Custodia Significado, Menores, Bienes, Importancia y Control Penitenciario

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Sep, 2020
  • ¿Qué implica la palabra custodia?

    Es atribuir el resguardo de alguien o algo, cuya interpretación se mantiene intacta con respecto a la lectura original vista en el latín custodia, de la cual se desprende el verbo custodire, se leen los elementos custos, custōdis, que remiten a la figura del guardia o protector exponiendo connotaciones entorno a salvaguardar una cosa, en base a la raíz indoeuropea *(s)keu-, entendida por tapar o cubrir. De esta forma, se lo aplica en numerosos ámbitos, destacando particularmente en lo jurídico, a instancias del resguardo de menores, así como a nivel penitenciario y de bienes tangibles e intangibles cuyas valoraciones implican un grado de seguridad.

    Diferentes tipos de custodia

    • Custodia de menores

    Esta figura comienza a normarse a partir de que la misma deja de ser ejercida de forma conjunta por los progenitores; por lo general, es un tribunal quien determina todos los acuerdos en el asunto, la custodia de los hijos será ejercida por los dos padres de manera compartida, alternando deberes y derechos.

    En otros casos, los derechos de uno de los padres serán limitados o eliminados, si el tribunal encuentra suficientes elementos y pruebas que su cercanía sería contraproducente para los hijos y les ocasionaría más daños que ventajas.

    También, podría darse el caso donde se establezca que la custodia no será ejercida por ninguno de los padres, ya que no son aptos para ello. En ese punto, el Estado puede ejercer la custodia por medio de instituciones que se encargan de este fin, o entregársela a algún pariente o persona ajena al menor, quien tenga una buena relación con éste mientras que garantice su protección y estabilidad física y emocional.

    • Custodia de reos o presos

    Cuando una persona comete un delito y se halla bajo investigación o penado formalmente, pasa a estar bajo la custodia o responsabilidad del Estado, quien debe garantizar su estadía en un sitio donde esté a la disposición de los órganos jurisdiccionales o, una vez encontrado culpable, pague la condena correspondiente.

    Es por ello, que todos los Estados cuentan con instituciones o recintos penitenciarios, destinados a albergar personas que hayan transgredido la ley o que se sospeche que así fuere. Estos recintos deben contar con una serie de requisitos o características que hagan posible su utilización para la custodia de presos.

    Una de las principales características es que debe existir personal encargado de la seguridad, vigilancia, traslado y protección de los reos; estas personas reciben el nombre de “custodios” y son penalmente responsables si se llegase a comprobar que han sido cómplices en la evasión de algún recluido.

    • Custodia de bienes o valores

    Es una actividad económica desarrollada por los bancos, bóvedas u otras entidades financieras que prestan el servicio exclusivo del resguardo, cuidado y mantención de los bienes o valores que les han sido confiados por sus propietarios.

    Cuando una persona posee bienes de estimación económica bastante considerable como joyas, dinero, oro, obras de arte u otro tipo de patrimonios, por lo general, confía su guarda y cuidado a un banco o servicio especial que le garantice la seguridad de sus bienes y protección de los mismos.

    Este tipo de servicios, considerados como especiales, tienen la finalidad de evitar la acumulación de grandes fortunas físicas en sitios de fácil acceso, donde podrían ser objeto de robo o daño; por lo que sus dueños disponen de considerables sumas para cuidar de ellas, puesto que poseen un valor, algunas veces, incalculable.

    Importancia de asignar a la persona correcta la custodia de un menor

    El Estado debe garantizar el buen desarrollo físico, emocional, psíquico y económico de los menores, por ello, existen elementos que permiten al tribunal estimar o no que los progenitores son competentes para hacerlo.

    En caso negativo, se puede proceder a asignar la guarda y custodia de los menores a una persona distinta a los padres, y este se le denominado tutor. Tal y como se presume ocurrió con la hija del fallecido actor Paul Walker, Meadow Walker, quien tuvo de tutor hasta cumplir los 21 años al actor Vin Diesel, amigo en vida de su padre.

