Modernidad Significado, Individuo, Estado, y Pensamiento Científico

El imperio otomano se apodera de Constantinopla en mayo de 1453, como un hito de transición de la edad media a la moderna

Significado: ¿Qué se entiende por modernidad?

Representa un conjunto de prácticas sociales que nacen en el mediterráneo en el siglo XV –y que se interrelacionan con todo el mundo- que transformaría el pensamiento humano y las premisas sobre las que se organizan las sociedades. El renacimiento ocurrido entre los siglos XIV y XV funcionaría como un momento de ruptura y transición entre el mundo feudal y las nuevas instituciones y prácticas sociales de la modernidad. Aunque se trata de un proceso histórico que inicia en el mundo mediterráneo y la cultura occidental europea, también supone un momento de globalización de las relaciones humanas, de la creación de un sistema-mundo, que aunque estaría centrado en Europa, tendría implicaciones globales.

Mercantilismo, capitalismo y el sistema-mundo moderno

La modernidad surge a la par de la expansión de las relaciones comerciales a partir del desarrollo de las ciudades-estados italianas en el mediterráneo y la expansión europea hacia América. Las primeras concentraron las rutas comerciales hacia el oriente, en donde el viaje de Marco Polo hasta China será una referencia histórica del alcance de un mercado en expansión. Por otro lado la conquista de América supondrá la anexión del último continente del globo, directamente al proceso de acumulación originario de capital en Europa.

El mercantilismo daría paso a la formación del capital como sistema de relaciones económicas basado en la acumulación privada, a partir de la expansión de enclaves comerciales, rutas y colonias, en donde se formarían los centros de poder europeos de los que posteriormente emergerían las revoluciones industriales. En este proceso se empiezan a formar los primeros Estados modernos como efecto de la concentración nacional de la riqueza.

Individuo y Estado moderno

En las sociedades modernas las prácticas sociales de mercado supondría el surgimiento de un sujeto libre que ya no se ve bajo el compromiso divino medieval, en donde concebía la sociedad como un designo de Dios, ahora su voluntad es la fuerza constitutiva del mundo. Se trata de la aparición de la figura subjetiva del individuo, como sujeto soberano de sí mismo.

El ejercicio del poder también se transforma, pues el gobernante ya no se legitima como intermediario divino o como expresión de un orden trascendental al cual se debe subordinar la sociedad, ahora el poder se funda sobre la voluntad de los individuos, su legitimidad está fundamentada en la medida en que expresa una necesidad social. Esto no supone necesariamente una proposición democrática, pues teóricos como Hobbes justifican el absolutismo como un modelo político necesario como garante del orden y la seguridad frente al enemigo externo, como una garantía de paz para la sociedad. Sin embargo, la tendencia de la modernidad es hacia una progresiva ampliación de la libertad en la medida en que los conflictos sociales aupados por la libertad del individuo van transformando históricamente la gobernanza moderna, dando paso a la noción de progreso.

Pensamiento científico y razón

La modernidad también se caracteriza por expresar una transformación del pensamiento medieval -caracterizado por el entendimiento de Dios como principio de verdad y del conocimiento a partir del predominio de la religión sobre el saber- al surgimiento de la razón como expresión de la soberanía social e individual del conocimiento y la facultad humana para acceder a la realidad. En este contexto se enmarca la famosa frase del filósofo Descartes “pienso, luego existo”. La filosofía de la época clásica ejercería una gran influencia en la formación del pensamiento racional.

El pensamiento científico surgiría como una deriva de la razón como principio del conocimiento, en donde la investigación a través de la razón y la experiencia daría paso a la formación del método científico, como mecanismo de experimentación para llegar a la comprobación de hipótesis, postulados o ideas sobre la realidad. A partir de esta premisa empieza un largo desarrollo de las ciencias modernas en donde se irán conformando las diversas áreas del pensamiento en relación a las distintas temáticas o cortes sobre los cuales se aborda la realidad (astronomía, biología, física, historia, economía, etc.).

Bibliografía

Del Bufalo, Enzo (2009). Notas de Babilonia. bid & co. editor.

Wallerstein, Immanuel (1979). El moderno sistema mundial. Siglo XXI editores.