Estado de Derecho Significado, Importancia, Amenazas, Formal y Sustancial

  • Por Gabriela Hernandez (Licenciada en Derecho)
  • Dic, 2019
  • ¿A qué responde el Estado de Derecho?

    Se ubica en el marco del Derecho Constitucional como la forma de mantener el orden de una nación, asentada en la regulación a través de normas creadas por el propio Estado. Implica que todos los habitantes del territorio nacional, sin exclusión, se rigen y están amparados por los códigos, leyes y procedimientos jurídicos establecidos por el poder público legislativo (uno de los tres poderes imperantes en un Estado).

    Estas normativas son de carácter público, por ello, regularmente las bases del Estado de Derecho se plasman en la Constitución del país. Es importante indicar que todos están sujetos al Estado de Derecho, comprendiendo tanto a los gobernantes como a quienes no ejercen funciones de gobierno. Por ende, es imperativo que todas las acciones y decisiones emitidas por los órganos que conforman los poderes públicos se adapten a las leyes de la nación; ésta es una manera de regular las actividades de quienes llevan las riendas del Estado.

    La noción de un Estado de Derecho se opone al ejercicio dictatorial del poder. En el caso de gobiernos personalistas, sucede que las decisiones ejecutivas se realizan sin temor a normas y leyes, y es así como el capricho y la voluntad del gobernante se impone.

    Orígenes de la premisa

    La existencia del Estado de Derecho se gesta desde la antigüedad, es por eso que los poderosos emperadores romanos debían limitar sus funciones a lo establecido en las normas creadas por el Senado. Igualmente, la aparición de una “monarquía parlamentaria” en Inglaterra limitó las potestades del Rey. No obstante, la existencia jurídica y razonada de un Estado de Derecho deviene en el periodo de la historia moderna.

    La idea del Estado del Derecho tiene su génesis en el concepto de Rechtsstaat del sistema jurídico. La traducción de este término al español significa algo así como el “Estado Regulado” o el “Estado bajo normas”.

    Básicamente, se trata de la creación de un Estado Constitucional, es decir, con una ley que lo regula. De hecho, los alemanes hacen un aporte notable: establecen que estas leyes son necesarias y obligatorias para la gestación de un Estado.

    “Sin Leyes no hay Estado”, así es la premisa del Rechtsstaat. La idea es proteger a la población de quienes tienen el poder político y gubernamental. Vale decirse, que en los Estados modernos la existencia de estas leyes constitucionales son la base para asegurar una democracia.

    Amenazas al Estado de Derecho

    El Estado de Derecho puede quebrantarse en diversas circunstancias. Por ejemplo, cuando deviene un golpe de estado. También, cuando los poderes públicos toman decisiones contrarias a la Constitución o leyes vigentes. Igualmente, cuando quienes ejercen el poder violan los derechos humanos de la población. En suma, todo apunta que las amenazas del Estado de Derecho suelen venir principalmente de quienes ejercen el poder político de la nación.

    Por este motivo, las normativas del Estado de Derecho buscan controlar a quienes ejercen el poder público. Es por eso que se ha utilizado mucho la fragmentación del poder político. Igualmente, hay otros conceptos importantes al respecto. Vamos a hablar sobre estos aspectos en los párrafos a continuación.

    La importancia de la división de poderes

    Por todo lo antes dicho, siempre se ha buscado la manera de regular los poderes públicos. Es por eso que en los estados modernos existen, principalmente, tres poderes públicos distintos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. La idea es que cada uno de estos poderes tenga que rendir cuentas a los otros dos. De esa manera, se controlan entre sí y se evita el manejo del Estado de manera autoritaria o en manos de unas pocas personas.

    La existencia de tres poderes ha sido una de las mejores maneras de controlar a un Estado. No es una idea reciente, porque los antiguos griegos la plantearon al momento de crear la democracia. Pero es en el último siglo cuando se ha perfeccionado el ordenamiento jurídico que genera el contrapeso entre los poderes de la nación.

    Estado de Derecho Formal y Sustancial

    Se dice que existen estas dos categorías para entender el Estado de Derecho. Para ello, vamos a explicar de manera muy breve este par de categorías:

    1. Derecho Sustancial: es el que crea la obligación o el derecho. Se le considera más abstracto, no incluye procedimientos. Como su nombre lo indica, es la sustancia de la ley.

    2. Derecho Formal: ya abarca los aspectos procedimentales de las leyes. Se le puede definir como la aplicación práctica de las normas legales.

    Hay que decir que estas dos tipos de derecho jamás pueden existir de manera independiente. El derecho sustancial es más filosofía sin procedimientos para su aplicación. Por su parte, el derecho formal existe para lograr aplicar las ideas nacidas del derecho sustancial.

    En un Estado de Derecho es obligatoria la existencia de una división de poderes para tener un contrapeso entre ellos y mantener la independencia de cada uno. Por otra parte, se necesita del Estado de Derecho Sustancial para crear las normas y valores de la nación, pero sabiendo que solo con el Estado de Derecho Formal todas estas normas se logran aplicar con procedimientos.

    Por lo general, la Constitución de un Estado abarca el Derecho Sustancial. En cambio, son las leyes donde están los procedimientos que conforman el Estado de Derecho Formal. Por eso, en todo Estado de Derecho se habla de respetar la Constitución y Las Leyes.

    Implicaciones de declarar el Estado de Emergencia en un Estado de Derecho

    ¿Qué es un Estado de Emergencia? Se trata de una situación grave, que obliga a quienes ejercen el poder del Estado a tomar decisiones rápidas, siendo necesario saltar algunos protocolos legales. Asimismo, es una situación en las que hay que tomar decisiones fuera de ley, como usar dinero de las arcas públicas para solucionar los problemas de un desastre natural, y otras eventualidades no presupuestadas, y por la que no se puede esperar por aprobación legislativa o de otra índole.

    Ocurre que la existencia de los Estados de Emergencia se acepta en la Constitución y las Leyes. Sin embargo, no son de larga duración, pero deben estar plenamente justificados. Se trata de un tema delicado, ya que implican que el Estado queda libre de restricciones durante un lapso.

    Hay que tener en cuenta que un Estado de Emergencia no anula el Estado de Derecho. En realidad, solo se dan algunas libertades a quienes tienen el poder. No obstante, los derechos de los ciudadanos siguen vigentes. Igualmente, una vez terminado el Estado de Emergencia los gobernantes deben rendir cuenta por los actos realizados durante el periodo de emergencia.