    Pero en definitiva, para que un familiar o no pueda ser considerado como tutor, debe cumplir ciertos requisitos, entre ellos:

    1. Ser mayor de edad.
    2. Estar en completo ejercicio de sus facultades mentales y físicas.
    3. No poseer antecedente penales.
    4. No estar deshabilitado civilmente.
    5. Que su intención no sea obtener ganancias materiales al tener el cuidado del menor.

    El tutor de una persona está obligado por ley a velar por todas sus necesidades e intereses, anteponiendo el bienestar del tutelado sobre cualquier otro; debe rendir cuentas al tribunal de las decisiones que sobre el amparado o sus bienes tenga que tomar.

    Es por todo lo anterior que la designación de esta persona es de suma importancia y no puede dejarse al azar o tomarse de forma despreocupada. El tribunal que designa, debe estar total y completamente seguro que el tutor seleccionado es la persona idónea para esta responsabilidad y asegurarse que la cumpla de la manera más eficaz y transparente posible.

    ¿Qué delitos puede cometer el custodio penitenciario?

    Los funcionarios que laboran como custodios de presos tienen dentro de sus funciones el resguardo y seguridad, tanto de los internos como del personal administrativo y de las instalaciones. Ellos son los encargados de garantizar que a la institución no entre nada ni salga nadie que no esté permitido.

    Sin embargo, algunos de ellos pueden llegar a pervertirse en sus obligaciones y tentado, generalmente con dinero o alguna otra prebenda, es como llegan a cometer delitos que consisten en facilitar que entren en los recintos armas de fuego o armas blancas, así como también sustancias estupefacientes y prohibidas.

    También, puede cometer el delito denominado como “infidelidad”, en el que un custodio coadyuve en la evasión de un detenido, es decir, que la persona encargada de la conducción o custodia de un preso le facilite la forma de escapar de la cárcel, y una vez comprobada su responsabilidad, enfrentaría graves consecuencias penales.

    Como ejemplo, se puede recordar el publicitado caso del narcotraficante apodado “El Chapo Guzmán”, quien fue apresado varias veces por las autoridades de su país, pero debido al poder económico que manejaba, escapó en dos ocasiones de las cárceles donde era recluido. Su felicidad culminó hasta que fue extraditado a los Estado Unidos, y una de las causas de la extradición fue precisamente asegurar que no pudiese escapar de nuevo.

    Lamentablemente, las redes de la corrupción han logrado penetrar muchos estratos de los sistemas de justicia, no siendo una excepción el sistema penitenciario. Los custodios son un eslabón en la larga cadena del tráfico de armas, sustancias estupefacientes y prohibidas hacia el interior de las cárceles.

    Dentro de los recintos penitenciarios, especialmente latinoamericanos, se observa como los reos están completamente armados y con ciertas libertades. Hacen muchas prebendas y beneficios pagados a las autoridades carcelarias con el mayor descaro y falta de probidad, lo que de ninguna manera contribuye a la reinserción social que se supones es el fin último de las penas impuestas.

    ¿Qué son las cuentas y los servicios de custodia de valores y por qué es imprescindible el control de los prestadores?

    Casi todas las instituciones financieras, tienen a la disposición de sus clientes una cuenta de custodia de valores, que no es más que una cuenta bancaria donde el cliente contrata los servicios de la entidad financiera para que custodie y administre los bienes o valores del inversor. En esta cuenta solo se podrá manejar títulos de valores.

    A través de esta cuenta el banco o entidad financiera se encarga de la administración de los valores que se han puesto a su resguardo. Estos movimientos solo podrán ser realizados por personas autorizadas, por ello quien funja como custodio cobrará una comisión sobre el monto de los valores que se manejen.

    El custodio está obligado a proporcionar al inversionista información veraz y oportuna acerca del manejo de las inversiones y el costo de las mismas. Todas estas transacciones están reguladas por las leyes administrativas, financieras y mercantiles del país.

    La autoridad financiera nacional es quien establecerá los mecanismos necesarios para normar estas operaciones y garantizar la transparencia de las mismas. Y cuyo primer deber es velar que las empresas prestadoras de este servicio estén capacitadas y sean proporcionalmente responsables del servicio que prestan.