Significado de Censura

¿Qué es la censura?

Es la opresión y silencio de pensamientos disidentes, así como la implementación de límites sobre lo que se puede expresar, con la intención de controlar la opinión pública, con la justificativa de proteger a la sociedad. Posee una raíz en el latín como censūra.

Existen distintos niveles de censura, como también ámbitos en los que se lo observa; a partir de gobiernos autoritarios, obras artísticas o literarias, contextos laborales o incluso dentro del seno familiar. Así mismo, los miedos ante represalias desencadena la autocensura, es decir, uno mismo opta por no manifestarse para evitar la posibilidad que ello genere un problema para sí o incluso sus allegados.

Censura política: silenciar las voces disidentes

Característica de los sistemas autocráticos, totalitarios, y dictatoriales, quienes la ejecutan se excusan en que es la única manera de contrarrestar las infamias de aquellos que quieren ver el declive de la nación, sin embargo, la realidad es que es el recurso por excelencia de ese tipo de autoridad para silenciar a los opositores, para crear un relato que les permita perpetuarse en el poder, y para que el pueblo no pueda conocer lo que realmente sucede.​

Esa realidad que se esconde y silencia está mayormente asociada a crímenes y persecuciones políticos. ​

El periodismo, como principal vehículo de transmisión de la información pública, suele ser el sector más atacado y perseguido por los censores.​

Cuando dicha presión es insoportable y pone en riesgo la vida del profesional, muchos han recurrido al exilio. ​

Mientras tanto, en las verdaderas naciones democráticas la censura no tiene lugar porque las leyes se respetan y garantizan, muy especialmente, las libertades fundamentales de todos los ciudadanos, entre ellas la libertad de prensa. ​

Atentado contra la libertad de expresión

Es una de las prácticas más representativas de aquellas coyunturas donde no existe ni se respeta la libertad de expresión.

Implica la intromisión de una autoridad, en pleno ejercicio del poder, que prohibe la difusión de una obra, y asimismo el control exhaustivo sobre cualquier documento, información, dicho, opinión que se vaya a dar conocer públicamente, con la misión de evitar que se publique algo que contraríe la posición o la ideología de quienes detentan la autoridad.​

Democracia: manifestarse con responsabilidad

La libertad de expresión es un derecho que debe ejercerse con absoluto compromiso y responsabilidad por difundir la verdad, en tanto, cuando alguien considere que su dignidad o persona han sido avasalladas en nombre de dicha libertad, el derecho establece castigos si se prueba la comisión de calumnias e injurias. ​

Prohibición en el arte y otros ámbitos de contenido

La censura no es patrimonio exclusivo de la política sino que es utilizada por cualquier grupo con poder que quiere impedir que determinado contenido sea puesto en conocimiento del público.​

En los medios de comunicación masiva y en el arte existieron infinidad de casos de censura sobre películas, programas de televisión, obras de teatro, entre otras creaciones, porque no respondían a los usos y costumbres y a la moralidad de una época.​

Si bien hay muchos factores que influyen, podemos identificar como objetos clásicos de censura a aquellas producciones que osaron desafiar los cánones sociales y morales vigentes en un tiempo y lugar.​

Sin lugar a duda, la Iglesia, ha influido y presionado a los grupos de poder a la hora de censurar proyectos u obras que difunden temáticas contrarias a sus postulados: la homosexualidad, la libertad sexual, el aborto, el divorcio, la desnudez expuesta abiertamente, entre otros.​

Por supuesto que también la época en cuestión determinó que las autoridades sean más o menos permeables a esas presiones eclesiásticas. ​

Ejemplos: La censura a la obra de Miguel Ángel

Sería interminable la lista de censuras en un ámbito como el arte y por ello tomaremos como muestra un ejemplo emblemático por la importancia de la obra y de su creador: El Juicio Final del artista Miguel Ángel.​

Este mural hecho al fresco que adorna y distingue la Capilla Sixtina desde el siglo XVI fue considerado por muchos fieles católicos, e incluso por el Papa Pío V, de inmoral.​

La proliferación de desnudos indignó a gran parte de los actores mencionados e incluso dejó en un segundo plano el mensaje artístico y religioso, que eran sin dudas los más relevantes.​

Corría el año 1535 y el Papa en ejercicio Paulo III le encomendó a Miguel Angel que aborde pictóricamente el evento del Juicio Final.​

Cuando unos años después, en 1541, la obra fue culminada se desató un escándalo inédito por el argumento y la virulencia con la cual se atacó a su creador, tratándolo de hereje y promoviendo la destrucción de la obra.​

Si bien el Papa Pío V ya había puesto en marcha la corrección de la obra, el artista que eligió falleció en pleno trabajo, y el ataque a una de las máximas creaciones picitóricas de la historia pudo interrumpirse y conservarse original. ​