Significado de Sustancias Puras

¿Qué son las sustancias puras?

Son aquellas materias capaces de mantener su estructura y valor originales a pesar de los cambios que puedan sufrir las condiciones del entorno, exponiendo como máxima referencia al agua sobre la base del H2O.

Clasificación de la materia

Todo aquello que tiene una masa determinada y ocupa un lugar concreto en el espacio se conoce como materia. La disciplina científica que estudia la composición de la materia es la química.

La materia se divide en dos grandes apartados: las sustancias puras y las mezclas. En el lenguaje de la química una sustancia pura es un tipo específico de materia, ya que su composición es permanente (las sustancias puras se pueden dividir a su vez en elementos y compuestos).

Por otro lado, las mezclas pueden ser homogéneas o bien heterogéneas (en toda mezcla hay una combinación de dos o más sustancias puras, tal y como sucede con el agua de mar o con la sangre).

Ejemplos de sustancias puras

– El oxígeno es el elemento químico más abundante en la biosfera y el tercero en el conjunto del universo después del hidrógeno y del helio. Se trata de un gas incoloro e inodoro que interviene de manera directa en el ciclo energético de los seres vivos (facilita la respiración de los seres vivos y es el responsable de los procesos de descomposición de la materia orgánica).

– El helio es el segundo elemento de la tabla periódica. Se trata de un gas noble que fue descubierto en el siglo XlX a partir de unas observaciones de un eclipse solar.

– El hidrógeno es una sustancia pura que está presente en el agua, en las estrellas, en el Sol y en el conjunto de seres vivos. Es el primero de los elementos químicos que aparece en la tabla periódica y está formado por un protón y un electrón. El hidrógeno es el único átomo más pequeño que el helio. Este elemento no forma ningún tipo de molécula y, por otra parte, es el que tiene un menor punto de fusión y de ebullición.

La electrólisis del agua pura

Cada molécula de agua destilada está formada por dos átomos de oxígeno y uno de hidrógeno, por lo que es una sustancia pura. A pesar de su estructura invariable, es posible romper su composición (y su categorización como pura) a través de un procedimiento químico, la electrólisis.

La electrólisis consiste en introducir una corriente eléctrica a través del agua para separar el oxígeno y el hidrógeno. De esta manera, la composición química de tipo estable del agua destilada es potencialmente modificable.