Broker y Dealer Significado, Diferencia, y Funciones

Significado: ¿Qué le compete y diferencia a un broker y dealer?

El broker o corredor puede constituirse por una persona, entidad o compañía, actuando como intermediario que realiza operaciones en los mercados, no solo financieras, sino también en muchos otros ámbitos económicos. El broker realiza la transacción de forma íntegra, es decir que puede generar una oferta o demanda de un bien o acción bursátil, y su ganancia depende de esta ejecución comercial, de modo que gana comisiones a partir del rendimiento que generó, no obstante, toda operación que realiza está basada en la decisión final de sus clientes.

En cambio, el dealer genera las mismas operaciones y funciones, pero cabe destacar que se desempeña por cuenta propia. No es parte de una empresa o institución financiera. Este suele ser el propietario de los títulos financieros, acciones y del dinero con el que realiza las transacciones. Esta es la única y gran diferencia entre estas dos personalidades del universo económico financiero.

Un broker se puede transformar en un dealer. Esto, a partir de obtener sus ganancias de comisión por las transacciones que realiza, a patir de lo cual puede invertir o utilizar su propio dinero para crear beneficios. Es por ello que son conceptos que siempre van de la mano, en especial en las bolsas de valores, donde suelen actuar.

Funciones principales desempeñadas

El corredor de bolsa además de ser intermediario comercial, se vuelve un analista. Tiene que entregar información y reportes continuos, en donde se encuentran también sus expectativas en cuanto a una posible oportunidad de rendimiento. Por ello, su función es de vital importancia. Bajo su conocimiento el mercado toma una movilidad accionaria, por ejemplo, si un broker comienza a vender acciones, es porque sabe algo que sucederá con el precio, a partir de este momento es que muchos otros brokers y dealers investigan el posible negocio que se está cocinando, pudiendo modificar rápidamente la oferta y demanda de algunos productos, commodities y acciones que se venden y compran es este lugar, esta movilidad o rumor puede llegar hasta la especulación, originando caos, debido al pánico de una venta o compra inesperada otros brokers pueden seguir el ejemplo y empezar una elevación en oferta o demanda según sea el caso.

A veces puede ser un truco al puro estilo de una partida de póker, solo una estimación provocada por el corredor para comenzar un juego de compra y venta para ganar de manera ágil y veloz una ganancia, estas prácticas se generaban fácilmente hace algunas décadas atrás, ahora hay mucho mayor control existen regulaciones que apoyan mucho a los inversores, por otro lado el dealer siempre analiza correctamente estas estimaciones, ya que su dinero es el que está en riesgo.

Las instituciones reguladoras son autónomas del estado, dentro de las más conocidas a nivel mundial se destaca CFTC Commodity Futures Tranding Comission, la cual se encarga de proteger a los inversores ante políticas de manipulación de información y fraudes, en muchos países tienen comisiones protectoras de este tipo.

La tecnología y los nuevos brokers

Ahora con la tecnología de punta, las transacciones en la bolsa de valores se han modificado. En la década de los noventas y finales de los ochentas, los brokers se encontraban en las bolsas y gritaban al momento de comprar y vender, siempre atentos de los precios de los productos o títulos que a sus clientes beneficiaban. Cada movimiento era a través de una llamada telefónica para realizar la transacción. Hoy día, se usan brokers virtuales, a través de aplicaciones o mensajes la acción se puede hacer desde una oficina lejos de la posición territorial donde se encuentra la bolsa de valores.

El cliente al que entrega resultados y que ordena al broker se le conoce como trader. Su comunicación es lejana, a veces inclusive ni siquiera se conocen en persona, ya que el broker en la actualidad suele ser parte de una institución financiera grande, es tan solo un empleado de esa compañía, gracias a la virtualidad el mismo trader ejecuta la acción de compra y venta desde la comodidad de su teléfono móvil si es necesario.

Los brokers deben gozar de un buen nivel de ética, ya que a través de sus decisiones pudieran perjudicar a traders e inversores. En cuanto a la actividad desleal que puede generar descontrol debido a malas estimaciones afectando al mercado creando una desestabilidad, existen regulaciones jurídicas ante prácticas de este tipo, es digno de destacar que el buen funcionamiento de estas actividades genera el crecimiento económico, el cual es beneficioso para toda la sociedad.