Edad Moderna y Contemporánea Significado, Diferencia, y Características

Significado: ¿Qué comprende y determina estos períodos?

Si bien la determinación de cada período tiene un hecho que marca su inicio y fin, ese hito va a depender del país desde donde se lo describa. No obstante, en líneas generales, la edad moderna inicia en el siglo XV con la toma de Constantinopla en 1453 y culmina en 1789 con la Toma de la Batilla en Francia. Este periodo estuvo signado por el hallazgo de nuevos territorios, el mercantilismo y la monarquía absoluta.

En el caso de la edad Contemporánea, se inicia con la Revolución Francesa de 1789, hasta el presente, sirviendo como histórico para hechos como las guerras mundiales, la carrera espacial y la Guerra Fría.

Si bien el tiempo es un proceso continuo, desde el punto de vista histórico va adquiriendo matices que de alguna u otra manera lo van diferenciando. Es así como se han ido caracterizando las diferentes edades de la historia, como una forma pragmática de señalar un momento determinado, cuyos hechos van a tener elementos comunes que lo distinguen. Venir de un tiempo de oscurantismo como la edad media, requería de acontecimientos que terminaran con el statu quo, en pos de darle un nuevo rumbo a las incipientes sociedades modernas.

Diferencia entre la Edad Moderna y Contemporánea

Ambas edades se diferencian desde el punto de vista político por la forma de gobierno predominante. Mientras que en la edad moderna toma fuerza la monarquía absoluta, donde los reyes se convierten en los ejecutores de las decisiones estatales, en la contemporánea comienza el establecimiento de los estados nacionales, sobre todo motivados a los procesos independentistas de las colonias americanas, predominando el sistema republicano.

En relación a lo económico, en la modernidad se maneja el mercantilismo, donde la riqueza se mide en base a la posesión de piedras preciosas, manejado sobre todo por el imperio español. Si bien aquí empieza a emerger el capitalismo, impulsado sobre todo por la incipiente revolución industrial, es en la edad contemporánea cuando actúa con fuerza y se convierte en el modelo económico que prevalece a nivel global.

Características de la Edad Moderna

Destacan los hechos relacionados con el hallazgo de nuevos territorios. Quizás el más importante fue a través del viaje de Cristóbal Colón, quien pretendía ir a la India en busca de una nueva ruta comercial, y en su periplo se encontró con lo que es hoy el continente americano.

Es este hecho el que permite que se consolide la monarquía absoluta, sobre todo la española, quien gracias a las riquezas obtenidas del proceso de colonización afianza el sistema mercantilista que económicamente la sostiene y la convierte en todo un imperio. Igualmente, Inglaterra, Francia y Portugal participan de este proceso colonizador y toman su porción de territorio americano.

Cabe destacar, que todo esto vino de la mano de los progresos que permitían las navegaciones a grandes distancias, como el astrolabio y las velas. Por otra parte, el Renacimiento irrumpe como una alternativa para el oscurantismo intelectual, donde las ideas de Grecia y Roma sirven de inspiración a los pensadores de la época, quienes buscan más la lógica científica que la explicación teológica.

Características de la Edad Contemporánea

La Revolución Francesa constituye el punto de partida, pues como una especie de efecto dominó, desencadena olas de movimientos independentistas, sobre todo en América, alimentadas en su esencia por las ideas de la Ilustración.

Además de esto, toma fuerza el capitalismo como sistema económico y la burguesía toma el control del capital, invertido en la introducción de maquinarias que aumentarían la producción, sobre todo con el auge de las materias primas provenientes de América. Así pues, la tecnificación será un sello de esta etapa, con la introducción de la electricidad, teléfono, radio, cine y el internet. Esto sin dejar de mencionar la carrera espacial.

También los conflictos bélicos marcan pauta por la lucha territorial, como el caso de la Primera y Segunda Guerra mundial, con Alemania como principal protagonista. Además de la Guerra fría (EEUU Unión Soviética)

Trascendencia

Son innegables los cambios que estas edades le dieron al mundo entero. Puede decirse, sin temor a equívocos, que el mundo sufrió grandes transformaciones, desde el mismo momento en que ocurre el hallazgo de nuevos territorios, que cambiar la manera de ver el mundo. Además de esto, el cambio de mentalidad desde el punto de vista filosófico, aun se percibe hoy día, con las ideas de Descartes, que marcaron la pauta en la modernidad.

Igualmente, la economía pasó de la ruralidad que predominaba la edad media, hacia la tecnificación propia del capitalismo, que se constituyó en la premisa de quienes se convirtieron en grandes empresarios, gracias a la máquina de vapor, el uso del carbón, y luego el petróleo. Así pues, la incipiente necesidad de hacer una vida más práctica y productiva, se ha mantenido vigente hasta el presente, hasta el punto de que tecnología arropa cada espacio de la vida cotidiana.

¿Cuándo empieza la próxima era?

El tiempo es un proceso continuo, pero que progresivamente va adquiriendo características propias que se van diferenciando. Es por ello que, en el caso de la edad contemporánea, ha tenido rasgos que lo han hecho único, desde el mismo momento en que la Ilustración empieza a tener efecto y se convierte en impulsora de revoluciones europeas y americanas, en pos de los derechos fundamentales del ser humano.

Sin embargo, aunque ya se ha recorrido un camino considerable, hoy es posible hablar de una aldea global, donde dispositivos electrónicos inteligentes y redes sociales, han cambiado la forma de ver al mundo. Así pues, se habla de inteligencia artificial, de apertura a nuevos modelos de ser y estar en el mundo, de un planeta entero que se comunica y hasta puede salir de él.

Ante todo esto, toca esperar si en los próximos años se mantiene la esencia de esta edad, o la historia determine que es necesario el inicio de otra era.