruido?

Es la emisión de un sonido que se produce a partir de circunstancias naturales, como consecuencia de una acción, teñido por preocupación e incomodidad. Independientemente de la fuente, existen sonidos placenteros y otros que no lo son, éstos últimos son catalogados como ruidos, entendiendo también que tal distinción supone una valoración totalmente subjetiva a nivel individual, no obstante es importante respetar cuando algo perturba a alguien aún a pesar de que no se comparta el sentimiento, porque las variables de percepción cambian y modifican la verdadera acústica y efecto del ruido.

Por su parte, observar que en el marco del diálogo, aparece la figura del ruido como una interferencia en el entendimiento entre las partes. También, en el discurso político, se percibe como un mensaje que despierta negativamente la atención de la población.

Etimológicamente tiene referencia en el latín como rugītus, que hace alusión a la idea de un rugir propiamente natural.

Problema de la contaminación acústica en las grandes urbes

La población mundial actual asciende a 7.700 millones de personas y la mayoría de ellas se concentran en grandes ciudades. Una de las consecuencias directas de este fenómeno es el aumento de los niveles de ruido. Distinguir que el cerebro humano está adaptado a los sonidos típicos de la comunicación interpersonal o a los que se producen en el medio natural. Sin embargo, no estamos preparados para soportar ciertos ruidos de la vida urbana.

Según la OMS, cuando una persona se expone a más de 70 decibelios de ruido, el oído se resiente y, lógicamente, si la exposición es prolongada la capacidad auditiva puede verse afectada. Al margen de la pérdida de audición a largo plazo, el ruido excesivo provoca estrés, irritabilidad, cefalea e insomnio.

La contaminación acústica suele ir acompañada de otras formas de contaminación, como la ambiental o la visual. Por ello, no es extraño que aquellos que habitan en grandes núcleos urbanos tengan la necesidad de escapar de la ciudad a la búsqueda de lugares tranquilos.

Sufrimiento de las mascotas

El ser humano no es la única víctima de la contaminación acústica. De hecho, los animales de compañía son especialmente sensibles. En el caso de los perros, son animales con hipersensibilidad a ciertos ruidos: los rayos que acompañan a las tormentas, los petardos, los conciertos, las sirenas de las ambulancias o el sonido de los electrodomésticos.

En algunos casos, los perros reaccionan con una respuesta fóbica y debido a ello pueden llegar a poner su vida en peligro. Para corregir este tipo de reacciones potencialmente peligrosas, los veterinarios especialistas en etología animal pueden proporcionar pautas para evitar el sufrimiento de los perros.

Cuando el ruido se encuentra en el oído

Las personas que perciben un zumbido o pitido permanente en el interior del oído pueden estar padeciendo una patología, el tinnitus. Se trata de una afectación que altera las células de la parte interna del oído.

El origen del zumbido proviene normalmente de la acumulación de cera en el conducto externo del oído, lo cual altera la membrana del tímpano en el oído medio y finalmente se produce una alteración de las ondas sonoras que generan un molesto pitido.