Significado de Criollos Definición, Sociedad de Castas, y Época Colonial

Definición formal

En el sistema de castas colonial instaurado por el imperio español en América desde los siglos XVI-XVII, los blancos criollos se corresponden a los descendientes de europeos que nacieron en las colonias, siendo en su mayoría descendientes de conquistadores y colonizadores.

A partir de la instauración de la sociedad colonial en América y otras regiones del mundo, se desarrolló un orden social a partir de las diferencias raciales y la constitución de estamentos o castas que se correspondían a los roles, privilegios y relaciones de poder en la sociedad colonial.

La sociedad de castas y el poder colonial

En el proceso de colonización se constituyeron un conjunto de identidades alrededor de la idea de raza, con el fin de legitimar la relación de dominación bajo una estructura social de castas. El poder colonial diferenciaría a los dominadores europeos como blancos, a los nativos como indios y negros a la población esclava proveniente de África, las características físicas serían convertidas en rangos de superioridad e inferioridad en donde la raza sería la base de lo que pudiéramos entender una la ideología de dominación colonial. El cruce y mestizaje entre las “razas” daría paso a un amplio y ambiguo conjunto de categorías y castas que formarían parte de la estructura colonial, en donde lo blanco sería el parámetro de los privilegios.

En la sociedad de castas de las colonias hispanoamericanas, la pirámide social tendría en el tope a una clase gobernante proveniente de España llamados blancos peninsulares, le siguen los blancos criollos, grandes terratenientes y familias acaudaladas también conocidas como mantuanos. Los blancos canarios o de orilla, en general de origen humilde, no obtenían los privilegios de los anteriores y se dedicaban a labores artesanales o comerciales; le seguían los pardos y mestizos que ejercían trabajos libres, aunque podían llegar a acumular alguna fortuna, al igual que los blancos de orilla no podían gozar de abolengo o de los privilegios de los mantuanos. Los negros manumisos o libres formaban parte del último eslabón de trabajadores libres, después les seguían los indios, que aunque no eran esclavos estaban sometidos a condiciones tributarias y por último los negros esclavos que se ocupaban de la mayor parte de trabajo en las haciendas y plantaciones.

Los blancos criollos en la sociedad de castas

Los blancos criollos eran los descendientes de los primeros colonizadores y para el siglo XVIII eran los grandes terratenientes y propietarios en la sociedad colonial. Sin embargo, desde las reformas borbónicas estaban excluido de las funciones gubernamentales las cuales eran ejercidas por lo peninsulares. Después de dos siglos de colonización, los criollos se reconocían como americanos, generando una identidad compartida entre los territorios coloniales y la metrópolis europea. Aunque gozaban de grandes privilegios y formaban la clase alta de la sociedad colonial, estaban obligados a comerciar bajo las condiciones impuestas por la metrópolis.

A finales del siglo XVIII se desarrollarían diversos conflictos impulsados por lo blancos criollos en donde buscaban amplia su autonomía económica, generando una disputa con las casas comerciales que centralizaba el intercambio colonial bajo las condiciones de impuestas por la metrópolis. En el marco de estos conflictos, se empezaron a ampliar las diferencias de intereses entre los criollos y la dominación colonial.

Los blancos criollos y los procesos independentistas en la época colonial

La sociedad colonial estuvo atravesada por diversos conflictos sociales derivados de la estructura de dominación sobre las castas, aunque los blancos criollos formarían parte de los grupos privilegiados por el orden colonial, su consolidación como grupo autónomo los llevaría a formar parte de los procesos de independencia. A comienzos del siglo XIX los blancos criollos van a ser influenciados por las ideas republicanas y liberales que se irán expandiendo por el atlántico después de la revolución francesa de 1789 y la independencia norteamericana de 1776. Al mismo tiempo el interés por alcanzar la independencia económica y de no estar limitados por un comercio exclusivo con la metrópolis, hará que las ideas independentistas consiguieran asidero entre los criollos.

La dirección de los blancos criollos en los procesos independentistas sería fundamental para la construcción de una identidad nacional y patriótica que llevaría a la ruptura del lazo colonial. Posteriormente, aunque se eliminaría la estructura de castas en las repúblicas nacientes, los privilegios de los criollos se consolidarían al constituirse como la nueva clase gobernantes y manteniendo su posición de propietarios y grandes terratenientes.

Fuentes

Halperin Donghi, Tulio. Historia Contemporánea de América Latina. Historia Alianza Editorial. 2005.

Quijano, Aníbal. Colonialidad del poder. CLACSO. 2014.