Significado de Acción Colectiva Definición, Ejemplos, e Importancia

Definición formal

Una acción colectiva es una operación capaz de trascender la individualidad para ejecutarse uniendo la fuerza de la mayor cantidad posible de afectados, que tienen como objetivo defender una serie de derechos de beneficio colectivo, siendo señalados quienes ejercen dicha acción como representantes del interés común.

Cuatro Elementos constitutivos

Análisis realizados por expertos en la materia sociológica, han dejado como conclusión que la acción colectiva tiene, en términos generales, cuatro elementos constitutivos que son:

A. Intereses: ¿Por qué los intereses? Porque para que esta acción pueda darse es menester la existencia de un motivo en común que ocasione la reunión de ese grupo de personas luchando por los derechos que consideran le son propios. Si no se tienen los mismos intereses en la búsqueda de la acción, no tiene sentido que esta se lleve a cabo.

B. Organización: el principal factor para ver el éxito en los resultados de una acción colectiva es contar con una organización de eficiencia, que le permita sostenerse con el paso del tiempo y sea tomada en cuenta.

C. Movilización: se debe avanzar desde aquello que está planificado en las mentes de las personas participantes, ir de la acción a la realidad, donde se debe plasmar eso que se ha pensado.

D. Contexto: el factor social siempre va a ser determinante y dictará si la acción va a ser oportuna o fracasará.

Ejemplos ilustrativos

1. La demanda colectiva que obliga a Apple a pagar 113 millones de dólares por “ralentizar” sus móviles más anticuados, acordado en los tribunales norteamericanos en noviembre de 2020.

2. Las demandas a empresas como Johnson & Johnson, Monsanto y Bayer por ocasionar daños a la salud de cientos de personas por el consumo y uso de sus productos.

3. Las del Servicio Nacional del Consumidor de Chile a Movistar por aumentar los precios sin autorización, y a Coopelan Comercial S.A (una empresa multitiendas) por las condiciones excesivas en sus contratos de adhesión (aquellos con letras pequeñas que muchos firman sin leer cuando compran algo en un comercio), a inicios de 2020.

4. Por su alcance en el público mundial, la película Erin Brockovich (año 2000) implica otro ejemplo de acción colectiva, observando que la misma está narrada sobre hechos reales. Protagonizada por Julia Roberts, quien interpreta a una abogada que trabaja para una oficina de abogados que lleva el caso de cientos de personas afectadas por el agua intoxicada por la empresa que les proveía gas y electricidad.

Como unión de fuerzas en conflictos en el área laboral y sindical

Los conflictos laborales y sindicales son un tema relevante aún en la sociedad del siglo XXI, ya que siempre todo aquello relacionado al trabajo (horarios, salarios, derechos, beneficios acordados, etc.) va a ser materia de estudio y de altísimo interés general porque hay muchos más trabajadores que empresarios.

Las acciones colectivas siempre han tenido al tema laboral como punto preponderante y han sido las causantes de debates de gran intensidad en esta materia legal, provocando que las leyes de diferentes naciones vayan reconociendo de a poco los derechos por los cuales se ha luchado y se han exigido en conjunto, aunque no siempre con la velocidad deseada.

Se puede decir que las organizaciones sindicales son el más claro ejemplo de una acción colectiva. De hecho, los sindicatos han cobrado mucho peso entre las estructuras sociales y laborales de los países en los últimos tres siglos, llegando a tener reconocimiento legal y llevando a los trabajadores a una búsqueda de situaciones favorables en los ambientes donde estos se desenvuelven.

No obstante, y como puede pasar con cualquier modo de acción colectiva, han tenido inconvenientes en su mayoría y no han logrado un impacto mayor que el que ya tienen debido a la desorganización que todavía se manifiesta de manera común en medio de estos grupos de personas trabajadoras.

En ese sentido, al momento que logren resolver las diferencias entre los sub-grupos que se forman en los sindicatos, el impacto logrado va a ser mayor pero siempre dependerá de la unión de fuerzas de los trabajadores, ya que estas formas de organización están para luchar tanto por intereses de sectores laborales, por intereses de trabajadores de una sola empresa (a la que pertenece el sindicato), como para apoyar a un individuo trabajador.

La importancia en el área de los consumidores

Cuando la ley reconoce las acciones colectivas como mecanismo de defensa para aquellos consumidores que se sienten violentados, la acción colectiva triunfa y demuestra la gran valía que ha tenido para la búsqueda de la justicia en el ambiente social/empresarial, de ahí que, por ejemplo, desde julio del 2020 la Unión Europea permita que consumidores afectados de cualquiera de sus países miembros se junten para ejercerla.

Al ser los consumidores víctimas de manera recurrente de daños por parte de las empresas en la prestación de sus servicios, era de vital importancia que surgiera una medida reconocida y con peso suficiente que pudiera defender esas causas ante aquellos que tienen mayor poder, especialmente económico.

Nótese que hablamos siempre en plural, ya que los perjudicados tienen que ser grupos palpables, es decir, que no sea el testimonio de una sola persona el que lleve el reclamo, sino que haya un grupo bien organizado de clientes afectados que a través de una organización eficiente logre manifestar los intereses de muchos y trasladarlos hacia esferas de importancia, donde se toman decisiones trascendentales para el futuro de una nación consumidora de bienes y servicios.

No es necesario que las legislaciones establezcan taxativamente a la acción colectiva como mecanismo para la búsqueda de la defensa de aquellos consumidores perjudicados en algún momento, porque con una demanda en la que todos estén representados ya se estaría consumando la unión de fuerzas.

Formación y actualización del derecho como resultado de acción colectiva

El derecho ha tenido con la acción colectiva uno de los temas de mayor complejidad a nivel de estudio, ya que hay autores que consideran esta acción como la “semilla” del derecho, es decir, que la ciencia jurídica está fundada en ella, dando a entender que todo lo concerniente a las leyes viene influenciado por una unión de fuerzas.

Sin embargo, se debe alcanzar un equilibrio entre las posturas de los eruditos del derecho. Sí, la acción colectiva si ha sido parte fundamental al momento de la creación y redacción de leyes en varias ramas del derecho, ya que para ese momento el contexto que ha tenido la sociedad fue y es causante de cambios jurídicos necesarios y demandados (solicitados).

Pero eso no quiere decir que el derecho en su esencia y en todo lo que lo rodea esté fundamentado solo en la acción colectiva, ya que una ciencia como la jurídica en donde hay relación con otras áreas encargadas del estudio del ser humano y sus pensamientos (psicología, criminología, política, etc.), no puede enmarcarse a un solo origen para todo lo que le concierne.

Es así, como eso correspondería a plantarse en un terreno donde no se está abierto al inmenso universo que es el derecho. Las acciones colectivas son objetos de estudio en la ontología, la filosofía, la sociología y el derecho, esto nos dice lo complejo que es tal tema.

Además, resulta difícil explicar las relaciones de sujeción que existen en la sociedad y que son fomentadas por el derecho mismo, ya que ahí no se puede argumentar que estas sean actividades de las denominadas como colectivas. Más bien, constituyen actividades de dominación y de control de las masas, existiendo asimismo un ejercicio de poder que está lejano a ser una intencional acción colectiva.