Significado de Cosmogonía

¿Qué es la cosmogonía?

Es un postulado teórico sobre el comienzo del universo, que se originara desde una instancia de caos absoluto. Al respecto de la distinción etimológica, se lo observa en el griego como kosmogonía, dividiéndose en kosmos, que se refiere precisamente a universo, y gígnomai, a nacimiento.

Relato mítico y religioso sobre el origen

Desde esta perspectiva surgió una teoría filosófica, un relato, con sesgos míticos y religiosos, que también versa sobre el principio y la organización del universo.

Como sabemos, los griegos, fueron una civilización de avanzada en infinidad de aspectos, cuya influencia sigue presente en nuestros días, y también fueron muy afectos, a la utilización de la mitología y las deidades que la formaron, para explicar y explicarse, todos aquellos temas trascendentes como la creación mundo.

Hesíodo: Del caos al orden

El filósofo y poeta Hesíodo, que habría vivido en el siglo VII A.C., fue el pionero en afirmar y proponer que antes que el mundo existiese en efecto todo era un caos, donde mandaban la oscuridad y la confusión, y que de él es que nació la tierra, o Gea, tal como se denominó en dicha cultura a la diosa que representó a nuestro planeta.

El desorden inicial que advirtió Hesíodo se consiguió superar y controlar gracias a la combinación de diferentes elementos sobrenaturales que progresivamente se unieron, le dieron entidad y forma al cosmos, y la autoridad de todo ello a los dioses, que tanto cultivaron los griegos por aquella época.

En la Antigua Grecia se creó esta idea de tipo mitológica llamada cosmogonía, que pretendió desde sus creencias y recursos determinar el origen del mundo, del ser humano, y del universo.

Historia mitológica: La teogonía de Hesíodo

El relato cosmogónico griego postula que del caos emanó Gea (tierra), de ella Urano (el cielo), y de ambos emergieron los titanes, entre ellos Cronos y Rea, que más tarde dieron origen a los dioses más relevantes del Olimpo: Zeus, Hades, Hera, entre otros.

Todo el ideario y visión de Hesíodo quedó plasmado en uno de los poemas épicos más influyentes de la tradición grecolatina: Teogonía.

El origen del mundo, el árbol genealógico de los dioses griegos, la voluntad divina que mueve la acción humana, y los mitos, son el contenido más notable y el sustento de la Teogonía, y asimismo la principal fuente de conocimiento de la religión griega.

Su desarrollo estuvo en estrecha asociación con la necesidad que el ser humano tuvo desde que pisó el mundo de conocer de dónde procedía todo lo que lo rodeaba, e incluso a él mismo.

Teoría dominante entre las civilizaciones antiguas

Ahora bien, cabe destacar que la cosmogonía no fue patrimonio exclusivo de griegos sino que estuvo presente en muchas civilizaciones antiguas que la fueron difundiendo a través de la tradición oral.

Todas las civilizaciones de la antigüedad, anteriores y posteriores a los griegos, desarrollaron cosmogonías propias.

Otro de los relatos cosmogónicos emblemáticos y más difundidos del mundo es el que nos brinda el libro del Génesis en la Biblia. En este caso fue el poder de un ser superior, Dios, sobre el que recayó el origen de todo cuanto existe en la tierra y en el universo. Dios creó primero al mundo, a los animales, al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, para que pueblen y se desarrollen en el planeta tierra.

Con el correr de los siglos y el desarrollo tanto de la ciencia como de las humanidades, las teorías científicas se impusieron a las mitologías para explicar nuestros orígenes, los del mundo, del universo y su correspondiente evolución.

Pelea de la ciencia

La Teoría del Big Bang sostiene que el universo, tras atravesar un estado de alta densidad y temperatura, explotó y dio inicio al mundo.

Mientras que el origen y la evolución de la vida se explicó a través de la teoría evolutiva y la selección natural que, a grandes rasgos, sostiene que las condiciones del ambiente promueven u obstaculizan el desarrollo de las especies. Esta teoría fue un inmenso aporte del científico inglés Charles Darwin, allá por mediados del siglo XIX. Según él todas las especies de seres vivientes proceden y evolucionaron de un antepasado común y mediante el expuesto proceso de selección natural.

A esta teoría más tarde se le sumarían otras contribuciones científicas que terminaron de cerrar la historia como ser la teoría genética y la de la mutación.