Significado de Arbitraje

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Abr, 2020
  • Es una instancia entre dos partes que pretende evitar llegar a los tribunales, resolviendo el caso con más agilidad y practicidad. Para este acto, los litigantes determinan a una persona que no puede evidenciar favoritismos, a quien desingnan la condición de árbitro, no obstante se puede acudir a un tribunal específico para desarrollar este «diálogo». Asímismo, es posible que las partes señalan ciertos elementos a ser considerados junto con el marco jurídico sobre el cual tienen que responder las condieraciones del caso.

    Funciones y ventajas de esta modalidad

    En primera instancia se debe dejar en claro que el arbitraje es un procedimiento extrajudicial, contando con validez legal. Tiene sustento en el hecho de que las personas pueden dirimir sus propias querellas. El asunto es que necesitan de una figura imparcial que ayude con un veredicto en pos de una solución.

    Se respeta la voluntad de las personas de no querer involucrarse en un complicado litigio legal, que puede ser costoso, complejo desde el punto de vista procesal, así como de plazo extenso. Es así como el arbitraje tiene varias ventajas. Algunas características y bondades de los arbitrajes son las que indicamos en la lista presentada a continuación:

    • Es mucho más rápido que un proceso judicial ordinario.
    • Es más flexible y se adapta aún más a los requisitos de las partes.
    • Es consensual, ambas partes están de acuerdo en cómo se lleva a cabo el proceso.
    • Las partes eligen al árbitro, por lo que pueden sentir plena confianza de las decisiones emanadas por este juez y mediador.
    • Requiere de una cláusula de arbitraje. Es una suerte de contrato donde las partes aceptan los parámetros del arbitraje. A su vez, el árbitro pacta sus labores y deja en cuenta los criterios usados para sus decisiones.
    • El proceso arbitral es reservado, queda pautado entre las partes que lo organizan, en consecuencia, es más privado y sin necesidad de ventilar asuntos propios de los litigantes.

    Tipos de arbitrajes según las necesidades

    • Independiente: donde las partes querellantes escogen los árbitros y pactan la manera en que se resuelve la controversia.

    • Institucional: se lleva a cabo en el marco de una institución que tiene normativas internas y sus propios árbitros.

    • Basado en fundamentos jurídicos: tiene como base normas legales, buscando siempre un buen oficiante para llevarlo a cabo.

    Uno de los requisitos del arbitraje es el compromiso. Las partes que se acogen a un arbitraje se comprometen a acatar lo dictado por el árbitro. En el caso de Venezuela, se considera como posible árbitro cualquier persona mayor de 18 años. Más allá de este requisito, son los litigantes los que ponen los requisitos adicionales para seleccionar a quien o a quienes ejercen de árbitros, ya que puede ser uno solo o ser tres (2 seleccionados por cada una de las partes, y 1 tercero de común elección).

    Entender el Laudo Arbitral y la diferencia respecto de la Sentencia

    Es una concepción bastante común en la jerga jurídica. Para ello, primero es necesario señalar que, por laudo, se entiende la resolución que dicta un árbitro, la cual sirve para dirimir un desacuerdo de intereses y alegatos. Así, equivale a la sentencia de un juez, tiene carácter de cosa juzgada, aunque los términos “laudo” y “sentencia” señalan cosas diferentes.

    • Sentencia: es emanada por un juez y tiene justificación tanto por la ley como por la jurisdicción, que son instituciones independientes de los querellantes.

    • El laudo: es emanado por un árbitro, siendo una decisión con ocasión de la autonomía de la voluntad de los litigantes, quienes deciden entablar un arbitraje. Este arbitraje no es independiente de los querellantes, sino que es acordado por ellos mismos.

    Finalmente, se entiende por laudo arbitral el documento escrito y definitivo donde se plasma el dictamen del arbitraje; sin duda es un documento de validez legal.

    Ejemplos recomendables para recurrir al arbitraje

    Son muchas las situaciones donde se usa el arbitraje. No obstante, hay que dejar en claro que se usa en Derecho Civil, Mercantil y en la mayor parte de las situaciones ajenas al Derecho Penal. Por ejemplo, un homicidio nunca puede resolverse por arbitraje. Algunas casos que pueden someterse a este procedimiento son:

    • En los casos de propiedad intelectual

    • En lo que respecta a las patentes

    • Los acuerdos financieros entre dos empresas, cuando hay desacuerdos de responsabilidades a cumplir

    • En muchos de los casos de empresas tecnológicas y marcas de software

    • Cuando hay desacuerdos entre países, cada uno con marcos legales distintos. Entonces, necesitan de un mediador que sirve de árbitro.

    • En los eventos deportivos, cuando un juez hace una sentencia que no satisface al o los competidores.

    • Dentro de las academias universitarias. Por ejemplo, un alumno no está de acuerdo con una calificación, entonces somete la nota a arbitraje del consejo académico. Este consejo es un árbitro distinto a un juez. El desacuerdo entre alumno y docente se resuelve sin llegar a un juzgado.

    Como se puede apreciar, el arbitraje es más común de lo que pensamos, pero muchas veces las personas no lo reconocen como tal.

    TAS: Tribunal Arbitral du Sport

    Un entorno típico de arbitrajes es el deporte, donde existe el Tribunal Arbitral du Sport (TAS), siendo esta la máxima instancia internacional al respecto. Se crea en 1984 para dirimir sentencias en disputas de Juegos Olímpicos, pero luego se aboca a decidir sobre otros eventos del deporte.

    Es independiente a cualquier Federación de deportes, por lo que se le considera imparcial. Además, suele dar sus servicios a convocatorias de disputas deportivas internacionales. De esa manera, se ha convertido en una institución que asegura el correcto arbitraje en tales convocatorias.

    Es importante indicar que no solo pueden pedir su arbitraje los deportistas. En realidad, su atención se extiende a clubes, patrocinantes, federaciones y televisoras. Implica que se entiende el deporte de una manera amplia, en la cual hay siempre intereses en disputa más allá de las disciplinas competitivas.

    Se trata de una institución que ha servido de modelo. Demuestra que se pueden solventar desavenencias de manera privada, sin entrar en duros choques legales que pueden representar mancilla para el deporte. En necesidad de ello es como existe esta institución que solventa los desacuerdos de manera interna, dentro del mundo deportivo.