Derecho Probatorio Significado, Principios, Descartar una Prueba y Cadena de Custodia

¿A qué responde el Derecho Probatorio?

Es el campo de estudio responsable por la optimización en el manejo de pruebas referentes a un proceso jurídico, como sistema de validación en pos de evitar cualquier tipo de manipulación indebida que pueda alterar los elementos presentados. Forma parte del Derecho Procesal, que a su vez se aplica en todas las ramas de lo jurídico, no obstante sus puntos de aplicación más notables radican en las ramas civilista y penalista.

Principios del Derecho Probatorio

• Autorresponsabilidad: la parte que presenta la prueba tiene la responsabilidad o carga de demostrar su autenticidad y validez.

• Libre apreciación: las pruebas se interpretan libremente, sin que tengan un calificativo previo para ser apreciadas.

• Veracidad: la prueba debe ser acorde a la realidad que se espera juzgar, es decir, debe ser veraz en todo momento.

• Unidad: cada prueba debe evaluarse de manera individual, siendo ella misma un ente independiente.

• Publicidad: todas las pruebas deben ser públicas, conocidas por todas las partes. Quienes son afectados por una prueba tienen derecho a conocerla para tener chance de refutarla.

• Igualdad: las partes tienen las mismas condiciones para estudiar, conocer y refutar las pruebas.

• Formalidad y Legitimidad: la prueba debe cumplir con los requisitos de lealtad probatoria, manera de presentarla y demostrar la necesidad de la misma.

• Proporcionalidad: toda prueba ha de ser proporcional al proceso, capacidad y derechos de las partes.

• Preclusión: las pruebas se presentan en los momentos en que la ley lo establece.

• Contradicción: una vez publicada la prueba (nunca antes) se puede contradecir, refutar, pedir anulación o controvertir dicha prueba.

• Imparcialidad: quien juzga no investiga, por ende, quien colecta y presenta la prueba jamás puede ser quien da el veredicto.

• Libertad: las partes están en libertad de presentar cualquier medio de prueba. Lo presentado es evaluado para ver si cumple con los principios necesarios para la validez de las pruebas legales y nada más.

• Licitud: las pruebas deben ser obtenidas solo por medios legales. No son válidas las pruebas obtenidas por coerción, robo, amedrentamiento o contra alguna normativa legal de cualquier tipo. Igualmente, se debe someter a la cadena de custodia de ser necesario.

• Necesidad: toda prueba debe ser necesaria, no opcional. Cuando una prueba es opcional, no determinante, queda descartada o se limita a nivel de evidencia.

• Inmediación: toda prueba debe ser presentada ante el juez que lleva el juicio, salvo cuando ocurre el caso de una prueba anticipada.

Todos los principios indicados sirven como criterios para considerar la validez de una prueba. Su misión es que una controversia sea juzgada con pruebas de calidad, no con meros indicios o elementos de sospecha que no son concluyentes. Asimismo, que la presentación y uso de las pruebas cumpla con todos protocolos de rigor.

Si una de mis pruebas no es aceptada, ¿se viola mi derecho a la defensa?

No necesariamente. El derecho a presentar pruebas debe estar garantizado, pero de la misma manera las pruebas presentadas deben acatar los principios mencionados en la sección previa de este texto. Cuando una prueba no es aceptada, es porque no es lícita o determinante para el proceso judicial que se lleva a cabo.

Descartar una prueba, cuando esta no cumple con los requisitos mínimos para su validez, no es negar el derecho a la defensa. Existe lo que se llama la carga de la prueba: esta recae en quien la presenta, es decir, que quienes muestran una prueba en específico tienen la imperativa tarea de demostrar que la misma cumple con los debidos principios.

Es importante mencionar que cuando una prueba es descartada por el juez, esa decisión se puede apelar, y tal acción debe siempre ser abanderada por sobre quien recae la carga de la prueba.

La convicción judicial (o del juez) como objetivo de la actividad probatoria

Este es el objetivo de toda prueba. Las pruebas se presentan para convencer a quien juzga. Si se entiende que el Derecho Probatorio se encarga de trabajar con las pruebas dentro de un proceso jurídico, la misión esencial es convencer a quien decide en el juicio.

Se trata de una verdad que despierta muchos comentarios. En teoría, la prueba es para demostrar una verdad. Sin embargo, en la práctica la prueba tiene como finalidad convencer al juez (o jurado) de una determinada postura respecto a un hecho a través de mecanismos legales.

Por lo antes dicho, muchas veces las pruebas llevadas al juicio se eligen teniendo en cuenta al juez. En tal sentido, la práctica procesal acepta cierto grado de subjetividad en los veredictos.

La dicotomía de la prueba

Se refiere a que existe una doble condición: aquello que al inicio es solo evidencia, en el proceso se convierte en prueba.

Se entiende que en la primera fase de la investigación toda prueba aún no ha sido analizada a cabalidad. Una vez que se analiza y se cumple con todos los principios, la evidencia sube de estatus y se convierte en prueba.

Lo anterior también es llamado metamorfosis de la prueba. Lo cierto es que las primeras pesquisas sobre la prueba no son válidas como demostración final, en otras palabras, mientras tenga categoría de evidencia no es útil para otorgar sentencia sobre lo juzgado. Tiene que convertirse en prueba para ello.

Fallas en la cadena de custodia como razón para la eliminación de una prueba

La cadena de custodia es el tratamiento que se le concede a los indicios, que luego se tornan en evidencias y finalmente en pruebas.

Se trata de un protocolo controlado, cuya misión es evitar vicios y manipulaciones como: alteraciones, sustituciones, cambios o modificaciones que cambien el valor de las pruebas tentativas.

Esta cadena se configura como un procedimiento en el que se inicia con la obtención y colección en el lugar de los hechos, luego con la conservación y posterior embalaje de las pruebas, seguidamente se traslada, se entrega a laboratorios y/o fiscalía para su evaluación científica y presentación, y finalmente se custodia y preservación hasta y después de su presentación en el juicio.

Cuando se demuestra que hubo fallas en estas etapas, la prueba es puesta en tela de juicio. Se duda de su veracidad, ya que se sospecha que ha sido alterada. Esta puede ser una razón por la cual una de las partes litigantes puede pedir y lograr la anulación de una prueba. Generalmente, la cadena de custodia se ve incumplida por los peritos, técnicos, expertos y demás funcionarios involucrados en el proceso de criminalística sobre la investigación de los hechos controvertidos.